latames
Los dilemas de la IS: mantener el rumbo hacia el cero neto en 2050

Los dilemas de la IS: mantener el rumbo hacia el cero neto en 2050

24-11-2022 | SI Dilemmas
La cumbre climática COP27 consiguió algunas victorias, pero en general fue decepcionante. ¿Cómo mantenemos el rumbo hacia el cero neto a falta de cooperación internacional? En nuestra opinión, la transición hacia el cero neto seguirá cobrando fuerza porque, paradójicamente, parece que la falta de cooperación internacional sirve para acelerar la transición energética.
  • Lucian Peppelenbos
    Lucian
    Peppelenbos
    Climate & Biodiversity Strategist

Lectura rápida

  • La COP27 se anota algunos tantos gracias al foco en la financiación climática
  • La innovación y la inversión pueden ayudar a mantener el calentamiento global muy por debajo de 2 ºC
  • Señales claras de que la transición cobra fuerza pese a los problemas mundiales

La cumbre climática COP27 se celebró mientras los países de todo el mudo se enfrentan a distintas crisis por la energía, la alimentación, la inflación, la guerra y el estrés de la deuda. Los dos países fundamentales para que las negociaciones tengan éxito, China y EE.UU., apenas se hablan, y la UE también ha perdido credibilidad tras su vuelta al carbón y haber aumentado enormemente las ayudas a los combustibles fósiles. Todo ello en un año en que el cambio climático sigue teniendo un profundo impacto en todo el planeta, desatando hambrunas en África Oriental y cierres de fábricas en China y Europa, además de dejar sin hogar a medio millón de personas en Pakistán por las inundaciones.

En este contexto, la COP27 se centró en dos cuestiones clave. La primera fue la financiación climática. Durante años los países industrializados han incumplido sus promesas de ayudar al Sur Global a soportar los costes de adaptación y mitigación. La cumbre de este año también abordó la cuestión de los daños y pérdidas: se apeló a las economías ricas para que se hicieran responsables de los daños que sus emisiones históricas están causando a los países vulnerables. En este punto, la cumbre deparó un resultado histórico con la creación de un fondo para daños y pérdidas, aunque pensamos que queda mucho pendiente de negociar para que sea operativo. A corto plazo podría aumentar la financiación climática procedente de las instituciones financieras que deben reformarse como consecuencia del acuerdo alcanzado en Sharm el-Sheikh.

Los avances en la implementación del Acuerdo de París fueron el segundo punto de atención de la cumbre. A este respecto, parece que debemos estar contentos porque, aunque no avanzamos, tampoco retrocedemos. El objetivo de 1,5 °C superó a duras penas las negociaciones, sin que se alcanzara un acuerdo sobre la reducción paulatina del actual consumo de combustibles fósiles. En resumen, un punto muerto insatisfactorio.

Conozca las perspectivas más recientes sobre sostenibilidad
Conozca las perspectivas más recientes sobre sostenibilidad
Suscríbase

Un vaso medio lleno

Por tanto, ¿estamos ahora después de esta COP en camino de alcanzar el cero neto en 2050? En Robeco vemos el vaso medio lleno. Es cierto que la cumbre no deparó muchos avances en términos de soluciones concretas, con unas emisiones globales que no paran de aumentar y unas políticas climáticas que todavía dejan que desear. La cumbre nos deja todavía abocados a un calentamiento global de 2,5 ºC.

Pero hace cinco años íbamos camino de un calentamiento global de 4 ºC. Por tanto, hemos avanzado: ha habido un cambio de rumbo. En este sentido, el mecanismo de escalada del Acuerdo de París, por el que periódicamente se aumentan los objetivos climáticos, está surtiendo efectos. La prueba relevante será la cumbre del próximo año en Dubai, cuando los países presentarán nuevos planes en base al balance de los progresos cosechados en todo el mundo. La política climática está avanzando, como en EE.UU. este año, y ello puede entrañar cambios exponenciales, al desatar las fuerzas de mercado y la inventiva humana para generar valor con la transición al cero neto.

Consideremos por ejemplo la transición desde el actual consumo de combustibles fósiles. Este año hemos avanzado en medio de una crisis energética. Pese a que Europa ha recuperado masivamente las centrales térmicas de carbón, la Agencia Internacional de la Energía (IEA) no prevé más que un aumento del 1% en las emisiones procedentes de la energía este año, porcentaje muy inferior al aumento de 2021. Ello se debe a que el despliegue de energías renovables y vehículos eléctricos ha aumentado significativamente en todo el mundo. Por tanto, las habituales estadísticas sobre aumento de las emisiones globales ocultan un giro acelerado hacia una energía más limpia.

El pico de los combustibles fósiles se adelanta

En sus últimas Perspectivas Energéticas Mundiales, la IEA concluye que el pico de consumo de los combustibles fósiles se adelantará hasta antes de 2030, al buscar los países seguridad energética mediante la inversión en renovables y con la eficiencia energética. Esa es la política que este año han adaptado los principales emisores, como EE.UU., UE, India, Australia, Corea del Sur, Japón y China. Un ejemplo concreto es la Ley de reducción de la inflación de EE.UU., que con un paquete de ayudas de 369.000 millones de USD acelerará la innovación tecnológica y permitirá que las empresas radicadas en EE.UU. compitan mejor con los proveedores chinos de tecnologías renovables.

Creemos que estos hitos van a marcar un punto de inflexión, en el que la transición al cero neto adquiere tanta fuerza que su despliegue y aceleración será imparable. Mantener el calentamiento global limitado a 1,5 ºC sería un logro que superaría cualquier comparación histórica, pero la innovación y las fuerzas del mercado suelen ser exponenciales, no lineales, así que, ¡quién sabe!

Invertir en la transición

¿Qué significa esto para inversores como Robeco? Nosotros mantenemos el rumbo para el cero neto en 2050 y seguimos invirtiendo en la transición. La descarbonización de nuestra cartera se sitúa en la actualidad en el -43% frente a nuestra referencia de final de año de 2019. Empezamos el año en el -35%, lo que significa que durante 2022 hemos seguido continuado con la descarbonización, pese a la recarbonización del mercado provocada por el mayor peso del sector de la energía en el índice de referencia.

Sin embargo, hay que advertir que estos datos solo ofrecen una imagen parcial. La descarbonización de la cartera puede ser consecuencia de la entrada o salida de la misma de uno o varios emisores concretos. Analizar las propias empresas y si gestionan satisfactoriamente su transición es igualmente importante. Eso lo medimos con nuestro semáforo climático. Con esta herramienta evaluamos si los 250 principales emisores de nuestro universo de inversión se alinean adecuadamente con los objetivos del Acuerdo de París.

En nuestro análisis de este año hemos encontrado que el 27% de las empresas ya tienen una estrategia de transición sólida, mientras que el 21% se ha puesto a ello en serio y el 52% no hace lo suficiente. Es en este último grupo en el que centramos nuestra interacción, y en el que podemos votar en contra de sus gestores.

Alineamiento con el Acuerdo de París de los 250 principales emisores según el Semáforo Climático de Robeco

La transición en la economía real

Hasta ahora, nuestro desempeño de descarbonización ha sido fundamentalmente resultado de la estrategia de inversión de nuestros fondos. Los equipos de inversión han seleccionado las acciones que consideran que generan valor, y lo han hecho respetando holgadamente sus objetivos de carbono. Esa política solo puede mantenerse si la economía real transita hacia el cero neto. Para ello se requiere que todos los sectores de la economía se impliquen en el clima, espoleados por una normativa y unas políticas ambiciosas.

Nuestro papel como inversores consiste en interactuar con las empresas participadas y las autoridades públicas, y canalizar fondos hacia empresas que desarrollan soluciones climáticas, evitando activos que corren el riesgo de quedar bloqueados.

La buena noticia es que, en un entorno de aumento de las emisiones globales, antagonismo político y una nueva cumbre climática decepcionante, se aprecian señales claras de que la transición está en marcha en el mercado.

Los dilemas de la IS
Los dilemas de la IS
Leer todos los artículos
Logo

Información importante

Los Fondos Robeco Capital Growth no han sido inscritos conforme a la Ley de sociedades de inversión de Estados Unidos (United States Investment Company Act) de 1940, en su versión en vigor, ni conforme a la Ley de valores de Estados Unidos (United States Securities Act) de 1933, en su versión en vigor. Ninguna de las acciones puede ser ofrecida o vendida, directa o indirectamente, en los Estados Unidos ni a ninguna Persona estadounidense en el sentido de la Regulation S promulgada en virtud de la Ley de Valores de 1933, en su versión en vigor (en lo sucesivo, la “Ley de Valores”)). Asimismo, Robeco Institutional Asset Management B.V. (Robeco) no presta servicios de asesoramiento de inversión, ni da a entender que puede ofrecer este tipo de servicios, en los Estados Unidos ni a ninguna Persona estadounidense (en el sentido de la Regulation S promulgada en virtud de la Ley de Valores).

Este sitio Web está únicamente destinado a su uso por Personas no estadounidenses fuera de Estados Unidos (en el sentido de la Regulation S promulgada en virtud de la Ley de Valores) que sean inversores profesionales o fiduciarios profesionales que representen a dichos inversores que no sean Personas estadounidenses. Al hacer clic en el botón “Acepto” que se encuentra en el aviso sobre descargo de responsabilidad de nuestro sitio Web y acceder a la información que se encuentra en dicho sitio, incluidos sus subdominios, usted confirma y acepta lo siguiente: (i) que ha leído, comprendido y aceptado el presente aviso legal, (ii) que se ha informado de las restricciones legales aplicables y que, al acceder a la información contenida en este sitio Web, manifiesta que no infringe, ni provocará que Robeco o alguna de sus entidades o emisores vinculados infrinjan, ninguna ley aplicable, por lo que usted está legalmente autorizado a acceder a dicha información, en su propio nombre y en representación de sus clientes de asesoramiento de inversión, en su caso, (iii) que usted comprende y acepta que determinada información contenida en el presente documento se refiere a valores que no han sido inscritos en virtud de la Ley de Valores, y que solo pueden venderse u ofrecerse fuera de Estados Unidos y únicamente por cuenta o en beneficio de Personas no estadounidenses (en el sentido de la Regulation S promulgada en virtud de la Ley de Valores), (iv) que usted es, o actúa como asesor de inversión discrecional en representación de, una Persona no estadounidense (en el sentido de la Regulation S promulgada en virtud de la Ley de Valores) situada fuera de los Estados Unidos y (v) que usted es, o actúa como asesor de inversión discrecional en representación de, un inversión profesional no minorista. El acceso a este sitio Web ha sido limitado, de manera que no constituya intento de venta dirigida (según se define este concepto en la Regulation S promulgada en virtud de la Ley de Valores) en Estados Unidos, y que no pueda entenderse que a través del mismo Robeco dé a entender al público estadounidense en general que ofrece servicios de asesoramiento de inversión. Nada de lo aquí señalado constituye una oferta de venta de valores o la promoción de una oferta de compra de valores en ninguna jurisdicción. Nos reservamos el derecho a denegar acceso a cualquier visitante, incluidos, a título únicamente ilustrativo, aquellos visitantes con direcciones IP ubicadas en Estados Unidos.

Este sitio Web ha sido cuidadosamente elaborado por Robeco. La información de esta publicación proviene de fuentes que son consideradas fiables. Robeco no es responsable de la exactitud o de la exhaustividad de los hechos, opiniones, expectativas y resultados referidos en la misma. Aunque en la elaboración de este sitio Web se ha extremado la precaución, no aceptamos responsabilidad alguna por los daños de ningún tipo que se deriven de una información incorrecta o incompleta. El presente sitio Web podrá sufrir cambios sin previo aviso. El valor de las inversiones puede fluctuar. Rendimientos anteriores no son garantía de resultados futuros. Si la divisa en que se expresa el rendimiento pasado difiere de la divisa del país en que usted reside, tenga en cuenta que el rendimiento mostrado podría aumentar o disminuir al convertirlo a su divisa local debido a las fluctuaciones de los tipos de cambio. Para inversores profesionales únicamente. Prohibida su comunicación al público en general.

No estoy de acuerdo