latames
Fundamentos de la inversión climática

Módulo educativo para profesionales de la inversión

Ir al examen sobre el clima Ver todos los módulos formativos

CLa formación continuada constituye una parte importante de la carrera de cualquier inversor profesional, sobre todo en estos tiempos en que todo cambia tan rápidamente. El cambio climático se ha convertido en la cuestión más importante a la que se enfrentan los inversores, aunque no esté tan claro qué significa eso para las carteras y la transición a un mundo bajo en carbono. 

¿Qué retos y oportunidades deparará? ¿Por qué debemos hacer algo ahora? Desconocer la respuesta a estas importantes incógnitas ha situado a algunos profesionales financieros en desventaja a la hora de explicarlas a sus clientes actuales y potenciales. 

Este módulo ha sido creado para cubrir esa carencia. Invitamos a quienes toman parte en este curso a asimilar toda la información que en él se proporciona, y a realizar al término del mismo una prueba de conocimientos. Para que la experiencia formativa resulte lo más provechosa posible, este módulo se presenta en un lenguaje sencillo y se apoya en gráficos, vídeos y casos prácticos. Se precisan en torno a 15 minutos para completar cada uno de sus ocho capítulos. 

Si se responde correctamente a 12 de las 15 preguntas (80%) que componen la prueba de conocimientos, se acreditarán dos horas computables a afectos de la certificación de formación profesional continuada CPD (Continuous Professional Development). Este módulo formativo ha sido ya homologado por entidades nacionales e internacionales, y se prevén nuevas homologaciones.

El CFA Institute ofrece a sus miembros la posibilidad de acreditar y comunicar por sí mismos los créditos de formación obtenidos de fuentes externas. Animamos a los miembros del CFA Institute a que autodocumenten estos créditos en su portal formativo digital (PL).

¡Buena suerte!

1. ¿Qué son el calentamiento global y el cambio climático?

El cambio climático provocado por el aumento del nivel de CO 2 en la atmósfera está considerado como la mayor amenaza a la que se enfrenta la humanidad.

En este capítulo veremos:

  • Cómo el calentamiento global provoca un cambio climático que pone en peligro la vida 
  • El impulso que se ha dado a los protocolos internacionales desde la década de 1980
  • Los objetivos de temperatura del acuerdo de París y los objetivos de emisiones del IPCC

The threat of rising temperatures

El cambio climático

El cambio climático es la alteración a largo plazo de los patrones meteorológicos provocada por el calentamiento global. Si no se hace nada, el calentamiento planetario se traducirá en un riesgo físico significativo derivado de la mayor gravedad de huracanes, inundaciones, sequías e incendios forestales. El número de estos fenómenos ha ido en aumento conforme el planeta registra años cada vez más cálidos.

El calentamiento global

El aumento del nivel del mar por la mayor pluviometría y el deshielo de los casquetes polares amenaza con desplazar a millones de personas de las zonas costeras, mientras que el aumento de las temperaturas pone en peligro el futuro de la agricultura. Sin embargo, el calentamiento global puede contenerse si reducimos ya las emisiones de gases con efecto invernadero y el mundo alcanza la neutralidad en carbono.

Las emisiones de gases con efecto invernadero

«¿Todavía tenemos que hablar de la urgencia del cambio climático? Creo que en todas partes se registran sequías extremas, temperaturas extremas en verano en Siberia (38 grados), incendios forestales, inundaciones. Está muy claro que el clima está cambiando. Sin embargo, todavía estamos enganchados a los combustibles fósiles, que emiten CO2. El CO2 que los combustibles fósiles han capturado durante millones y millones de años se está ahora liberando a la atmósfera en unos pocos cientos de años. Los niveles de CO2 atmosférico son ahora tan elevados como hace tres millones de años. Y entonces las temperaturas eran unos 2-3 grados superiores a la era preindustrial y el nivel del mar era 15-25 metros más elevado. Creo que con eso está todo dicho.» – Masja Zandbergen, Responsable de Integración ASG, Robeco

El efecto invernadero

Combustibles fósiles

El calentamiento global ha sido fundamentalmente causado por la quema continuada de combustibles fósiles desde la revolución industrial del siglo XVIII. Ello ha provocado alrededor de 2,5 billones de toneladas de gases con efecto invernadero desde 1750, aumentando la concentración atmosférica de dióxido de carbono (CO2) en un 67% y la temperatura media global en más de 1°C.1 Buena parte de esos efectos son ya permanentes e irreversibles.2

El dióxido de carbono

Los tres principales gases con efecto invernadero son el dióxido de carbono, el metano (CH4) y el óxido nitroso (N2O), y la mayoría de los mismos se genera en los procesos industriales. Emisión no es igual a contaminación, ya que el CO2 es un producto natural de la vida – las personas lo exhalamos continuamente – mientras que buena parte del metano proviene de animales de granja.

Sumideros de carbono

Buena parte de estas emisiones se absorben por los océanos, o se retienen en el suelo por sumideros de carbono naturales, como el permafrost – suelo permanentemente congelado de zonas como Siberia y el norte del Canadá – o los árboles. El resto se queda atrapado en la atmósfera al no poder liberarse al espacio, provocando que el planeta se caliente durante décadas.

Su efecto sobre el clima

El principal efecto de una atmósfera más cálida es el de aumentar la humedad del aire, lo que entraña lluvias más torrenciales e impredecibles, inundaciones y tormentas. También se ha traducido en temperaturas estivales más extremas, olas de calor en regiones anteriormente frías, como el Ártico, y la creciente desertificación de zonas que antes eran fértiles.

Aumento de las temperaturas

El hecho de que diez de los años más cálidos jamás registrados hayan ocurrido desde 2005 da fe del aumento de las temperaturas. El año más cálido fue 2016, cuando la temperatura media de la atmósfera terrestre fue 0,94 grados mayor que la media global desde 1880.

Figura 1: Los diez años más cálidos jamás registrados

Figura 2: El calentamiento global en cámara rápida

Haciendo clic en el gráfico puede verse el calentamiento global en cámara rápida al ritmo actual desde que los registros se iniciaron en 1850.
Fuente: Berkeley Earth's Global Warming

El CO₂ más elevado en cuatro millones de años

Los niveles de CO2se elevan hasta nuevos récord cada año que pasa. Según estudios científicos, el nivel de 419 partes por millón (ppm) registrado en la atmósfera en junio de 2021 se alcanzó por última vez en la Tierra hace más de cuatro millones de años.3 En ese momento del Plioceno, anterior incluso a la aparición de los seres humanos, la temperatura media de la superficie era 2º-3°C superior a los niveles preindustriales, y el nivel del mar era 25 metros más alto que el actual.4

Producción agrícola

El cambio climático también amenaza a la producción agrícola, ya que los inviernos más suaves y las primaveras más tempranas perturban los patrones de cultivo. Las mayores temperaturas inciden sobre los insectos por partida doble. En las regiones más cálidas amenazan con extinguir a la población de insectos “amigos” de la que dependen las plantas para la polinización En las regiones más frías, el calentamiento amenaza con exponer los países a insectos “hostiles” portadores de enfermedades, que en la actualidad evitan.

Figura 3: Dióxido de carbono a lo largo de 800.000 años

Niveles de CO 2 en la atmósfera. Fuente: US National Oceanic and Atmospheric Association (NOAA)

Reconocer el problema

El cambio climático empezó a tomarse en serio en la década de 1980, en parte como consecuencia del éxito de una campaña para abandonar el uso de los gases clorofluorocarbonos (CFC) en los aerosoles, pues eran perjudiciales para la capa de ozono. Para estudiar el problema, la Organización Meteorológica Mundial y el Programa para el Medio Ambiente de las Naciones Unidades constituyeron en 1988 el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC). 

Los esfuerzos por reducir emisiones comenzaron en serio con la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente y el Desarrollo celebrada en 1992 en Rio de Janeiro, que se conocería como la Cumbre de la Tierra. En dicha conferencia se elaboró el Convenio Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC), que empezó a reunirse anualmente como Conferencia de las Partes (COP). 

A la Cumbre de la Tierra le siguió en 1997 el Protocolo de Kyoto, el primer tratado internacional por el que los países firmantes se comprometían a reducir las emisiones «hasta un nivel que evitase la peligrosa interferencia antropogénica con el sistema climático.» Al protocolo le siguió en 2012 la Enmienda de Doha, más ambiciosa y que introdujo objetivos vinculantes para 37 países, incluidos los Estados miembros de la Unión Europea. 

El histórico Acuerdo de París

En 2015, la ONU dio un paso más audaz al fijar por primera vez un límite de temperatura para el calentamiento global en el histórico Acuerdo de París. Su principal objetivo es que al final del presente siglo el calentamiento global no llegue a superar en 2°C los niveles preindustriales, y tratar de limitar dicha subida a 1,5°C. Fue suscrito por la totalidad de los 196 países miembros de la UNFCCC antes de que EE.UU. se retirase del mismo en 2017 con el presidente Trump, para reincorporarse después con el presidente Biden en 2021.

Lograr estos objetivos exigió adoptar unas metas claras de reducción de carbono. Por tanto, el IPCC estableció en 2018 que para lograr el objetivo de 1,5°C las emisiones tenían que reducirse en un 40%-60% respecto a los niveles de 2010 para 2030, alcanzándose las cero emisiones netas alrededor de 2050. Para lograr el objetivo de 2°C, las emisiones tenían que reducirse un 25% en 2030 para poder llegar al cero neto en 2050. Todo ello tiene en cuenta el hecho de que ya se ha producido un calentamiento de 0,8-1,2°C. 

Un informe del Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático advirtió que ese objetivo se alcanzará probablemente para 2030, y que para el final del siglo es más probable un aumento de 3 grados. En septiembre de 2019, el IPCC advirtió además que, si no se toman medidas ahora, el nivel del mar subirá como mínimo 1,1 metros en 2100.6 

Otras previsiones del Carbon Brief, un proyecto de investigación británico, también tienen un contenido alarmante. Predice un aumento de 56 cm en el nivel del mar incluso logrando el objetivo de los 2°C, junto con una climatología más extrema que expondría al 37% de la población mundial a olas de calor e inundaciones anuales que provocarían unos daños de 12 billones de USD.7

Soluciones de inversión
De la emergencia a las soluciones
Siga leyendo

Gráfico 4: El impacto del cambio climático con 1,5º C y 2ºC

Compromisos de la COP26

El último intento serio de abordar el calentamiento global tuvo lugar en la cumbre del clima COP26 celebrada en Glasgow en noviembre de 2021. Al final se alcanzó un acuerdo sobre la forma en que los países implementarán el Acuerdo de París, reforzado por un crucial acuerdo de colaboración en materia de carbono entre los dos mayores emisores del mundo, EE.UU. y China.

Las reglas acordadas abarcan cuestiones esenciales como la declaración de emisiones, el seguimiento de las políticas y, lo que es más importante, el comercio de derechos de emisión en los mercados del carbono. El acuerdo permite que la atención pase de la negociación a la implementación, después de que los gobiernos adoptaran un objetivo oficial de calentamiento global de 1,5º.

Se formularon nuevos compromisos políticos para 2030, como la reducción de las emisiones de metano, detener la desforestación, eliminar paulatinamente las centrales eléctricas de carbón y poner fin a la financiación pública de los combustibles fósiles en el extranjero. Aunque algunos de estos compromisos son muy vagos y no fueron firmados por los grandes emisores, es no obstante muy posible que sirvan para reducir las emisiones antes de 2030.

La cumbre también contó con unos niveles de participación del sector privado sin precedentes, destacando los acuerdos para descarbonizar la industria y la vida cotidiana. Contando bancos, propietarios y gestoras de activos y aseguradoras, en la actualidad existen 130 billones de USD comprometidos con las cero emisiones netas, aunque esa cifra incluye cierta contabilidad por partida.

Conclusión

El cambio climático lo provoca el calentamiento global derivado de la acumulación a largo plazo de gases con efecto invernadero que quedan atrapados en la atmósfera. El Acuerdo de París contiene objetivos para limitar el calentamiento global, para lo que el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático fija objetivos de reducción del carbono. De no hacerse nada, el cambio climático constituye una seria amenaza a la vida humana y la estabilidad económica.
Capítulo siguiente

2. Utilizar los compromisos de cero emisiones netas para luchar contra el cambio climático

El cambio climático solo puede combatirse mediante la reducción de las emisiones de gases con efecto invernadero, lo que se ha traducido en objetivos nacionales de carbono y compromisos de cero emisiones netas.

En este capítulo veremos:

  • Por qué la reducción de las emisiones es vital para alcanzar los objetivos de París 
  • La importancia de los objetivos nacionales y los compromisos de cero emisiones netas
  • Cómo los inversores abordan los grandes emisores mediante el diálogo

La descarbonización supone la principal vía de avance

Descarbonización

Los científicos están de acuerdo que el calentamiento global lo provocan las emisiones de gases con efecto invernadero, por lo que puede reducirse, e incluso revertirse, recortando dichas emisiones. En consecuencia, son muchos los países, empresas e inversores que se han comprometido con la descarbonización, con el objetivo de ser neutrales en carbono en 2050.

Cero emisiones netas

Como vimos en el Capítulo 1, el Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático (IPCC) ha establecido las metas de descarbonización que son necesarias para alcanzar los objetivos del Acuerdo de París. Las emisiones globales tienen que haberse reducido un 40%-60% en 2030 con respecto al nivel de 2010 para que el aumento de la temperatura mundial no supere 1,5°C, o un 25% para 2030 si se quiere limitar el aumento a 2°C. El objetivo principal es conseguir que el mundo sea neutral en carbono en 2050, alcanzando así ‘cero emisiones netas’

No obstante, con las políticas actuales el mundo solo lograría una reducción del 0,5% de las emisiones en 2030, lo que significa que la brecha entre ambición y realidad es de 100 veces. Según el Informe sobre la brecha de emisiones de 2021 del PNUMA, esas políticas conducirán a un aumento de la temperatura de 2,8°C. En la siguiente gráfica se muestran las predicciones de los distintos niveles de calentamiento en los diferentes escenarios.

Gráfico 5: Emisiones globales de gases con efecto invernadero y escenarios de calentamiento

Nivel de emisiones en gigatones y contribución que ello haría al calentamiento global. Fuente: Our World in Data.

- Cada trayectoria entraña cierta incertidumbre entre emisiones altas y bajas, como muestra la franja de color de los distintos escenarios. 
- El calentamiento se refiere al aumento previsto en la temperatura global para 2100 en relación con la temperatura preindustrial. 

OurWorldinData.org - Análisis y datos para avanzar en la lucha contra los mayores problemas del mundo. Con licencia CC-BY concedida por los autores Hannah Ritchie y Max Roser.

Los compromisos políticos más concretos para 2030 contemplados en la cumbre del clima COP26 reducirían el calentamiento global a 2,4-2,7°C, mientras que los compromisos políticos para 2050 (bastante imprecisos en la actualidad) se traducirían en un aumento de 1,8-2,1°C, más aceptable pero todavía por encima de los objetivos de París.

Medición de las emisiones

El Protocolo de Gases con Efecto Invernadero se estableció para ofrecer a las empresas, y posteriormente a los inversores, un estándar de contabilidad global con el que medir las emisiones y la actividad de mitigación. Es utilizado en todo el mundo en la actualidad, junto con iniciativas de recopilación de datos como la del Grupo de Trabajo sobre Divulgación de Información Financiera relacionada con el Clima y el Carbon Disclosure Project.

Las emisiones de alcance 1

Las emisiones se clasifican en tres tipos. Las emisiones de alcance 1 son aquellas directamente generadas por la empresa, como con las chimeneas de una fábrica o los gases de escape de los aviones. Las emisiones de alcance 2 se derivan de la generación de la electricidad o el calor que la empresa necesita para vender sus productos principales. Las emisiones de alcance 3 son las generadas en toda la cadena de valor, incluyendo el usuario del producto durante toda su vida útil.

Las emisiones de alcance 2

Aunque un fabricante de coches producirá unas emisiones de alcance 1 y 2 relativamente reducidas para fabricar un coche, el conductor de ese coche quemará gasolina durante muchos años, provocando unas emisiones de alcance 3 elevadas durante su vida útil.

Las emisiones de alcance 3

Los datos de Alcance 1 y 2 son relativamente fácil de obtener, pero las emisiones de Alcance 3 pueden ser muy difíciles de medir; en el ejemplo del usuario del automóvil, no se puede saber durante cuántos años y por cuántos kilómetros lo conducirá.

Compromiso de los países

Los progresos de un país en la reducción de las emisiones y el logro de la neutralidad en carbono puede seguirse porque el Acuerdo de París exige que todos sus signatarios cuantifiquen sus medidas de descarbonización mediante Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC). Unos 192 países han presentado NDC, junto con su correspondiente compromiso de descarbonización.8  

En conjunto, los objetivos de cero emisiones netas abarcan en la actualidad a países que representan alrededor del 61% de las emisiones totales de dióxido de carbono y al 68% del PIB mundial, así como al 58% de la población mundial, según datos del grupo sin ánimo de lucro Energy & Climate Intelligence Unit.9 En general se trata de compromisos de alcanzar la neutralidad en carbono en 2050 para cumplir con el objetivo principal del Acuerdo de París.

Pacto Verde Europeo

Algunos países tiene planes más ambiciosos: Austria y Uruguay se han comprometido a lograrlo en 2040. China, que tiene la mayor huella de carbono mundial, se ha fijado un objetivo a más largo plazo de 2060. Este país representa actualmente cerca del 30% de las emisiones globales de CO2, frente al 15% de EE.UU. o el 9% de la UE. Según el ‘Pacto Verde Europeo’, la UE se ha comprometido a lograr en 2030 una reducción del 55% en las emisiones de gases con efecto invernadero con respecto a la década de 1990.

Pero los avances cosechados por el momento no son alentadores. La Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) ha informado de que las actuales políticas climáticas de los gobiernos nacionales solo reducirán las emisiones de gases con efecto invernadero un 0,5% en 2030.10 No obstante, la CMNUCC también concluyó en un tono más positivo que los objetivos a largo plazo de los gobiernos implican una reducción de emisiones del 90% para 2050 – muy próxima al cero neto– lo que de hecho pondría al mundo en vías de limitar el aumento de la temperatura mundial a 2°C en 2100.

Varas de medir

El reloj del carbono

Un criterio para determinar los avances consiste en saber cuánto CO2 puede todavía liberarse en la atmósfera para cumplir con los objetivos de París. Según el reloj del carbono del Instituto de Investigación Mercator sobre Global Commons y Cambio Climático (MCC), solo quedan seis años y 10 meses para el escenario de 1,5°C, y 24 años y 8 meses para el de 2°C.

Figura 6: Haciendo clic en el gráfico puede verse la evolución actual.

Otra forma de controlar los avances consiste en seguir el nivel previsto de calentamiento global según el esfuerzo de descarbonización que se realiza en la actualidad. Un ejemplo de ello es el Indicador de Actuaciones sobre el Clima (CAT), un proyecto alemán que recopila datos sobre iniciativas de descarbonización de los gobiernos y las compara con los objetivos del Acuerdo de París.11

Figura 7: Indicador Global de Actuaciones sobre el Clima

Haciendo clic en el gráfico puede comprobar los avances de su país.

chapter-2-3.png

Figura 8: Barómetro

El CAT hace un seguimiento de las contribuciones determinadas a nivel nacional de 36 países, más la UE, que comprenden alrededor del 80% de las emisiones de gases con efecto invernadero y del 70% de la población mundial. Como en el caso de los relojes del carbono, sus conclusiones son preocupantes, ya que basándose en los compromisos actuales predice una calentamiento de 2,6°C para 2100.

Promesas de los inversores

Los inversores están formulando sus propias promesas para descarbonizar carteras y hacer que los activos que gestionan alcancen la neutralidad en carbono en 2050. En 2020, el Grupo de Inversores Internacionales sobre Cambio Climático (IIGCC), junto con seis redes regionales de inversores, lanzó la iniciativa Gestores de Activos con el Cero Neto. En la actualidad cuenta con 128 signatarios (entre ellos Robeco), y con 43 billones de USD en activos gestionados. 12
The Big Book of Climate Investing
Descargue el manual

«Por lo que se refiere al cambio climático, está claro que si todo el mundo mira para otro lado nada va a cambiar. Es responsabilidad de cada uno. Los países tienen que actuar. Las empresas tienen que actuar. Y los inversores también tienen que actuar. En concreto, yo creo que los inversores son especialmente responsables, ya que pueden decidir dónde invierten su dinero. Y eso constituye una herramienta poderosa.»– Carola van Lamoen, Responsable de Inversión Sostenible, Robeco

Desinversión

Con arreglo a esta iniciativa, los inversores acuerdan adoptar metas intermedias para lograr el objetivo de cero neto, aunque la forma de realizar la descarbonización sea objeto de debate. Por ejemplo, la simple desinversión de las empresas más altas en carbono no resuelve el problema de fondo si otro inversor compra sus bonos o acciones. En su lugar, son muchos los inversores que utilizan el diálogo para persuadir a las empresas más altas en carbono de que cambien sus modelos de negocio, de forma que puedan seguir invirtiendo a largo plazo.

Climate Action 100+

Identificar estas empresas es bastante fácil, ya que las 167 empresas que son objeto del programa de diálogo de la iniciativa de colaboración Climate Action 100+ suponen más del 80% de las emisiones industriales globales.13 Se trata de los ‘sospechosos habituales’, encabezado por las grandes empresas petroleras y gasistas, las eléctricas y las empresas de transporte, aunque también haya compañías agrícolas, de pulpa y papel y de fundición de metales.

El papel de la regulación

Plan de actuación de finanzas sostenibles de la UE

La legislación y la regulación también están obligando a descarbonizarse a países e inversores. El Plan de actuación de finanzas sostenibles de la UE pretende fomentar la inversión sostenible, haciendo especial énfasis en las energías renovables y la tecnología de captura de carbono en los 27 países del bloque.

Régimen de Comercio de Derechos de Emisión

Los planes de reducción de emisiones de la UE se sustentan en un Régimen de Comercio de Derechos de Emisión líder en el mundo, ya que fija un precio del carbono que actúa como un impuesto para los participantes. Se está preparando un acuerdo para el ajuste en frontera del carbono, que establecerá unas reglas iguales para todos y protegerá a las industrias europeas de productos elevados en carbono más baratos de fuera de la UE.

Taxonomía de la UE

La Taxonomía de la UE define por primera vez qué constituyen actividades ‘verdes’. Además, la UE también se propone impulsar la sostenibilidad de las estrategias de inversión mediante el Reglamento sobre Divulgación de Información de Sostenibilidad, con arreglo al cual los inversores deben comunicar si sus inversiones integran los principios de sostenibilidad, incluido el motivo medioambiental.

Conclusión

La descarbonización está considerada como la principal vía de avance para reducir las emisiones y cumplir con el Acuerdo de París. Ello se hace fundamentalmente mediante los compromisos cero neto de gobiernos, empresas e inversores, con el apoyo de la regulación. Puede hacerse un seguimiento de los avances, que por el momento hace pensar que el mundo va rezagado y tiene que hacer más.

Capítulo anterior
Capítulo siguiente

3. Por qué el cambio climático es relevante para los inversores

El cambio climático es una cuestión de ‘doble relevancia’ para los inversores, al presentar tanto riesgos como oportunidades de transición que requieren de vías para el cambio.

En este capítulo veremos:

  • Cómo la doble relevancia combina aspectos top-down y bottom-up
  • Los riesgos (y oportunidades) de transición a qué se enfrentan las empresas
  • Por qué armonizar las inversiones con el Acuerdo de París puede ayudar a lograr objetivos

Doble relevancia

Doble relevancia

El cambio climático tiene una doble relevancia para los inversores porque se influyen recíprocamente: el calentamiento global afecta directamente a los posibles rendimientos de inversión, mientras que las propias inversiones tienen un efecto directo sobre el clima vía las emisiones o los residuos.

Ambientales, sociales y de gobernanza (ASG)

También supone un riesgo y una oportunidad, por lo que los inversores tienen que entender qué les deparará a ellos a largo plazo. Para ello, es esencial que en el proceso inversor integren los factores ambientales, sociales y de gobernanza (ASG), especialmente la A.

Riesgo físico

Los riesgos adoptan dos formas: físicos y transicionales. El riesgo físico se deriva principalmente de la mayor amenaza provocada por una climatología más extrema, por ejemplo, las tormentas e inundaciones que dañan edificios o plantas industriales, o que dejan inutilizables los terrenos agrícolas. Las aseguradoras ya han advertido que, de no controlarse el cambio climático, muchas empresas no serán asegurables, como las situadas en regiones costeras o llanuras aluviales.

Climatología más extrema

Figura 9: Riesgos y oportunidades relacionados con el clima e impacto financiero

Fuente: Marco TCFD 2017

Riesgos de transición

Los riesgos de transición afectan primordialmente a las empresas con elevadas emisiones de carbono cuyos modelos de negocio se quedarán obsoletos a menos que puedan adoptar procesos o productos más bajos en carbono. En buena medida, ello depende de sus emisiones y de su capacidad para reducirlas. El Grupo de Trabajo sobre Divulgación de Información Financiera relacionada con el Clima (TCFD) ha elaborado un marco que ayuda a las empresas y otras organizaciones a divulgar con mayor eficacia sus riesgos y oportunidades relativos al clima mediante sus procesos de presentación de información existentes.14 A estos efectos se considera esencial que desarrollen una estrategia de cero emisiones netas de carbono.

Top down y bottom up

Eso significa que es importante plantearse la inversión desde una perspectiva al mismo tiempo descendiente (top-down) y ascendiente (bottom-up). Esa es la forma en que una estrategia puede estar armonizada con los objetivos de sostenibilidad de París a largo plazo.

Cartera

Los objetivos top-down se centran en la descarbonización de la cartera, y en la necesidad de comprobar la huella de carbono global de una estrategia respecto a una trayectoria de reducción de emisiones que cumpla con el objetivo de París de 1,5°C. El enfoque bottom-up significa analizar las empresas (en el caso de acciones) y los países (en el de los bonos estatales) para valorar su grado de preparación para la transición.

Figura 10: La perspectiva top-down se fija en descarbonizar la cartera

Aunque aquí de lo que se trata es de identificar riesgos, la doble relevancia también depara oportunidades enormes. El enfoque top-down puede identificar sectores que ya ofrecen soluciones bajas en carbono, como las energías renovables, mientras que la perspectiva bottom-up ofrece el medio de encontrar los ganadores individuales de cada sector que generen alfa en las carteras. En el Capítulo 5 trataremos estas oportunidades con más detalle.

Armonización con París

En los últimos años se han adoptado varias iniciativas para armonizar las inversiones con los objetivos del Acuerdo de París. La primera de ella fue la creación en 2019 de la Iniciativa de Inversión Alineada con París del Grupo de inversores institucionales sobre el cambio climático (IIGCC). 

Poco después le siguió la iniciativa Gestores de Activos Zero Neto, que se tradujo en la adopción al año siguiente de compromisos de neutralidad en carbono para 2050 o antes por parte de propietarios y gestores de activos. La iniciativa Marco de Inversión para el Cero, lanzada en marzo de 2021, elaboró directrices para descarbonizar carteras en línea con el objetivo de 1,5°C, y ahora se utilizan en todo el mundo. 

Utilizar nuevas referencias

Pero, ¿cómo evaluar la descarbonización? La mayoría de las carteras se comparan con un índice de referencia, como el MSCI World Index, para determinar si pueden superar los rendimientos de un grupo de homólogas. Hasta 2020 no existía ninguna referencia con la que cuantificar los avances de empresas o países en materia de descarbonización.

Acuerdo de París

La UE respondió con la creación de los índices de referencias armonizados con el Acuerdo de París. Las empresas que los integran tienen que cumplir estrictos criterios, empezando por tener una huella de carbono que ya sea un 50% inferior al universo de inversión general, y lograr cada año posterior una reducción del 7% en dicha huella. 

La exposición sectorial se ajusta a la del universo de inversión, excluyéndose las empresas de combustibles fósiles, con sujeción a determinados umbrales. Eso significa excluir la práctica totalidad de los sectores de petróleo y gas y electricidad.

Trayectorias de cambio

Lograr una auténtica armonización con el Acuerdo de París no solo consiste en eliminar de una cartera o índice las empresas elevadas con mayores emisiones. El parámetro clave es determinar si sus modelos de negocio muestran una trayectoria de reducción de las emisiones de carbono, por ejemplo, al pasarse a las energías renovables, o al aislar sus edificaciones para aminorar las pérdidas de calor. Lo importante es la trayectoria, más que los niveles de carbono actuales.

Se han creado varios grupos de inversores para ayudar a evaluar los avances de las empresas en esta transición. The Transition Pathway Initiative (TPI) es una iniciativa mundial de propietarios de activos que evalúa el grado de preparación de las empresas para la transición a una economía baja en carbono, y que ayuda a los inversores a comprender en qué medida son ambiciosos los objetivos de reducción de emisiones de las empresas. 

Casi 1.400 empresas reciben el asesoramiento de la iniciativa Science-Based Targets Initiative (SBTi), una colaboración entre varias organizaciones sin ánimo de lucro, el World Wildlife Fund (WWF), el World Resources Institute (WRI), el Carbon Disclosure Project (CDP) y el Pacto Global de la ONU. Esta iniciativa brinda asistencia técnica y recursos expertos a las empresas para adoptar y certificar objetivos de reducción de las emisiones que se ajusten a un escenario bajo en carbono. 

Conclusión

El cambio climático es cada vez más importante para los inversores sostenibles, ofreciendo una doble relevancia que afecta recíprocamente a ambas partes. Las empresas se enfrentan a riesgos de transición, ya que muchas cuentan con modelos de negocio basados en los combustibles fósiles que pueden quedarse obsoletos. Los nuevos índices de referencia mejoran la forma de cuantificar los avances, mientras que distintas iniciativas ofrecen una vía para lograr un cambio positivo.

Capítulo anterior
Capítulo siguiente

4. Los obstáculos para la descarbonización

No es fácil descarbonizar un mundo que todavía depende de la abundancia de combustibles fósiles, y en el que persisten obstáculos como los bajos precios del carbono y la desforestación.

En este capítulo veremos:

  • La ardua tarea de sustituir carbón, petróleo y gas por energías renovables
  • Por qué el precio del carbono es demasiado bajo y su adopción es demasiado escasa para que surta efectos
  • El coste de sustituir infraestructuras y el dilema de los datos para la cuantificación de emisiones 

La descarbonización es esencial si el mundo quiere reducir las emisiones de gases con efecto invernadero y luchar contra el calentamiento global. El principal problema es cómo llevarlo a cabo cuando el mundo todavía depende tanto de los combustibles fósiles. Aunque la solución radica en pasarse a las fuentes de energía renovables, eso no es tan fácil cuando todavía hay más de 1.000 millones de coches con motor de combustión en las carreteras, y tantas economías dependen del petróleo o el gas.

Además, el problema no es solo el lado de la oferta, la siempre creciente demanda de electricidad de una mayor población mundial y las limitaciones logísticas derivadas de electrificar lo que actualmente no es posible electrificar suponen obstáculos importantes. Por ejemplo, las aeronaves no pueden utilizar baterías igual que los automóviles, ya que no tienen suficiente capacidad para suministrar la energía necesaria para el despegue.

Captura de carbono

Los edificios suponen otro obstáculo estructural, ya que no es fácil deshacerse de los que son energéticamente ineficientes, pues su demolición plantea el problema de los residuos, y la tecnología de captura de carbono se ha revelado demasiado cara para adaptar las grandes infraestructuras industriales existentes.

Cuando sopla el viento

Energías renovables

Aun así, la mayoría de los combustibles fósiles pueden sustituirse, habiéndose depositado muchas esperanzas en las energías renovables que no generan emisiones. Pero ello también acarrea dos problemas principales, su dependencia de las fuerzas de la naturaleza que lo hacen posible, y la falta de escala global. En otras palabras, las turbinas eólicas no funcionan si el viento no sopla, y la energía solar no funciona de noche.

Figura 11: Generación de electricidad mundial

Fuente: IEA 2019

Además está la cuestión de competir con recursos existentes mucho mayores. Las energías renovables han avanzado mucho en los últimos 30 años, en los que su porcentaje en la producción energética mundial ha pasado de menos del 10% al 29% en 2020. Sin embargo, el 38% de toda la energía mundial sigue procediendo del carbón, el 23% del gas y el 3% del petróleo.15 

Por otra parte, el carbón es abundante y puede utilizarse en las centrales eléctricas día y noche. En 2018, las reservas mundiales de carbón ascendían a más de 1 billón de toneladas, o lo suficiente para durar otros 132 años a las tasas de extracción actuales; a EE.UU. le queda carbón para otros 342 años.16  

Hay más de 1,6 billones de barriles de reservas conocidas de petróleo, lo suficiente para 45 años al ritmo de consumo actual; a Venezuela le queda petróleo para 364 años.17  Respecto al gas natural, quedan 7.600 billones de metros cúbicos, equivalentes a 52 años de suministro. 

Costes: las cosas no siguen como siempre

Infraestructuras

El enorme coste de cumplir con el Acuerdo de París es otro impedimento. Las estimaciones de la OCDE apuntan a que cada año se necesita una inversión de 6,9 billones de USD en infraestructuras hasta 2030 para cumplir con el objetivo de 2°C, equivalente a una cuarta parte del PIB de EE.UU. 18  

Es cuestionable que los países que han sufrido mucho por el PIB perdido durante la pandemia de Covid y los confinamientos puedan permitírselo, aunque es importante recordar que los costes se suelen basar en la premisa de que las cosas siguen como siempre. Los indicios apuntan a que si no se aborda el cambio climático las cosas no seguirán como siempre.

Por tanto, no nos podemos permitir no invertir ese dinero, ya que las consecuencias serían probablemente perores. Los estudios del Consejo Nacional de Defensa de los Recursos de EE.UU. sugiere a que la falta de cumplir con los objetivos de París podría costarle a la economía de EE.UU. hasta 6 billones de USD, mientras que un incumplimiento a nivel mundial podría reducir el PIB en más de un 25% a final del siglo.19 

Precio del carbono

La asignación de precios al carbono suele considerarse como solución para reducir las emisiones, ya que supone un coste directo sobre los mayores emisores. El problema es que distan mucho de adoptarse a la escala global necesaria para surtir efectos; además, los precios del carbono actuales son en exceso reducidos.

«Los economistas identificaron la asignación de precios al carbono como la solución clave hace muchas décadas. Sin embargo, llevarla a la práctica se ha revelado como un auténtico reto. En el mundo hay unos 60 regímenes de precios del carbono, pero en conjunto solo cubren el 20% de las emisiones mundiales y el precio medio es de 2 dólares por tonelada. Mientras que los científicos están de acuerdo en que actualmente el precio del carbono debería estar entre 40 y 80 dólares por tonelada, y que debería subir hasta 100 dólares en 2030. Queda mucho camino por recorrer. Pero, donde se han tomado en serio los precios del carbono, como en Europa este año, los precios están en 40 euros por tonelada, y los beneficios son evidentes.» – Lucian Peppelenbos, Estratega del Clima, Robeco

En la actualidad, solo el 22% de las emisiones globales está cubierto por regímenes de precios al carbono, a un precio medio de unos 2 dólares por tonelada dióxido de carbono equivalente (tCO2e).20 Los estudios sugieren que para cumplir con los objetivos de París los precios del carbono deberían ser de 40-80 dólares ahora, y subir a 100-150 para 2030.21 Dicho nivel haría inviables a la mayoría de los sectores que emiten mucho carbono, como el cementero o el siderúrgico.

Por otra parte, al final de 2020 solo existían en el mundo 61 iniciativas de precios al carbono en funcionamiento o previstas, compuestas por 31 regímenes de comercio de emisiones (ETS), incluido uno de gran envergadura en la UE, y 30 impuestos al carbono.22  El actual precio del ETS de la UE es de unos 33 euros por tCO2e.

Figura 12: Situación y tendencias del precio del carbono

Fuente: Banco Mundial, 2019

Comparación entre los impuestos al carbono de un país o región y su participación en las emisiones globales de gases con efecto invernadero. Suecia tiene los precios más altos, pese a que es un emisor de tamaño medio, mientras que los de California se encuentran entre los más bajos, aunque es uno de los mayores emisores mundiales. Fuente: 'Situación y tendencias del precio del carbono en 2020'. Grupo Banco Mundial.

El dilema de los datos

Datos

Esta clase de problemas que surgen en el mundo real plantean la dificultad de obtener suficientes datos fiables con los que gobiernos e inversores pueden tomar las decisiones adecuadas para que la descarbonización avance. Hay tres problemas principales.

1)Por definición, todos los datos recopilados son históricos, con un lapso de tiempo medio de dos años. Tratar de interpretar las huellas de carbono en 2021 conlleva utilizar datos de 2019, que no te informan sobre si un país o empresa está preparado para la transición.

2) El problema no es que no haya datos suficientes, sino que son estimaciones, no cuantificaciones, y que suelen provenir de fuentes diversas y superpuestas que a veces parecen contradictorias. Otro problema habitual es la doble contabilización, al registrarse dos veces la misma reducción de emisiones.

3)Qué parámetros deben utilizarse, ya que principalmente se sigue un enfoque cuantitativo cuando tendría que ser cualitativo. El Marco de Inversión para el Cero Neto proporciona los parámetros, metodologías y enfoques recomendados para que los inversores evalúen si una empresa está alineada con el cero neto.23 Un enfoque más prospectivo recoge las expectativas del mercado sobre la exposición y sensibilidad de una empresa al riesgo de carbono, lo que se conoce como su ‘beta’ de carbono. 24

La voluntad política

Desforestación

Por último, la voluntad política es clave para luchar contra el cambio climático. Esto es lo que uno de los arquitectos del Acuerdo de París, Christiana Figueres, se refirió como “liderazgo distribuido”: todo el mundo, desde el presidente hasta el hombre de la calle, tiene que trabajar colectivamente por el objetivo común. Ello requiere de un fuerte liderazgo de los gobiernos, que se ha echado mucho en falta en, por ejemplo, la desforestación.

Todos los años se pierden unos 300.000 kilómetros cuadrados de selva o bosque – una superficie del tamaño de Alemania o Vietnam – y ya se ha destruido una cuarta parte de la selva amazónica. Como los árboles actúan de sumidero de carbono al absorber el CO2 de la atmósfera y sustituirlo por oxígeno, la pérdida de todos esos árboles supone el 17% del calentamiento global, según el Foro Económico Mundial.26

Conclusión

La solución que las energías renovables ofrecen entraña inconvenientes a la hora de competir con unos combustibles fósiles abundantes, mientras que para muchos el enorme coste de la transición tiene un efecto disuasorio. Los impuestos al carbono suponen una forma de reducir las emisiones, pero son actualmente muy reducidos, y el dilema de los datos hace que algunos inversores se abstengan de tomar medidas. Además, también escasea la voluntad política, como en el caso de la desforestación.

Soluciones de inversión
De la emergencia a las soluciones
Siga leyendo
Capítulo anterior
Capítulo siguiente

5. ¿Cuáles son las oportunidades?

En el cambio climático, el mayor riesgo para los inversores reside en no ver las oportunidades, ya que el tránsito a una economía baja en carbono generará numerosos ganadores.

En este capítulo veremos:

  • Cómo las energías renovables constituyen la joya de la corona de la descarbonización
  • La expansión del coche eléctrico forma parte de un amplio impulso de electrificación
  • El hidrógeno verde es una solución, mientras que la captura de carbono es cara

El cambio climático supone un importante riesgo para los inversores, pero también ofrece un mercado de muchos billones de dólares en las soluciones al mismo. Si aprovechan las oportunidades que ofrece, los inversores pueden convertirse en parte de la solución y mitigar activamente el cambio climático. Si no las aprovechan, los inversores se convertirán en parte del problema, al agravar el calentamiento global y seguir financiándolo.

Las mayores oportunidades se dan en cuatro ámbitos clave antes y después del plazo de 2030, por el aumento de la inversión necesario para cumplir con los objetivos cero neto en 2050: 

Electrificación

  • Las anteriores de 2030 se refieren a la tecnología existente: invertir en eficiencia, energías renovables y la electrificación de productos de menor tamaño, como coches o electrodomésticos.

Hidrógeno verde

  • Después de 2030 la atención se centra en las nuevas tecnologías: hacer el transporte pesado neutral en carbono mediante, por ejemplo, el uso del hidrógeno verde y con la captura de carbono.

La oportunidad más obvia y visible quizá sea el tránsito de los combustibles fósiles a las energías renovables. El mayor crecimiento se ha producido desde la biomasa y la energía hidroeléctrica, utilizadas en distintas formas durante siglos, hacia los parques de energía eólica y solar.

Teniendo en cuenta las infraestructuras necesarias para la transición, el informe ‘Hoja de Ruta Cero Neto para 2050’ de la Agencia Internacional de la Energía calcula que para alcanzar cero emisiones netas en 2050 y lograr limitar el calentamiento global a 1,5 grados, las inversiones globales en energía limpia tienen que más que triplicarse para 2030, hasta alrededor de 4 billones de dólares al año.27

Figura 13: Inversión en energía limpia en el camino hacia el cero neto

Fuente: AIE (Agencia Internacional de la Energía)

Eólica y solar

La energía eólica ha sido la mayor fuente de energía nueva, suponiendo el 5% de toda la generación mundial de electricidad en 2018, desde prácticamente cero en la década de 1990. Buena parte de ella es offshore; muchos de los mayores parques eólicos del mundo se encuentran en el Mar del Norte.

Aparte de su potencial energético, también ofrece oportunidades de inversión en las empresas que fabrican las turbinas eólicas, algunas de ellas del tamaño de rascacielos. De hecho, muchas oportunidades de inversión radican en estrategias enfocadas a empresas que producen materiales y desarrollan la tecnología necesaria, en lugar de a las propias granjas eólicas.

Otra estrella emergente ha sido literalmente la energía solar, que en 2018 supuso alrededor del 2% de la generación eléctrica global, en su mayoría procedente de instalaciones de la última década. Como en el caso de la eólica, buena parte de las oportunidades de inversión se concretan en los fabricantes de equipos, empezando por los paneles fotovoltaicos utilizados para recoger los rayos solares.

Figura 14: Generación de energías renovables en el mundo

Fuente: PB Statistical Review of Global Energy (2020) / OurWorldinDat.org/renewable-energy * CC BY
Nota: ‘Otras renovables’ hace referencia a las fuentes renovables, como geotérmica, biomasa, residuos, olas y mareas. No se incluye la biomasa tradicional.

Enorme potencial de electrificación

La electrificación ofrece otro medio de descarbonización, con el abandono de los motores de combustión interna empleado en la mayoría de las formas de transporte como clara apuesta ganadora. Está previsto que el porcentaje de vehículos eléctricos en las ventas de vehículos nuevos aumente en todo el mundo desde un 2,7% en 2020 hasta un 10% en 2025 y un 58% (esto es, siendo mayoritarios) en 2040. Como la mayoría de los fabricantes de coches se han comprometido a hacer sus flotas eléctricas para 2035, la época de los vehículos con carburantes se acabará a mediados de este siglo.28 

Pero no solo se trata del tráfico: la electrificación de edificios y los aparatos que hay en ellos supone una tarea más difícil. Son muchos los bloques de oficinas que todavía dependen del petróleo o el gas para el funcionamiento de sus sistemas de calefacción o aire acondicionado, mientras que millones de hogares tienen cocinas, calentadores y sistemas de calefacción central de gas. Las placas de inducción eléctricas de bajo voltaje se consideran ahora como las cocinas más energéticamente eficientes para el hogar.

Todo esto aumentará extraordinariamente la demanda de electricidad, lo que exigirá una enorme inversión para aumentar el tamaño de las redes nacionales de electricidad. Ello provocará un aumento de la demanda de metales conductivos, como cobre, aluminio y acero, ofreciendo oportunidades en los mercados de materias primas, aunque ello también tenga su reverso en el daño medioambiental que puede ocasionar.

Tonos del hidrógeno

El hidrógeno constituye un importante campo de desarrollo y está considerado como una fuente de energía alternativa eficiente para el transporte comercial. Potencialmente podría descarbonizar las flotas de transporte a larga distancia, incluidos los camiones pesados y los trenes que utilizan diésel; los buques contenedores que emplean combustible de caldera muy contaminantes; e incluso algunos tipos de aeronave.

También podría servir para descarbonizar algunos procesos industriales difíciles de suprimir, como la producción de fertilizantes o acero. Las tonalidades más importantes del hidrógeno son tres: verde, azul y gris, dependiendo del método de producción.

Figura 15: Las importantes tonalidades del hidrógeno

Fuente: Resources for the future Report, diciembre de 2020

El hidrógeno (H2) se pude extraer del agua (H20) por medio de la electrolisis para producir hidrógeno verde libre de carbono. En la actualidad, la variedad dominante en el sector es la gris, procedente de su extracción de gases naturales como el metano (CH4).

Para conseguir el hidrógeno verde libre de emisiones se emplea la electrolisis, con la que se descompone el agua en sus dos componentes de hidrógeno y oxígeno. El hidrógeno obtenido se puede utilizar en las células de combustible. Si para realizar proceso de electrolisis se emplean energía renovables, el producto resultante está totalmente libre de carbono. 

Este mercado tiene un enorme potencial de crecimiento, ya que solo el 4% del hidrógeno producido en la actualidad es verde. La mayor parte se extrae del metano (CH4), con lo que obtiene un ‘hidrógeno azul’ si se utiliza la captura de carbono para el subproducto resultante, o ‘hidrógeno gris’ en caso contrario. El hidrógeno gris no se considera como una alternativa viable en un escenario bajo en carbono, ya que no haya una reducción neta de emisiones.

Figura 16: Aplicaciones del hidrógeno en la economía

Fuente: The Fuel Cell and Hydrogen Energy Association (FCHEA), Roadmap to a US Hydrogen Economy (octubre de 2020)

1. Captura y utilización del carbono (para producción química)
2. Biocombustible, combustibles sintéticos, amoniaco

Captura de carbono

Captura y almacenamiento de carbono

Por último, buena parte de las esperanzas de descarbonización dependen de la captura y almacenamiento de carbono (CCS). Se trata de un complejo proceso de tres fases, en el que se capturan las emisiones generadas en una central eléctrica o instalación industrial, se transportan por conductos o vía marítima, y finalmente se almacena de forma segura bajo tierra. Así se impide desde el principio que las emisiones lleguen a la atmósfera. Sin embargo, la tecnología es cara y almacenar el carbono capturado entraña sus propios riesgos medioambientales.

La mayoría de las instalaciones industriales pueden adaptarse a la tecnología CCS, aunque resulta más asequible incorporarla al proceso de construcción de las plantas nuevas. Si se combina el uso de combustibles de biomasa con la tecnología CCS, se puede llegar a las llamadas "emisiones negativas", es decir, que efectivamente se reduce el CO2 de la atmósfera. Con el paso del tiempo, esta tecnología irá cobrando importancia a la hora de perseguir los objetivos climáticos.

Conclusión

Existen enormes oportunidades de invertir en las soluciones al cambio climático, encabezadas por la infraestructura en energía renovable y la adopción de los coches eléctricos. El hidrógeno verde ofrece una solución para vehículos mayores, como camiones y barcos, al tiempo que las eléctricas podrían convertirse en los héroes de la transformación. La captura de carbono cobrará una importancia creciente.

The Big Book of Climate Investing
Descargue el manual
Capítulo anterior
Capítulo siguiente

6. El papel de los inversores

¿Responsabilidad fiduciaria de descarbonizar?

Los inversores pueden desempeñar un papel crucial para ayudar en la transición a una economía baja en carbono, gracias a su capacidad de asignar capital y ejercer una titularidad activa.

In this chapter you will learn:

  • La necesidad de canalizar el capital hacia empresas comprometidas con la descarbonización
  • Cómo la integración ASG, el voto y la interacción pueden conseguir el cambio
  • Por qué la colaboración tiene cada vez más éxito con los grandes emisores

Apoyar a las empresas sostenibles

Deber fiduciario

Los inversores tienen el cometido – algunos dirían que el deber fiduciario – de colocar el dinero que controlan en empresas que hacen algo para ser más sostenibles. Aunque el futuro a largo plazo pasa por la reducción de las emisiones de carbono, los costes y riesgos de la transición hacia ese objetivo aún no se ven reflejados del todo en los precios de mercado. Estar a la vanguardia de esa transición tiene sentido desde el punto de vista de la gestión de riesgos y de carteras.

«Para los inversores, abordar el cambio climático es parte de nuestra responsabilidad fiduciaria, ya que el cambio climático supone un riesgo de inversión, a la vez que una oportunidad de inversión. Es un factor clave para determinar los ganadores y perdedores en el mercado del futuro. El cambio climático constituye básicamente un fallo de mercado. Supone que no se asigna un precio a las emisiones como parte de la toma de decisiones económicas. Eso deja la responsabilidad clave en los gobiernos, para adoptar los incentivos adecuados y poner un precio al carbono.» – Estratega del Clima, Robeco

Ambientales, sociales y de buen gobierno (ASG) , titularidad activa

Los gestores de activos pueden hacerlo principalmente de dos formas: combinando factores ambientales, sociales y de buen gobierno (ASG) en el proceso inversor, y mediante la titularidad activa. De esa forma pueden dirigir el dinero del cliente hacia empresas más sostenibles y evitar las que se quedan rezagadas. Cuando se analiza la A de ASG, se efectúa un análisis del historial medioambiental, huella de carbono, consumo de agua y gestión de residuos de una empresa.

Integración ASG

La integración ASG se ha generalizado, y la mitad de los inversores europeos la utilizan de alguna forma.29 Los analistas examinan las actividades de las empresas mediante filtros positivos y negativos principalmente, un proceso de criba que utiliza modelos para evaluar sus credenciales ASG. También puede utilizarse para encontrar empresas con mejores perfiles ASG que sus grupos de homólogas. Adicionalmente se puede usar para construir estrategias de primer nivel, incluidos fondos climáticos diseñados a medida.

Figura 17: Porcentaje de los activos globales de inversión sostenible

Fuente: GSI Alliance

Taxonomía de la UE

Taxonomía

Algo que va a ser útil para encauzar inversiones hacia empresas más sostenibles es la nueva Taxonomía de la UE. Esta establecerá por primera vez un sistema de clasificación unificado de las actividades económicas ‘verdes’ y ‘sostenibles’ incluidas en la normativa sobre finanzas sostenibles de la UE. 

Según la Taxonomía, las actividades medioambientalmente sostenibles deben realizar una contribución significativa a uno o más de seis objetivos medioambientales. Estos son los siguientes: mitigación del cambio climático, adaptación al cambio climático, protección y utilización sostenible y de los recursos hídricos y marinos, transición a una economía circular, prevención y control de la contaminación, y protección y restauración de la biodiversidad y los ecosistemas. 

Reglamento de Divulgación de Información sobre Sostenibilidad

Para los inversores, el Reglamento de Divulgación de Información sobre Sostenibilidad exigirá que los gestores de activos revelen el grado de sostenibilidad de sus fondos según tres categorías. A grandes rasgos, se trata de las del artículo 6 (no se utilizan factores ASG); artículo 8 (se integran factores ASG), y artículo 9 (objetivos de sostenibilidad a medida).

Figura 18: Reglamento de Divulgación de Información sobre Sostenibilidad

El clima está en la base del Plan de actuación de finanzas sostenibles de la UE y de la Taxonomía de la UE.

Titularidad activa

La titularidad activa puede utilizarse como herramienta. Como accionistas, el voto puede ser un arma poderosa para expresar inquietudes sobre los planes de transición de una empresa hacia el cero neto e instar el cambio.

Una táctica cada vez más popular consiste en votar contra la renovación de consejeros clave si la empresa no ha hecho lo suficiente para mejorar su desempeño ASG. Otra es la de presentar resoluciones de accionista sobre asuntos medioambientales, que suelen utilizarse para obligar a importantes petroleras y gasistas a reconsiderar cuestiones polémicas.

Say on Climate

En 2021 apareció un nuevo tipo de resolución, la iniciativa ‘Say on Climate’, con la que las empresas presentan en la JGO su estrategia de transición energética. Los accionistas votan sobre estos planes dependiendo de si piensan que la empresa sigue una trayectoria de descarbonización razonable o necesita replantearse su estrategia. Hasta ahora, la mayoría de ellas ha sido aprobada con aplastante mayorías.

Interactuar para mejorar

Interacción

La interacción es otra forma de fomentar mejoras ASG en la empresas participadas. Este es un proceso mediante el cual la empresa accede a dialogar sobre lo que preocupa a un inversor durante un período de tiempo determinado, que suele llegar a los tres años. A menudo, ello se ha revelado efectivo para conseguir mejoras en ámbitos como la actuación sobre el clima, la desforestación del aceite de palma y los plásticos desechables, o el exceso de residuos. 

Los programas de descarbonización son objeto de una considerable atención, y el foco se ha ampliado en los últimos años para incluir también a entidades financieras, como los bancos que financian a empresas que emiten mucho carbono, y no solo a los grandes emisores. 

En última instancia, un inversor puede amenazar con excluir a una empresa que no puede o no quiere cambiar, privándola de capital externo. La mezcla de interacción con la posibilidad latente de utilizar la exclusión si las conversaciones no fructifican ha sido especialmente eficaz para persuadir a los gigantes energéticos de cambiar a modelos de negocio bajos en carbono centrados en las renovables. 

Colaboración entre inversores

Como los inversores no pueden lograr mucho por sí solos, las colaboraciones están a la orden del día como la forma de avanzar, al permitir que los inversores compartan sus recursos para abordar un importante asunto en el que todos tienen un interés concreto. Asimismo, permiten que la empresa con la que se dialoga se relacione con un grupo en general, en lugar de mantener docenas de conversaciones distintas sobre el mismo asunto. 

Una de las mayores colaboraciones es Climate Action 100+. Creada en 2017, está enfocada a los mayores emisores mundiales de gases con efecto invernadero, animándoles a tomar medidas para descarbonizarse. Su efectividad quedó pronto demostrada, ya que este grupo propició el dialogo de 2018 que condujo a que la importante petrolera Shell vinculara por primera vez los objetivos de reducción de carbono con la remuneración de sus ejecutivos.

IIGCC

Otro organismo influyente es el Grupo de inversores institucionales sobre el cambio climático (IIGCC), una colaboración europea con más de 325 miembros de 16 países. Creado en 2012, sus miembros son sobre todo fondos de pensiones y gestoras de fondos, con más de 39 billones de euros de activos gestionados.30 

En 2020, el IIGCC lanzó la iniciativa Gestores de Activos Cero Neto, para lograr el objetivo del Acuerdo de París de neutralidad de carbono en 2050. Sus miembros (incluido Robeco) han adoptado el Compromiso de Carbono Cero Neto, por el que se comprometen a que todas sus estrategias de inversión sean neutrales en carbono a mediados de siglo. Ello se logrará mediante decisiones de asignación de capital, la gestión y un diálogo fructífero con empresas, autoridades y otros inversores.

Conclusión

Los inversores tienen que desempeñar su papel a la hora de canalizar fondos hacia las empresas más sostenibles, y utilizar la interacción para acelerar la transición de los grandes emisores de carbono más rezagados. La exclusión es una medida de último recurso, pero no soluciona el problema de base. La normativa de la UE y su nueva Taxonomía están cambiando el panorama, y las colaboraciones entre inversores pueden ser enormemente influyentes.

Capítulo anterior
Capítulo siguiente

7. Soluciones de inversión climática

Hay muchas formas de invertir en soluciones para luchar contra el calentamiento global, desde las inversiones temáticas a fondos climáticos hechos a medida.

En este capítulo veremos:

  • Las renovables y la electrificación como temas que atraen a los inversores
  • El avance de la inversión de impacto, los bonos verdes y la inversión medioambiental
  • Una nueva ola de estrategias climáticas que siguen índices de referencia específicos

Numerosas soluciones al cambio climático provienen de la iniciativa privada. Las empresas desarrollan alternativas a los combustibles fósiles, así como formas innovadoras de descarbonizar el mundo. La mayoría de ellas están abiertas a los inversores que desean obtener un rendimiento y aportar también su granito de arena en la lucha contra el calentamiento global.

Inversión directa

La inversión directa la suelen acometer las propias empresas. La mayor parte de la innovación se financia con capital empresarial, desde la invención de automóviles y teléfonos móviles a la tecnología que ha hecho posible los paneles solares.

La mayoría de los inversores prefieren invertir en acciones y bonos de las empresas responsables de tales innovaciones, en lugar de financiar directamente infraestructuras como plantas solares, parques eólicos o la captura de carbono. En consecuencia, los inversores suelen comprar los valores de operadoras de infraestructuras renovables, y aquí se incluyen las grandes petroleras que se pasan a la energía solar y eólica.

Estrategias temáticas

Economía más circular

Investing in climate-related strategies has grown in popularity, led by the themes of renewable energy, decarbonization, electrification and the move to a more circular economy. Scaling up electrical grids and switching to electric cars offers opportunities in strategies for the ‘smart’ energy, mobility and materials that target the new technology, processes and minerals behind them.

The circular economy theme focuses on a move away from the wasteful ‘take-make-and-dispose’ linear system to one that uses fewer resources and generates less waste. Much of the concept involves words beginning with ‘re‘: recycling, redesigning, reusing, refining, refurbishing and repairing. The aim is to make more efficient use of the Earth’s resources, as research shows that the linear model consumes finite resources at 1.75 times the planet’s annual regenerative capacity.32

Figura 19: El alcance infinito de las oportunidades circulares

La economía circular depara oportunidades de inversión en todos los aspectos de la vida moderna. Fuente: Robeco

Inversión de impacto

Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)

La inversión de impacto ofrece otra forma de incidir en el campo del cambio climático y obtener al mismo tiempo un rendimiento financiero. Su popularidad ha crecido desde la aparición en 2015 de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de la ONU, con más de 700.000 millones de dólares de dinero de los inversores invertidos en fondos de impacto a media a final de 2020.32 

Muchos de los ODS se centran en soluciones al calentamiento global, principalmente el ODS 13 (actuación por el clima), ODS 7 (energía limpia y renovable) y ODS 12 (consumo y producción responsables). Otros dos se refieren a los ecosistemas saludables, que se ven perjudicados por prácticas poco sostenibles: ODS 14 (Vida submarina) y ODS 15 (Vida de ecosistemas terrestres). Los 17 objetivos tratan de alguna forma que el mundo sea más sostenible.

Se han diseñado estrategias de inversión para comprar acciones y bonos de empresas que pueden contribuir a uno o varios ODS. En este sentido, Robeco ha diseñado un Marco de impacto ODS propio que utiliza un proceso en tres pasos para evaluar qué fabrica una empresa, cómo lo hace y si se ha visto implicada en alguna controversia, con vistas a calcular su contribución global neta. Las puntuaciones resultantes se utilizan en la selección de valores para las carteras de crédito y renta variable ODS.

Figura 20: Los tres pasos del proceso para identificar empresas aptas para las estrategias ODS

Fuente: Robeco

Bonos verdes

Bonos verdes

Los bonos verdes suponen otra forma de inversión de impacto. Se trata de valores de deuda cuyo importe se utiliza exclusivamente para fomentar objetivos de sostenibilidad ambiental y climática. Para que un bono se considere “verde”, el capital que se obtiene con ellos debe utilizarse en proyectos con claros beneficios medioambientales cuantificables, como energías renovables, reforestación o gestión de residuos.

Normalmente se emiten por gobiernos, agencias u organismos supranacionales, lo que significa que el universo de compra es muy amplio. Los desacuerdos sobre qué constituye un proyecto respetuoso con el medio ambiente llevaron a la UE a adoptar su Estándar de Bonos Verdes, un régimen de certificación ajustado a la Taxonomía de la UE que establece criterios sobre qué es realmente sostenible.

En 2020 se emitió la cantidad récord de 270.000 millones de USD en bonos verdes, lo que eleva el importe total ahora emitido por encima del billón de dólares.33 

Estrategias sobre el clima

Por último, existen fondos climáticos a media que siguen índices de referencia especialmente diseñados para ajustar al Acuerdo de París las actividades empresariales de sus integrantes. En diciembre de 2020, Robeco lanzó dos estrategias climáticas de renta fija cuyos índices de referencia están armonizados con el Acuerdo de París, la primera vez que una gestora de activos hace algo así en dicho ámbito.

La estrategia Climate Global Credits se centra en empresas que tienen una huella de carbono global que es un 50% inferior al índice de referencia estándar, y con posterioridad reduce la huella de carbono de la cartera un 7% anual. Se excluyen las empresas de combustibles fósiles.

Desgraciadamente, no todo está al alcance de los inversores: por ejemplo, la mayor parte de las reservas de carbón del mundo son propiedad de los gobiernos, por lo que las exclusiones no son útiles, y la mayor parte de las actividades no sostenibles más graves, como la desforestación, son ilegales. Sin embargo, la tecnología sirve para detectar la tala de árboles no autorizada utilizando equipos como satélites y drones “espías”.

Figura 21: Los satélites de la Agencia Espacial Europea se pueden utilizar para detectar la desforestación

Fuente: Getty Images

Conclusión

Más que financiar directamente la infraestructura, los inversores suelen comprar bonos o acciones de las empresas a la vanguardia de la innovación sobre el cambio climático. La inversión temática y de impacto ofrece una forma de centrarse en estrategias relativas al clima, incluidos los ODS, mientras que los bonos verdes constituyen una forma de comprar proyectos medioambientales. Ahora hay disponibles estrategias climáticas diseñadas a medida armonizadas con índices de referencia ajustados al Acuerdo de París.

Soluciones de inversión
De la emergencia a las soluciones
Siga leyendo
Capítulo anterior
Capítulo siguiente

8. Casos prácticos de países, sectores y empresas

La transformación necesaria para combatir el cambio climático ya ha empezado, y se puede apreciar a nivel nacional, sectorial y empresarial.

En este capítulo veremos:

  • Cómo dos países se han convertido en líderes mundiales en renovables
  • El cambio que el dialogo trajo a un sector automovilístico adicto a la gasolina
  • Las empresas de Asia y Europa que se toman en serio la descarbonización

Las iniciativas nacionales para sustituir los combustibles fósiles por renovables son esenciales para reducir el calentamiento global, ya que la generación de electricidad supone el 25% del total de emisiones.34 Ello es especialmente importante para los países costeros, que soportarán el impacto de la subida del nivel del mar de no abordarse la cuestión

País 1: Reino Unido

Un país a la vanguardia de este proceso es el Reino Unido, donde las emisiones se han reducido más de un 40% desde 1990, un nivel más alto que en ningún otro país.  Además, el compromiso adquirido por el Reino Unido en abril de 2021 de rebajar sus emisiones en un 68% respecto al nivel de 1990 para 2030, y en un 78% para 2035, es también el mayor del mundo.36 

En parte, ese éxito se ha debido a las enormes inversiones en parques eólicos marinos, incluido el mayor campo de turbinas del mundo, el London Array, del Mar del Norte. La energía eólica marina generó un 26% más de electricidad en 2020 que en 2019. La mayor aportación de las energías renovables la sigue realizando la energía hidroeléctrica, que ha sido explotada en Escocia desde el siglo XIX. 

Estos compromisos han propiciado que el Reino Unido ocupe el segundo lugar en el Índice de Desempeño en Cambio Climático de 2021, una clasificación anual de los esfuerzos de mitigación del clima de 57 países más la UE, que abarcan el 90% de las emisiones globales de gases con efecto invernadero.37 

Sin embargo, hay que hacer algunas salvedades: si se sigue un criterio per cápita, el Reino Unido (al igual que la Unión Europea) tienen una huella anual media de alrededor de 7,9 toneladas de carbono por persona, o casi cinco veces más que las 1,7 toneladas per cápita de la mucho más pobre India.38 

Otra cuestión es que la cifra del 40% se refiere a las emisiones de CO2 territoriales, por lo que no tienen en cuenta las emisiones de la aviación o el transporte marítimo, ni el carbono incorporado a las importaciones. Si se incluyen estas cifras, la reducción baja hasta alrededor del 10% desde 1990.39 

Figura 22: Generación de electricidad, por fuente de energía

Generación de electricidad en el Reino Unido en 2020. Fuente: UK government Energy Trends, marzo 2021

País 2: Chile

Energía geotérmica.

Aunque las inversiones en energía solar y eólica acaparan toda la atención, una fuente creciente de energía renovable llega directamente de dentro del propio planeta, la energía geotérmica. 

Está dando un gran resultado en Chile, donde se sitúan el 15% de los volcanes y el 8% de los géiseres del mundo. El calor procedente de la roca fundida y de las fuentes subterráneas puede convertirse en electricidad; el potencial geotérmico Chile’ es de unos 16 gigavatios, suficiente para suministrar electricidad a cinco millones de hogares.40 

La geografía del país ayuda al avance de las renovables también de otras formas. La energía del mar está siendo explotada en las mareas de sus 5.000 km de litoral, mientras que el desierto de Atacama es el sitio más árido del planeta, y con la mayor intensidad de luz solar. Cuando se inauguró en 2016, la planta solar de Vallenar en Atacama era la mayor de Sudamérica.41  

En total, la energía renovable supone en la actualidad el 46,5% de la producción de electricidad en Chile, el nivel más alto de Latinoamérica.42 Ello ha propiciado que el país ocupe el sexto lugar del Índice de Desempeño en Cambio Climático de 2021.43 

Figura 23: Adición anual a las renovables

La potencia de energías renovables está creciendo exponencialmente en Chile. Fuente: BNamericas

Sectores 1: Cómo el automóvil está cambiando de marcha

El de fabricantes de automóviles es un sector a la vanguardia de la transición. Con 1.400 millones de vehículos en la carretera que representan el 14% de todas las emisiones, su electrificación supondría una contribución sustancial al cumplimiento de los objetivos de París.44  

Algunos importantes fabricantes de coches se han comprometido a que sus flotas sean eléctricas para 2040, mientras que la legislación de algunos países prohibirá los vehículos nuevos de gasolina en 2050. Noruega se propone ser el primer país del mundo en prohibir la venta de automóviles de combustibles fósiles en 2025, mientras que el Reino Unido planea hacer lo mismo en 2030.45 

En 2018, un programa de diálogo coordinado por el Grupo de inversores institucionales sobre el cambio climático (IIGCC) recabó por primera vez el compromiso en firme de los fabricantes de automóviles, y logró varios avances decisivos. 

Tanto Volkswagen como Daimler se han marcado la ambición a largo plazo de lograr cero emisiones netas para 2039 y 2040, respectivamente. Volkswagen ha llegado incluso a apostar por una única tecnología – optando por los vehículos eléctricos alimentados por baterías – el primer fabricante que lo ha hecho. Otros fabricantes han optado por híbridos, células de combustible, hidrógeno o una combinación de tecnologías.

Sectores 2: La utilidad de las utilities

Las empresas de generación de electricidad son otro sector a la vanguardia del cambio. En la actualidad suponen el 24% de todas las emisiones, principalmente como consecuencia de la utilización de centrales térmicas de carbón para producir electricidad.46 

No obstante, todos los actores importantes se han comprometido a pasarse a las renovables, y algunos se han fijado objetivos para alcanzar la neutralidad en carbono para 2050 o con anterioridad, en línea con los objetivos de París. Todas las eléctricas europeas se han comprometido a no desarrollar potencia nueva alimentada por carbón, centrándose en su lugar en fuentes con menos emisiones de carbono, incluyendo a medio plazo el gas natural. 

Eso las ha convertido en líderes de la transición energética, al ser empresas cuyas trayectorias para alcanzar la neutralidad en carbono presentan pendientes muy elevadas, mientras que su generación de ingresos mantiene la fortaleza. De ahí la buena calificación obtenida por los bonos corporativos emitidos por eléctricas para financiar programas de transición.

Empresa 1: Enel empieza por arriba

La motivación para el cambio debe venir de los más alto para que surta efectos. Una empresa que así lo ha entendido es la eléctrica italiana Enel, que fue de las primeras en nombrar a un especialista en clima para su consejo de administración.

El nombramiento se produjo después de la campaña de interacción de Robeco en nombre de la iniciativa de inversores Climate Action 100+, en colaboración con la asociación de gestoras de activos italiana Assogestioni. Según el sistema italiano ‘voto di lista’, los accionistas minoritarios pueden proponer candidatos al consejo en la JGO de la sociedad. De esta forma, en mayo de 2020 se nominó a un antiguo directivo de energía eólica.

A resultas de ello fue nombrado consejero no ejecutivo, del que ahora se espera que contribuya a ejecutar el plan de transición de Enel, con vistas a que la compañía sea neutral en carbono en 2050. 

El antiguo monopolio estatal de la electricidad de Italia ya ha cosechado muchos logros: Enel puede ahora alardear de que la mitad de su electricidad procede de energías renovables gracias a las significativas inversiones realizadas.47 La empresa construyó una de las centrales hidroeléctricas mayores de su clase, la primera instalación solar conectada a la red, la primera estación de energía fotovoltaica y el primer parque eólico de Italia. 

Empresa 2: El audaz plan de Hitachi

Para cumplir con los objetivos de París es esencial descarbonizar empresas, y el diálogo con las mismas puede ser útil a este respecto. La exitosa interacción de tres años con Hitachi sirvió para que el gigante japonés de la electrónica se fijase el objetivo de reducir sus emisiones de Alance 1 y 2 un 50% para 2030, y todas las emisiones, incluidas las más difíciles de Alcance 3, en un 80% para 2030.

Para poder lograrlo, Hitachi se ha convertido en una de las pocas empresas que han fijado un precio de carbono interno para planificar sus inversiones, utilizando la hipótesis de 5.000 yenes (38 euros) por tonelada. La empresa indicó que invertirá 84.000 millones de yenes (640 millones de euros) durante 10 años para reducir sus emisiones de gases con efecto invernadero. Ello repercutirá tanto por el lado de la oferta como por el de la demanda, ya que según Hitachi el aumento de la demanda de productos energéticamente eficientes por los consumidores supera su capacidad de fabricación.

Hitachi se ha convertido así en la única empresa importante cotizada de Japón que ha integrado los precios del carbono en su estrategia de forma tan completa. La compañía ha señalado que pensaba adoptar un objetivo más ambicioso de cero neto para 2050, pero que sin un precio del carbono mundialmente acordado lo juzgó demasiado difícil.

Conclusión

Varios países están utilizando su geografía para aprovechar las energías renovables y reducir emisiones. Los sectores más emisores de carbono, como el automovilístico, han demostrado que es posible transformar su modelo de negocio en alternativas más bajas en carbono. Es más, empresas importantes como Enel o Hitachi se toman la cuestión más en serio y nombran a consejeros climáticos y se fijan objetivos. Todo ello hace presagiar un cambio a mejor.

The Big Book of Climate Investing
Descargue el manual
Capítulo anterior
Capítulo siguiente

9. Resumen

En este último capítulo, resumiremos los aspectos más importantes de lo que hemos visto hasta ahora

  1. El cambio climático es la alteración a largo plazo de patrones meteorológicos que ocasionará un aumento de la meteorología extrema y una subida del nivel del mar, y que pondrá en peligro la vida en el planeta si no remedia. Distintos protocolos internacionales se han ocupado del tema, culminando con el Acuerdo de París de 2015. El Grupo Intergubernamental de Expertos sobre el Cambio Climático estableció después objetivos de emisiones.

  2. Existe un amplio acuerdo de que para lograr los objetivos de París es esencial reducir la concentración de gases con efecto invernadero que provocan el calentamiento global. Los gobiernos han respondido fijando objetivos nacionales para reducir emisiones, que han culminado con sus compromisos de lograr la neutralidad en carbono, en la mayoría de los casos para 2050. Los inversores afrontan los grandes emisores con el diálogo y mediante la adopción de sus propios compromisos cero neto en las carteras. Los reguladores suben el listón con nuevas normas.

  3. El cambio climático supone una cuestión de doble relevancia para los inversores, en el sentido de que el calentamiento global afecta a las inversiones y viceversa. Eso significa que es necesario combinar un enfoque top-down que analice los sectores con más emisiones con otro bottom-up que se fije en los riesgos de transición de las empresas. También existen oportunidades en sectores que pueden ofrecer soluciones. Armonizar las inversiones con el Acuerdo de París puede servir para cumplir con los objetivos.

  4. Aunque es vital combatir el cambio climático, los obstáculos a superar siguen siendo numerosos. Sustituir unos abundantes recursos de carbono, petróleo y gas que pueden utilizarse las 24 horas del día por una energía renovable con menos fiabilidad es una tarea complicada. El precio del carbono es demasiado bajo y su adopción es demasiado escasa para que funcione adecuadamente, el coste de sustituir la infraestructura es elevado y los métodos para cuantificar las emisiones pueden ser conflictivos. Por último, hace falta voluntad política para detener procesos como la desforestación.

  5. En cuanto a las soluciones disponibles, las energías renovables son la joya de la corona de la descarbonización, seguidas del enorme potencial del hidrógeno verde para sectores donde la reducción es más difícil, como el transporte pesado. La expansión del coche eléctrico forma parte de un amplio impulso de electrificación que abarca a distintos materiales y minerales invertibles. La captura de carbono es otra posible solución, pero adaptar la infraestructura existente es costoso.

  6. Los inversores tienen un papel importante que desempeñar. Existe un deber indudable de canalizar el capital hacia empresas comprometidas con la descarbonización, mientras que hay que hacer un mayor uso de los factores ASG para identificar los problemas medioambientales de las empresas. La titularidad activa materializada en el voto y el diálogo con las empresas puede deparar el deseado cambio. La colaboración tiene cada vez más éxito con los grandes emisores para hacer que se descarbonicen o sufran la exclusión o el bloqueo de activos.

  7. Se han ampliado las formas de invertir en soluciones climáticas. Algunas utilizan la inversión temática y se centran en tendencias obvias, como las renovables o la electrificación. La inversión de impacto supone una forma más concreta de perseguir objetivos como los ODS. Los bonos verdes emitidos para proyectos medioambientales están ganando popularidad, al igual que las estrategias que se adecuan a índices de referencia armonizados con París.

  8. Se cosechan avances en términos de países, sectores y empresas concretos. Tres países se han convertido en líderes mundiales en renovables: el Reino unido (eólica), Marruecos (solar) y Chile (geotérmica). La interacción ha traído el cambio a un sector automovilístico adicto a la gasolina, que se ha convertido al coche eléctrico. Con Hitachi, que ha adoptado un precio interno del carbono, o Enel, que ha nombrado un consejero de cambio climático, tenemos brillantes ejemplos de empresas que cambian.

Si ha asimilado la información anterior estará listo para realizar la prueba de conocimientos.

Capítulo anterior
¿Listo para el examen?

Ahora que ha aprendido los fundamentos de la inversión climática es hora de que compruebe sus conocimientos. Más abajo hallará 15 preguntas tipo test sobre los 8 capítulos que ha culminado. Haga clic en la casilla que considera contiene la respuesta correcta. Si contesta correctamente al menos 12 preguntas, obtendrá dos horas de CPD.

Hacer el test
Pregunta {{activeQuestionID < 15 ? activeQuestionID : 15}} / 15

¿Cuáles son los principales aumentos de temperatura que el Acuerdo de París trata de limitar?

Elija la respuesta correcta

¿Cuáles son los tres principales gases con efecto invernadero?

Elija la respuesta correcta

Las emisiones se clasifican en tres tipos. ¿Qué relación guardan con un fabricante de automóviles?

Elija la respuesta correcta

¿Qué iniciativas se han puesto en marcha para reducir las emisiones y cumplir con el Acuerdo de París?

Elija la respuesta correcta

¿Qué significa el concepto de doble relevancia para los inversores?

Elija la respuesta correcta

¿Cuál de los siguientes conceptos no es un riesgo de transición?

Elija la respuesta correcta

¿Cuál es el parámetro más importante para juzgar el éxito de la descarbonización?

Elija la respuesta correcta

¿Cuáles son los obstáculos para la descarbonización?

Elija la respuesta correcta

¿Cuáles son los dos principales problemas del precio del carbono?

Elija la respuesta correcta

Señale tres oportunidades de inversión en cambio climático

Elija la respuesta correcta

¿Por qué es el hidrógeno verde el más respetuoso con el medio ambiente?

Elija la respuesta correcta

¿Qué puede hacer la titularidad activa para conseguir un mundo bajo en carbono?

Elija la respuesta correcta

¿Qué trata de conseguir la iniciativa Climate Action 100+?

Elija la respuesta correcta

¿Cómo ayudaría la economía circular a combatir el cambio climático?

Elija la respuesta correcta

¿Qué está haciendo Hitachi para cumplir con los objetivos de París?

Elija la respuesta correcta
Pregunta anterior
{{getCorrectCount()}}
{{questionnaire.questions.length}}
{{Passed ? '¡Enhorabuena!' : '¡Qué lástima!, vuelva a intentarlo.'}}
{{getCorrectCount()}}/{{questionnaire.questions.length}} Correcto.. Deje sus datos y reciba su acreditación por correo electrónico. Si aprobó el examen puede utilizar este correo electrónico para obtener su acreditación.
{{getCorrectCount()}}/{{questionnaire.questions.length}} Correcto.. Hacer la prueba otra vez
Mejorar puntuación
Ver resultados
Ver resultados
Hacer la prueba otra vez
Sus respuestas
1
¿Cuáles son los principales aumentos de temperatura que el Acuerdo de París trata de limitar?
Un máximo de 2 grados centígrados en 2050 y preferiblemente 1,5 grados.
Un máximo de 2 grados centígrados en 2100 y preferiblemente 1,5 grados.
Un máximo de 1.5 grados centígrados en 2100 y preferiblemente 1,0 grados.
Un máximo de 2 grados centígrados en 2050 y preferiblemente 1,5 grados.
Un máximo de 2 grados centígrados en 2100 y preferiblemente 1,5 grados.
Un máximo de 1.5 grados centígrados en 2100 y preferiblemente 1,0 grados.
2
¿Cuáles son los tres principales gases con efecto invernadero?
Dióxido de carbono, monóxido de carbono, dióxido sulfúrico
Hidrógeno, óxido nitroso, metano
Dióxido de carbono, óxido nitroso, metano
Dióxido de carbono, monóxido de carbono, dióxido sulfúrico
Hidrógeno, óxido nitroso, metano
Dióxido de carbono, óxido nitroso, metano
3
Las emisiones se clasifican en tres tipos. ¿Qué relación guardan con un fabricante de automóviles?
Alcance 1 por los coches de gasolina, alcance 2 por los diesel y alcance 3 por los vehículos eléctricos
Alcance 1 por el contenido de metal, alcance 2 por los plásticos utilizados y alcance 3 por los gases de escape
Alcance 1 por fabricar el coche, alcance 2 por la energía necesaria, y alcance 3 por conducirlo
Alcance 1 por los coches de gasolina, alcance 2 por los diesel y alcance 3 por los vehículos eléctricos
Alcance 1 por el contenido de metal, alcance 2 por los plásticos utilizados y alcance 3 por los gases de escape
Alcance 1 por fabricar el coche, alcance 2 por la energía necesaria, y alcance 3 por conducirlo
4
¿Qué iniciativas se han puesto en marcha para reducir las emisiones y cumplir con el Acuerdo de París?
Iniciativa de gestores de activos por el cero neto, Régimen de comercio de derechos de emisión, Taxonomía de la UE
Grupo de Trabajo de Fijación de Precios al Carbono, Taxonomía de la UE, Pacto Verde de EE.UU.
Iniciativa de gestores de activos por el cero neto, Proyecto de Reducción del Carbono, Autoridad de Alcance 3
Iniciativa de gestores de activos por el cero neto, Régimen de comercio de derechos de emisión, Taxonomía de la UE
Grupo de Trabajo de Fijación de Precios al Carbono, Taxonomía de la UE, Pacto Verde de EE.UU.
Iniciativa de gestores de activos por el cero neto, Proyecto de Reducción del Carbono, Autoridad de Alcance 3
5
¿Qué significa el concepto de doble relevancia para los inversores?
Que es necesario un enfoque top-down y un enfoque bottom-up
Que el cambio climático afecta a las inversiones, mientras que las inversiones inciden sobre el cambio climático
Que los inversores tienen que poner el doble de dinero en los fondos ASG para generar el mismo rendimiento
Que es necesario un enfoque top-down y un enfoque bottom-up
Que el cambio climático afecta a las inversiones, mientras que las inversiones inciden sobre el cambio climático
Que los inversores tienen que poner el doble de dinero en los fondos ASG para generar el mismo rendimiento
6
¿Cuál de los siguientes conceptos no es un riesgo de transición?
Los trastornos derivados de una climatología más extrema, provocando daños por tormentas en los edificios
Adoptar un modelo de negocio más bajo en carbono para evitar la obsolescencia de los productos
Prepararse para obtener la energía de proveedores renovables en lugar de combustibles fósiles
Los trastornos derivados de una climatología más extrema, provocando daños por tormentas en los edificios
Adoptar un modelo de negocio más bajo en carbono para evitar la obsolescencia de los productos
Prepararse para obtener la energía de proveedores renovables en lugar de combustibles fósiles
7
¿Cuál es el parámetro más importante para juzgar el éxito de la descarbonización?
Que la empresa ya haya alcanzado cero emisiones netas de carbono en su actividad
Que la empresa se haya comprometido a no utilizar carbón para sus necesidades de energía
Que la empresa lleve la trayectoria adecuada para descarbonizar sus actividades empresariales
Que la empresa ya haya alcanzado cero emisiones netas de carbono en su actividad
Que la empresa se haya comprometido a no utilizar carbón para sus necesidades de energía
Que la empresa lleve la trayectoria adecuada para descarbonizar sus actividades empresariales
8
¿Cuáles son los obstáculos para la descarbonización?
Las renovables son muy caras, conseguir datos correctos, la falta de voluntad política
La escasa envergadura de las renovables, los precios del carbono, conseguir datos correctos
Su extraordinario coste, la imposibilidad de capturar el carbono, la falta de voluntad política
Las renovables son muy caras, conseguir datos correctos, la falta de voluntad política
La escasa envergadura de las renovables, los precios del carbono, conseguir datos correctos
Su extraordinario coste, la imposibilidad de capturar el carbono, la falta de voluntad política
9
¿Cuáles son los dos principales problemas del precio del carbono?
No está universalmente adoptado y el precio medio del carbono es demasiado bajo
No está universalmente adoptado y el precio medio del carbono es demasiado alto
Demasiadas empresas intentan adoptarlo; el precio del carbono oscila demasiado
No está universalmente adoptado y el precio medio del carbono es demasiado bajo
No está universalmente adoptado y el precio medio del carbono es demasiado alto
Demasiadas empresas intentan adoptarlo; el precio del carbono oscila demasiado
10
Señale tres oportunidades de inversión en cambio climático
Energías renovables, energía nuclear, automóviles propulsados por hidrógeno
Energía nuclear, electrificación, aviones propulsados por baterías
Energías renovables, electrificación, captura de carbono
Energías renovables, energía nuclear, automóviles propulsados por hidrógeno
Energía nuclear, electrificación, aviones propulsados por baterías
Energías renovables, electrificación, captura de carbono
11
¿Por qué es el hidrógeno verde el más respetuoso con el medio ambiente?
La captura de carbono se utiliza en el proceso de extracción de la electrolisis
Las energías renovables se utilizan en el proceso de extracción por electrolisis
Se descompone metano (CH4), por lo que se obtiene cuatro veces más de hidrógeno
La captura de carbono se utiliza en el proceso de extracción de la electrolisis
Las energías renovables se utilizan en el proceso de extracción por electrolisis
Se descompone metano (CH4), por lo que se obtiene cuatro veces más de hidrógeno
12
¿Qué puede hacer la titularidad activa para conseguir un mundo bajo en carbono?
Utilizar el voto y la interacción para convencer a los grandes emisores que se descarbonicen
Excluir siempre a las empresa con emisiones por encima de la media global
Utilizar el poder de los accionistas para obligar a las empresas con menos emisiones a pagar por las que más emiten
Utilizar el voto y la interacción para convencer a los grandes emisores que se descarbonicen
Excluir siempre a las empresa con emisiones por encima de la media global
Utilizar el poder de los accionistas para obligar a las empresas con menos emisiones a pagar por las que más emiten
13
¿Qué trata de conseguir la iniciativa Climate Action 100+?
Descarbonizar todos los miembros del índice FTSE 100 Index del Reino Unido
Ofrecer 100 ideas para desinvertir de las empresas con altas emisiones de carbono
Dialogar con los mayores emisores mundiales y alentarles a descarbonizarse
Descarbonizar todos los miembros del índice FTSE 100 Index del Reino Unido
Ofrecer 100 ideas para desinvertir de las empresas con altas emisiones de carbono
Dialogar con los mayores emisores mundiales y alentarles a descarbonizarse
14
¿Cómo ayudaría la economía circular a combatir el cambio climático?
Reciclar productos reduce la necesidad de fabricar productos nuevos, reduciendo las emisiones
El carbono completa el círculo al ser devuelto al suelo después de su emisión
Una mayor automatización conlleva un menor uso de energía en el proceso de fabricación
Reciclar productos reduce la necesidad de fabricar productos nuevos, reduciendo las emisiones
El carbono completa el círculo al ser devuelto al suelo después de su emisión
Una mayor automatización conlleva un menor uso de energía en el proceso de fabricación
15
¿Qué está haciendo Hitachi para cumplir con los objetivos de París?
Utilizar el precio interno del carbono más alto del mundo
Adoptar objetivos de reducción de emisiones y un precio interno del carbono
Comprometerse a no obtener sus componentes fuera de Japón
Utilizar el precio interno del carbono más alto del mundo
Adoptar objetivos de reducción de emisiones y un precio interno del carbono
Comprometerse a no obtener sus componentes fuera de Japón
Logo

Información importante

Los Fondos Robeco Capital Growth no han sido inscritos conforme a la Ley de sociedades de inversión de Estados Unidos (United States Investment Company Act) de 1940, en su versión en vigor, ni conforme a la Ley de valores de Estados Unidos (United States Securities Act) de 1933, en su versión en vigor. Ninguna de las acciones puede ser ofrecida o vendida, directa o indirectamente, en los Estados Unidos ni a ninguna Persona estadounidense en el sentido de la Regulation S promulgada en virtud de la Ley de Valores de 1933, en su versión en vigor (en lo sucesivo, la “Ley de Valores”)). Asimismo, Robeco Institutional Asset Management B.V. (Robeco) no presta servicios de asesoramiento de inversión, ni da a entender que puede ofrecer este tipo de servicios, en los Estados Unidos ni a ninguna Persona estadounidense (en el sentido de la Regulation S promulgada en virtud de la Ley de Valores).

Este sitio Web está únicamente destinado a su uso por Personas no estadounidenses fuera de Estados Unidos (en el sentido de la Regulation S promulgada en virtud de la Ley de Valores) que sean inversores profesionales o fiduciarios profesionales que representen a dichos inversores que no sean Personas estadounidenses. Al hacer clic en el botón “Acepto” que se encuentra en el aviso sobre descargo de responsabilidad de nuestro sitio Web y acceder a la información que se encuentra en dicho sitio, incluidos sus subdominios, usted confirma y acepta lo siguiente: (i) que ha leído, comprendido y aceptado el presente aviso legal, (ii) que se ha informado de las restricciones legales aplicables y que, al acceder a la información contenida en este sitio Web, manifiesta que no infringe, ni provocará que Robeco o alguna de sus entidades o emisores vinculados infrinjan, ninguna ley aplicable, por lo que usted está legalmente autorizado a acceder a dicha información, en su propio nombre y en representación de sus clientes de asesoramiento de inversión, en su caso, (iii) que usted comprende y acepta que determinada información contenida en el presente documento se refiere a valores que no han sido inscritos en virtud de la Ley de Valores, y que solo pueden venderse u ofrecerse fuera de Estados Unidos y únicamente por cuenta o en beneficio de Personas no estadounidenses (en el sentido de la Regulation S promulgada en virtud de la Ley de Valores), (iv) que usted es, o actúa como asesor de inversión discrecional en representación de, una Persona no estadounidense (en el sentido de la Regulation S promulgada en virtud de la Ley de Valores) situada fuera de los Estados Unidos y (v) que usted es, o actúa como asesor de inversión discrecional en representación de, un inversión profesional no minorista. El acceso a este sitio Web ha sido limitado, de manera que no constituya intento de venta dirigida (según se define este concepto en la Regulation S promulgada en virtud de la Ley de Valores) en Estados Unidos, y que no pueda entenderse que a través del mismo Robeco dé a entender al público estadounidense en general que ofrece servicios de asesoramiento de inversión. Nada de lo aquí señalado constituye una oferta de venta de valores o la promoción de una oferta de compra de valores en ninguna jurisdicción. Nos reservamos el derecho a denegar acceso a cualquier visitante, incluidos, a título únicamente ilustrativo, aquellos visitantes con direcciones IP ubicadas en Estados Unidos.

Este sitio Web ha sido cuidadosamente elaborado por Robeco. La información de esta publicación proviene de fuentes que son consideradas fiables. Robeco no es responsable de la exactitud o de la exhaustividad de los hechos, opiniones, expectativas y resultados referidos en la misma. Aunque en la elaboración de este sitio Web se ha extremado la precaución, no aceptamos responsabilidad alguna por los daños de ningún tipo que se deriven de una información incorrecta o incompleta. El presente sitio Web podrá sufrir cambios sin previo aviso. El valor de las inversiones puede fluctuar. Rendimientos anteriores no son garantía de resultados futuros. Si la divisa en que se expresa el rendimiento pasado difiere de la divisa del país en que usted reside, tenga en cuenta que el rendimiento mostrado podría aumentar o disminuir al convertirlo a su divisa local debido a las fluctuaciones de los tipos de cambio. Para inversores profesionales únicamente. Prohibida su comunicación al público en general.

No estoy de acuerdo