latames
Indices Insights: ¿La beta climática refleja una nueva dimensión del riesgo climático?

Indices Insights: ¿La beta climática refleja una nueva dimensión del riesgo climático?

13-09-2022 | Visión

Utilizamos el parámetro de medición “beta climática”, que cuantifica la sensibilidad de una acción a la transición hacia una economía con bajas emisiones de carbono. Demostramos que este parámetro permite distinguir claramente qué empresas son vulnerables a los riesgos de transición y cuáles probablemente puedan beneficiarse de la transición hacia las cero emisiones netas.

  • Joop  Huij
    Joop
    Huij
    Head of Indices
  • Thijs Markwat
    Thijs
    Markwat
    Researcher
  • Lucian Peppelenbos
    Lucian
    Peppelenbos
    Climate & Biodiversity Strategist
  • Simon Lansdorp
    Simon
    Lansdorp
    Portfolio Manager

Lectura rápida

  • La beta climática mide la sensibilidad de una acción al riesgo climático
  • Este parámetro permite identificar a los líderes y a los rezagados en la escena climática
  • Refleja dimensiones del riesgo climático que van más allá de la huella de carbono

En los anteriores artículos de “Indices Insights”1 primero explicamos por qué los datos genéricos sobre emisiones de carbono resultan menos efectivos a la hora de identificar a los líderes y a los rezagados en la escena climática. Después analizamos una cartera larga-corta –de acciones contaminantes-menos-limpias (PMC)– que se orienta al diferencial de rentabilidad entre las empresas contaminantes y las limpias. Además, explicamos que esta cartera PMC registra rentabilidades comparativamente deficientes en los meses en que aumenta la preocupación climática, y viceversa.

En este artículo, profundizamos en nuestros hallazgos introduciendo otro parámetro de medición, la beta climática, que refleja la sensibilidad de cada acción individual a la cartera PMC.2 Más concretamente, las entidades con una beta climática elevada tienden a registrar una buena evolución cuando la cartera PMC presenta una rentabilidad positiva, y suele suceder lo contrario en el caso de las empresas con una beta climática baja.

En consecuencia, nuestra previsión es que las acciones con una beta climática elevada se vean negativamente afectadas por el endurecimiento de las políticas climáticas, la transición hacia una economía con bajas emisiones de carbono y las innovaciones en tecnología verde. Por otra parte, cabe esperar que las acciones con una beta climática baja se beneficien de la transición hacia las cero emisiones netas. En general, consideramos que la beta climática captura una dimensión del riesgo climático diferente de la que reflejan los datos sobre emisiones de carbono o huella de carbono.

Por ejemplo, la beta climática incluye un elemento de orientación a futuro, ya que incorpora las expectativas de mercado, mientras que las emisiones de carbono se basan en datos previos o, en el mejor de los casos, actuales. La beta climática se calcula a partir de la rentabilidad, de modo que puede dar cabida a factores importantes tales como (los cambios en) el modelo de negocio de una empresa, su acceso a tecnología verde e innovación, su competencia y su salud financiera.

Si bien es cierto que los datos sobre emisiones de carbono se pueden utilizar para filtrar y descartar a las empresas que más contaminan, no resultan útiles a la hora de identificar las acciones que podrían beneficiarse de la transición hacia una economía con bajas emisiones de carbono o las que han anunciado planes para reducir sus emisiones. Por otra parte, la beta climática permite distinguir entre las empresas vulnerables a la transición y las que van a beneficiarse de ella.

Conozca las perspectivas más recientes sobre sostenibilidad
Conozca las perspectivas más recientes sobre sostenibilidad
Suscríbase

La beta climática puede hacer aflorar mucha más información que la huella de carbono

Podemos ilustrar esto con un ejemplo hipotético, comparando una empresa que produce paneles solares y otra que fabrica vehículos con motores de combustión interna. En los procesos de producción de ambas empresas se generan niveles relativamente elevados de emisiones de carbono. A efectos de este ejemplo, asumamos que la huella de carbono de ambas operaciones es la misma.

Si se establece un impuesto al carbono, los precios de los combustibles fósiles probablemente aumentarán y la demanda de vehículos con motores de combustión interna se reducirá, lo que hará que la situación resulte negativa para el fabricante de automóviles. Por otro lado, el impuesto al carbono probablemente hará que suban los precios de la energía, lo que a su vez seguramente dé lugar a un aumento de la demanda de energía solar, y eso beneficiará al productor de paneles solares y al precio de su acción.

De igual modo, preveríamos una rentabilidad negativa para la cartera PMC si se estableciera un impuesto al carbono, ya que normalmente sus resultados tienden a ser comparativamente deficientes en periodos de mayor preocupación por el clima. Según esta dinámica, cabría esperar que la empresa automovilística presentara una beta climática relativamente elevada, y que el del fabricante de paneles solares fuera relativamente bajo.

La beta climática puede utilizarse para evaluar el riesgo de transición

Para evaluar si la beta climática refleja una dimensión del riesgo climático diferente de la que plasman los datos de huella de carbono y si es indicativo del riesgo de transición, hemos analizado las posiciones de los ETF de energías renovables y de petróleo. En concreto, hemos calculado la beta climática estimada y la huella de carbono media ponderada de las carteras de energía “limpia” y petróleo “contaminante”.

En la Figura 1 se muestra la huella de carbono (barras marrones) en relación con el índice general de mercado y la beta climática (barras azules) de algunos de los mayores ETF dedicados a energías renovables.3 Curiosamente, se observa que todas las carteras temáticas de energías renovables presentan una huella de carbono mayor que la del grueso del mercado, a pesar de que se centran en energía limpia.

Por el contrario, sus betas climáticas son negativas, lo que implica que tenderían a ofrecer resultados positivos cuando la cartera PMC genera resultados negativos, y viceversa. En otras palabras, estos ETF presentan un riesgo de transición climática relativamente bajo.4 Vemos pues que una huella de carbono elevada no equivale necesariamente a un gran riesgo de transición.

Figura 1 | Los ETF de energías renovables presentan huellas de carbono altas, pero betas climáticas negativas (líderes climáticos)

Fuente: Robeco, TruCost, FactSet, Morningstar. El análisis se ha realizado utilizando datos a 31 de julio de 2022.

De igual modo, observamos que todos los ETF centrados en el petróleo tienen una huella de carbono significativamente mayor que la del mercado, como se muestra en la Figura 2. Sin embargo, sus betas climáticas son positivas, sin excepción. Por ello, cabe esperar que su rentabilidad evolucione en la misma dirección que la de la cartera PMC, es decir, que presenten un riesgo de transición elevado.

Figura 2 | Los ETF de petróleo presentan huellas de carbono altas y betas climáticas positivas (rezagados climáticos)

Fuente: Robeco, TruCost, FactSet, Morningstar. El análisis se ha realizado utilizando datos a 31 de julio de 2022.

Este resultado demuestra que la beta climática captura información diferente sobre el riesgo climático que la que ofrecen los datos sobre huella de carbono, es decir, el riesgo de transición. Así pues, resulta más apropiado si lo que se busca es distinguir entre líderes y rezagados climáticos. Dicho de otro modo, si se sigue un enfoque genérico de inversión con bajas emisiones de carbono, se eludirían las empresas de energías renovables con elevadas emisiones de carbono, a pesar de que se considera que estas empresas son importantes para la transición hacia una economía con bajas emisiones.

Datos y metodología

Nuestra selección de ETF de energías renovables se basa en una combinación de ETF de “energías renovables” de etf.com y ETF de “energías limpias” de etfdb.com. Se componen de acciones cotizadas, ya sea en EE.UU. o en el resto del mundo, pertenecientes a empresas que participan en la producción de energías limpias (tales como biocombustibles, energía solar, eólica o de otras fuentes renovables) o en otras actividades relacionadas (como baterías y redes eléctricas inteligentes o empresas que financian proyectos ecológicos). Nuestra muestra final de carteras de energías renovables está integrada por los cinco mayores ETF, según el volumen de activos bajo gestión, de los que disponemos de datos sobre al menos el 60% de sus posiciones.

En el caso de los ETF de petróleo, nuestra selección se basa en una combinación de ETF de “petróleo” de etf.com y de ETF de “exploración y producción de petróleo y gas” de etfdb.com. Estos ofrecen exposición a los subsectores de exploración y producción, e incluyen a muchos de los principales productores de petróleo. En línea con el enfoque que adoptamos para los ETF de energías renovables, nuestra muestra final de carteras de ETF de petróleo está integrada por los cinco mayores ETF, según el volumen de activos bajo gestión, de los que disponemos de datos sobre al menos el 60% de las posiciones en ETF.

Los datos relativos a las posiciones en ETF proceden de Morningstar y corresponden al 31 de julio de 2022. Las posiciones del índice general de mercado se basan en el índice MSCI World y se han obtenido de FactSet. Calculamos las huellas de carbono y las betas climáticas para cada uno de los diez ETF y para el índice de mercado. Tomamos como huella de carbono de la cartera la huella de carbono media ponderada, medida conforme a las emisiones de Alcance 1 y 2 según TruCost, dividida entre el valor de empresa incluyendo caja (EVIC), en relación con el índice de mercado. Como valor de la beta climática, tomamos las betas históricas a 36 meses por regresión de la rentabilidad de las acciones del índice Robeco Developed Climate Risk L/S Factor.5

Conclusión

Basándonos en nuestro análisis, concluimos que el parámetro de beta climática proporciona información sobre el riesgo climático desde un punto de vista diferente del de los datos sobre huella de carbono. Por ejemplo, hemos puesto de manifiesto que las huellas de carbono de los ETF de energías renovables y de petróleo son relativamente altas, en ambos casos. Sin embargo, sus betas climáticas diferencian claramente entre las carteras que son vulnerables al riesgo de transición y las que probablemente puedan beneficiarse de la transición hacia las cero emisiones netas.


La serie Indices Insights proporciona un novedoso análisis centrado en la inversión en índices, sobre todo los temas de inversión sostenible, inversión factorial o inversión temática. Los artículos los escribe el equipo de Soluciones de Índice Sostenible, a menudo en estrecha colaboración con especialistas de Robeco en la materia. El equipo tiene una amplia experiencia en investigación y gestión de cartera, y desde 2015 lleva diseñando índices sostenibles, factoriales y temáticos para una gran variedad de clientes: fondos soberanos, fondos de pensiones, aseguradoras, consultores de inversión globales, gestores de activos y banca privada. El equipo también puede diseñar índices sostenibles a medida para atender necesidades específicas de los clientes. Para más información, visite nuestro sitio Web Sustainable Index Solutions (robeco.com).

 

1 Huij, J., Lansdorp, S., Peppelenbos, L., y Markwat, T., junio de 2022, “Can carbon emissions data identify leaders and laggards”, artículo de Robeco; y Huij, J., Lansdorp, S., Peppelenbos, L., y Markwat, T., agosto de 2022, “Do investors act on shifts in climate change”, artículo de Robeco.
2 El beta climático es, en su esencia, una medición similar al beta de carbono que se presentó en el documento de Huij, J., Laurs, D., Stork, P. A., y Zwinkels, R. C. J., de noviembre de 2021, “Carbon beta: A market-based measure of climate risk”, Documento de trabajo SSRN. En ese artículo, el beta de carbono se estimaba a partir de una cartera larga en una cesta de valores compuesta por empresas con elevadas emisiones de carbono y corta en una cesta de valores compuesta por empresas con bajas emisiones de carbono. El beta climático, por su parte, se calcula sobre la base de una cartera larga en una cesta de valores con puntuaciones negativas en los ODS climáticos y corta en una cesta de valores con puntuación positiva en los ODS climáticos.
3 Así pues, una huella de carbono del 100% significa que el ETF tiene una huella de carbono el doble de grande que la del índice general de mercado. Cabe destacar que el beta climático del índice de mercado es igual a cero.
4 Rogamos al lector que tenga en cuenta que, posiblemente, esta sea una simplificación excesiva del concepto. La transición no es lineal en sí misma y los mercados también pueden ir en contra (temporalmente) de las energías renovables.
5 Véase: www.spglobal.com/spdji/en/custom-index-calculations/robeco-indices-bv/all/#overview

Indices insights
Read all articles
Logo

Información importante

Los Fondos Robeco Capital Growth no han sido inscritos conforme a la Ley de sociedades de inversión de Estados Unidos (United States Investment Company Act) de 1940, en su versión en vigor, ni conforme a la Ley de valores de Estados Unidos (United States Securities Act) de 1933, en su versión en vigor. Ninguna de las acciones puede ser ofrecida o vendida, directa o indirectamente, en los Estados Unidos ni a ninguna Persona estadounidense en el sentido de la Regulation S promulgada en virtud de la Ley de Valores de 1933, en su versión en vigor (en lo sucesivo, la “Ley de Valores”)). Asimismo, Robeco Institutional Asset Management B.V. (Robeco) no presta servicios de asesoramiento de inversión, ni da a entender que puede ofrecer este tipo de servicios, en los Estados Unidos ni a ninguna Persona estadounidense (en el sentido de la Regulation S promulgada en virtud de la Ley de Valores).

Este sitio Web está únicamente destinado a su uso por Personas no estadounidenses fuera de Estados Unidos (en el sentido de la Regulation S promulgada en virtud de la Ley de Valores) que sean inversores profesionales o fiduciarios profesionales que representen a dichos inversores que no sean Personas estadounidenses. Al hacer clic en el botón “Acepto” que se encuentra en el aviso sobre descargo de responsabilidad de nuestro sitio Web y acceder a la información que se encuentra en dicho sitio, incluidos sus subdominios, usted confirma y acepta lo siguiente: (i) que ha leído, comprendido y aceptado el presente aviso legal, (ii) que se ha informado de las restricciones legales aplicables y que, al acceder a la información contenida en este sitio Web, manifiesta que no infringe, ni provocará que Robeco o alguna de sus entidades o emisores vinculados infrinjan, ninguna ley aplicable, por lo que usted está legalmente autorizado a acceder a dicha información, en su propio nombre y en representación de sus clientes de asesoramiento de inversión, en su caso, (iii) que usted comprende y acepta que determinada información contenida en el presente documento se refiere a valores que no han sido inscritos en virtud de la Ley de Valores, y que solo pueden venderse u ofrecerse fuera de Estados Unidos y únicamente por cuenta o en beneficio de Personas no estadounidenses (en el sentido de la Regulation S promulgada en virtud de la Ley de Valores), (iv) que usted es, o actúa como asesor de inversión discrecional en representación de, una Persona no estadounidense (en el sentido de la Regulation S promulgada en virtud de la Ley de Valores) situada fuera de los Estados Unidos y (v) que usted es, o actúa como asesor de inversión discrecional en representación de, un inversión profesional no minorista. El acceso a este sitio Web ha sido limitado, de manera que no constituya intento de venta dirigida (según se define este concepto en la Regulation S promulgada en virtud de la Ley de Valores) en Estados Unidos, y que no pueda entenderse que a través del mismo Robeco dé a entender al público estadounidense en general que ofrece servicios de asesoramiento de inversión. Nada de lo aquí señalado constituye una oferta de venta de valores o la promoción de una oferta de compra de valores en ninguna jurisdicción. Nos reservamos el derecho a denegar acceso a cualquier visitante, incluidos, a título únicamente ilustrativo, aquellos visitantes con direcciones IP ubicadas en Estados Unidos.

Este sitio Web ha sido cuidadosamente elaborado por Robeco. La información de esta publicación proviene de fuentes que son consideradas fiables. Robeco no es responsable de la exactitud o de la exhaustividad de los hechos, opiniones, expectativas y resultados referidos en la misma. Aunque en la elaboración de este sitio Web se ha extremado la precaución, no aceptamos responsabilidad alguna por los daños de ningún tipo que se deriven de una información incorrecta o incompleta. El presente sitio Web podrá sufrir cambios sin previo aviso. El valor de las inversiones puede fluctuar. Rendimientos anteriores no son garantía de resultados futuros. Si la divisa en que se expresa el rendimiento pasado difiere de la divisa del país en que usted reside, tenga en cuenta que el rendimiento mostrado podría aumentar o disminuir al convertirlo a su divisa local debido a las fluctuaciones de los tipos de cambio. Para inversores profesionales únicamente. Prohibida su comunicación al público en general.

No estoy de acuerdo