latames
Tras la victoria de Biden, la atención se centra en el Covid-19 y la recuperación

Tras la victoria de Biden, la atención se centra en el Covid-19 y la recuperación

04-12-2020 | Visión
En base al recuento de votos, Joe Biden ha sido elegido 46º presidente de EE.UU. Aunque el presidente Donald Trump todavía no ha admitido su derrota, la transición ha comenzado y la auténtica incertidumbre se centra en el control del Senado, que no se despejará hasta el 5 de enero, con la segunda vuelta electoral de Georgia. Las probabilidades de un Congreso dividido son altas a nuestro juicio.
  • Fabiana Fedeli
    Fabiana
    Fedeli
    Global Head of Fundamental Equities

Lectura rápida

  • Un Congreso dividido probablemente limitará la capacidad de Joe Biden de aplicar nuevas políticas
  • A corto plazo será crucial la ejecución del paquete de estímulos estadounidense
  • El Covid-19 y la recuperación serán más importantes que los cambios políticos en EE.UU.
Conozca las perspectivas más recientes
Conozca las perspectivas más recientes
Suscríbase

La nueva administración llega en plena pandemia, y los inversores en renta variable tienen que fijarse en tres elementos. En primer lugar, las políticas que la administración Biden vaya a poder aplicar. Segundo, las novedades sobre el Covid-19. Estrechamente relacionado con ello está el tercer elemento, que es la capacidad de la economía de EE.UU. de mantener e incluso prolongar la recuperación.

Con un Congreso dividido, la capacidad del gobierno de seguir políticas nuevas se verá gravemente comprometida. Anteriores administraciones estadounidenses han llegado a dominar el arte de gobernar mediante órdenes ejecutivas. Con todo, el presidente necesita la colaboración del Senado para cambiar legislación, aumentar el gasto o cubrir puestos clave del gobierno y las agencias federales. El apoyo bipartidista nos parece poco probable, dadas las enormes diferencias existentes entre ambos partidos.

En comparación con la Casa Blanca de Trump, es probable que con una administración Biden la cuestión no sea tanto qué consigue sino qué no estropea.

Por tanto, en comparación con la Casa Blanca de Trump, es probable que con una administración Biden la cuestión no sea tanto qué consigue sino qué no estropea. Con o sin apoyo del Senado, prevemos que la política exterior de una administración Biden sea menos conflictiva, y menos proclive a usar las tarifas como estrategia preferida.

Ello sería positivo para el comercio y las relaciones internacionales, y mejoraría el clima de mercado en Europa y los mercados emergentes. Además, se prevé que una presidencia Biden haga que los inversores se muestren menos volátiles sobre China. Una Casa Blanca demócrata negociará más duramente con China, pero también será más coherente que la actual administración.

Y aunque no es probable que se dediquen billones de dólares al cambio climático, y mucho menos que se apruebe un impuesto al carbono, cabe esperar que en EE.UU. aumento el interés por la sostenibilidad. Biden puede volver a suscribir el Acuerdo de París sobre el cambio climático sin apoyo del Senado. Además, con respaldo del Congreso o sin él, en EE.UU. aumenta la sensibilización medioambiental.

Un ámbito donde es probable que una administración Biden haga más hincapié es el de la presión regulatoria sobre las grandes plataformas de Internet y en la nube. Aunque existe un consenso bipartidista sobre la necesidad de acotar el poder aparente de las grandes empresas, seguramente aparecerán desacuerdos sobre cómo concretar esa regulación, sin que quepa esperar que a corto plazo cambie la normativa, dada la complejidad de actualizar las actuales normas antimonopolio de EE.UU. Con todo, el control sobre las Big Tech irá en aumento, con una administración Biden que podrá presentar demandas mediante el Departamento de Justicia, con convulsiones ocasionales en los mercados.

Para los mercados de renta variable, la consecuencia más destacada a corto plazo de una administración Biden y un Congreso dividido es no contar a tiempo con un paquete significativo de estímulos fiscales, lo que seguramente ralentizará la recuperación económica estadounidense.

De ahí que sea tan crucial la satisfactoria gestión del brote de Covid-19 en EE.UU. y la pronta disponibilidad de terapias y vacunas eficaces. Y aunque para los inversores estadounidense pude ser un alivio que la regulación financiera y los tan temidos aumentos de impuestos sean ahora poco probables, al final lo que determinará el rumbo de las acciones estadounidenses será la recuperación económica o la falta de ella.

Nuestro escenario base sigue siendo el de una continuada mejoría de la economía mundial, aunque de forma dispar entre los distintos países

Para nosotros, eso significa que, en términos de coste/recompensa, o sea, comparando las valoraciones con el potencial alcista, los mercados bursátiles no estadounidenses ofrecen mejores oportunidades. De hecho, nuestro escenario base sigue siendo el de una continuada mejoría de la economía mundial, aunque de forma dispar entre los distintos países. En aquellos donde el impacto del Covid-19 en la economía es más moderado debería registrarse un efecto positivo en los fundamentales empresariales y mercados bursátiles.

No va a ser coser y cantar; nunca lo es. Cualquier novedad sobre avances terapéuticos, la velocidad de propagación del virus y el posible calendario de distribución de una vacuna puede modificar significativamente los ánimos. Además, la actual administración estadounidense todavía puede generar volatilidad de aquí al 20 de enero de 2021.

El presidente Trump no va a admitir su derrota caballerosamente, y podría tratar de aplicar políticas controvertidas a última hora. Sin embargo, y a falta de medidas imprevistas e irreversibles, consideramos que, en general, la renta variable mundial y estadounidense no prestará mucha atención a la Casa Blanca los dos próximos meses, siendo las previsiones de lo que pase a continuación las que dictaminen las cotizaciones.

En base al resultado previsto de las elecciones estadounidenses, no vemos motivo alguno para cambiar la distribución de nuestras inversiones. En nuestra opinión, para los mercados mundiales de renta variable el avance de la pandemia de Covid-19 en todo el mundo y el posible devenir de la recuperación económica futura serán mucho más relevantes que los cambios políticos en EE.UU.

Nuestros equipos de inversión han seguido recogiendo beneficios en acciones de crecimiento/defensivas seleccionados de todo el mundo cuyas valoraciones están ajustadas, reforzando valores rezagados de calidad que se prevé se beneficiarán de la recuperación de algunas áreas de la economía (aunque no todas). Ya se ve la luz al final del túnel. Aunque la segunda oleada del Covid-19 ha ralentizado la recuperación económica mundial, la aprobación de vacunas contra el Covid-19 y las nuevas terapias en el horizonte aproximan el cierre de las fuentes de incertidumbre.

Además, las disparidades de valoración entre acciones de crecimiento/defensivas y sus homólogas cíclicas/de valor ha alcanzado niveles que normalmente resultan injustificados por fundamentales. Para nosotros la selección de títulos sigue siendo clave, ya que algunas empresas serán estructuralmente perjudicadas por el prolongado efecto de las restricciones relativas al Covid-19.

En términos regionales, Asia septentrional, que incluye China, Taiwán y Corea del Sur, es la mayor posición sobreponderada de nuestras carteras mundiales, seguida de Europa. Recientemente hemos reducido la infraponderación en Japón, adoptando una exposición levemente infraponderada en EE.UU.

En los mercados emergentes, somos selectivos por países. Hemos seguido reforzando posiciones en China, Taiwán y Corea del Sur, y somos en general prudentes sobre las economías de Latinoamérica y EMEA. Sin embargo, la pandemia ha mejorado en varios países emergentes de fuera de Asia septentrional en fechas recientes, lo que se suma a unos datos económicos más favorables. A corto plazo, estas novedades pueden justificar un cambio en el posicionamiento de inversión.

Desde el punto de vista sectorial los títulos tecnológicos siguen sobreponderados en muchas carteras. Ese es también el caso de las tecnológicas estadounidenses, aunque hayamos reducido activamente esta posición. Los gigantes tecnológicos de EE.UU. siguen respaldados por una sólida dinámica de beneficios, aunque en muchos casos sus valoraciones son ajustadas. Ya se ha pasado el impacto inicial sobre la actividad del ‘trabajo desde casa’, y las comparaciones serán más desfavorables a partir del 2T 2021.

Desde el verano hemos aumentado nuestra exposición a valores industriales, materiales especializados y empresas de consumo de EE.UU., Europa y Asia septentrional. En el sector industrial, el tema del impacto climático reducido y la mayor eficiencia energética nos gusta especialmente, dado el crecimiento de las inversiones y la sensibilización que apreciamos en este ámbito.

El sector farmacéutico de EE.UU. es otro favorito. Incluso tras su buena evolución reciente, sus valoraciones están próximas a descuentos históricos en relación con el índice S&P 500, pese a sus sólidos fundamentales y una nutrida cartera de productos en desarrollo.

Nuestras consideraciones de inversión se basan en la previsión de que una administración Biden gobierne con un Congreso dividido. Una victoria demócrata en la repetición electoral en Georgia para el Senado cambiaría esa hipótesis. Frente a lo que ahora anticipamos, la más probable consecuencia serían más estímulos, nuevas políticas medioambientales y cambios en el sistema sanitario estadounidense.

El rumbo y ritmo de avance de los mercados bursátiles se verían igualmente afectados, sobre todo en EE.UU., aunque también en el resto del mundo. Este es el escenario que ahora consideramos menos probable. Con todo, en los mercados de renta variable nada puede ni debe descartarse. La monotonía está prohibida.

Los temas relacionados con este artículo son:
Logo

Información importante

Los Fondos Robeco Capital Growth no han sido inscritos conforme a la Ley de sociedades de inversión de Estados Unidos (United States Investment Company Act) de 1940, en su versión en vigor, ni conforme a la Ley de valores de Estados Unidos (United States Securities Act) de 1933, en su versión en vigor. Ninguna de las acciones puede ser ofrecida o vendida, directa o indirectamente, en los Estados Unidos ni a ninguna Persona estadounidense en el sentido de la Regulation S promulgada en virtud de la Ley de Valores de 1933, en su versión en vigor (en lo sucesivo, la “Ley de Valores”)). Asimismo, Robeco Institutional Asset Management B.V. (Robeco) no presta servicios de asesoramiento de inversión, ni da a entender que puede ofrecer este tipo de servicios, en los Estados Unidos ni a ninguna Persona estadounidense (en el sentido de la Regulation S promulgada en virtud de la Ley de Valores).

Este sitio Web está únicamente destinado a su uso por Personas no estadounidenses fuera de Estados Unidos (en el sentido de la Regulation S promulgada en virtud de la Ley de Valores) que sean inversores profesionales o fiduciarios profesionales que representen a dichos inversores que no sean Personas estadounidenses. Al hacer clic en el botón “Acepto” que se encuentra en el aviso sobre descargo de responsabilidad de nuestro sitio Web y acceder a la información que se encuentra en dicho sitio, incluidos sus subdominios, usted confirma y acepta lo siguiente: (i) que ha leído, comprendido y aceptado el presente aviso legal, (ii) que se ha informado de las restricciones legales aplicables y que, al acceder a la información contenida en este sitio Web, manifiesta que no infringe, ni provocará que Robeco o alguna de sus entidades o emisores vinculados infrinjan, ninguna ley aplicable, por lo que usted está legalmente autorizado a acceder a dicha información, en su propio nombre y en representación de sus clientes de asesoramiento de inversión, en su caso, (iii) que usted comprende y acepta que determinada información contenida en el presente documento se refiere a valores que no han sido inscritos en virtud de la Ley de Valores, y que solo pueden venderse u ofrecerse fuera de Estados Unidos y únicamente por cuenta o en beneficio de Personas no estadounidenses (en el sentido de la Regulation S promulgada en virtud de la Ley de Valores), (iv) que usted es, o actúa como asesor de inversión discrecional en representación de, una Persona no estadounidense (en el sentido de la Regulation S promulgada en virtud de la Ley de Valores) situada fuera de los Estados Unidos y (v) que usted es, o actúa como asesor de inversión discrecional en representación de, un inversión profesional no minorista. El acceso a este sitio Web ha sido limitado, de manera que no constituya intento de venta dirigida (según se define este concepto en la Regulation S promulgada en virtud de la Ley de Valores) en Estados Unidos, y que no pueda entenderse que a través del mismo Robeco dé a entender al público estadounidense en general que ofrece servicios de asesoramiento de inversión. Nada de lo aquí señalado constituye una oferta de venta de valores o la promoción de una oferta de compra de valores en ninguna jurisdicción. Nos reservamos el derecho a denegar acceso a cualquier visitante, incluidos, a título únicamente ilustrativo, aquellos visitantes con direcciones IP ubicadas en Estados Unidos.

Este sitio Web ha sido cuidadosamente elaborado por Robeco. La información de esta publicación proviene de fuentes que son consideradas fiables. Robeco no es responsable de la exactitud o de la exhaustividad de los hechos, opiniones, expectativas y resultados referidos en la misma. Aunque en la elaboración de este sitio Web se ha extremado la precaución, no aceptamos responsabilidad alguna por los daños de ningún tipo que se deriven de una información incorrecta o incompleta. El presente sitio Web podrá sufrir cambios sin previo aviso. El valor de las inversiones puede fluctuar. Rendimientos anteriores no son garantía de resultados futuros. Si la divisa en que se expresa el rendimiento pasado difiere de la divisa del país en que usted reside, tenga en cuenta que el rendimiento mostrado podría aumentar o disminuir al convertirlo a su divisa local debido a las fluctuaciones de los tipos de cambio. Para inversores profesionales únicamente. Prohibida su comunicación al público en general.

No estoy de acuerdo