spaines
Shell pisa el acelerador para alcanzar su objetivo de emisiones  cero

Shell pisa el acelerador para alcanzar su objetivo de emisiones cero

17-04-2020 | Visión

Royal Dutch Shell ha dado un paso adelante en sus planes para alcanzar la neutralidad en emisiones de carbono, gracias a la iniciativa de interacción con inversores liderada por Robeco y la Iglesia Anglicana.

  • Sylvia van Waveren
    Sylvia
    van Waveren
    Engagement Specialist
  • Carola van Lamoen
    Carola
    van Lamoen
    Head SI Center of Expertise
  • Michiel  van Esch
    Michiel
    van Esch
    Specialist Governance and Active Ownership

Lectura rápida

  • El gigante del petróleo y el gas aspira a que en 2050 sus emisiones netas sean cero
  • El compromiso tiene su origen en el programa de interacción Climate Action 100+
  • Indudable muestra de que el diálogo entre inversores y empresas da resultado

El gigante anglo-neerlandés del petróleo y el gas ha manifestado su intención de convertirse en una empresa de energía con cero emisiones netas para el año 2050, o incluso antes; un objetivo más ambicioso aún que el que se había marcado anteriormente, en términos de reducción de su importante huella de carbono.

La medida es producto del amplio programa de interacción (engagement) con los inversores de Climate Action 100+, liderados por Robeco y el Fondo de Pensiones de la Iglesia Anglicana, junto con otras plataformas como el grupo de inversores neerlandés Eumedion o Institutional Investors Group on Climate Change.

Este nuevo acuerdo se basa en las ambiciones climáticas de Shell anunciadas en 2017 y en su Declaración conjunta con inversores de diciembre de 2018, cuando la empresa acordó establecer objetivos a corto plazo para reducir sus emisiones de carbono, vinculándolos por primera vez a la remuneración de sus directivos.

En su último comunicado, Shell expone su intención de:

  • Marcarse el ambicioso objetivo de alcanzar un nivel neto cero en todas las emisiones asociadas a la fabricación de sus productos, a más tardar, en 2050. Esto incluye tanto las emisiones de alcance 1 (las producidas directamente por la empresa) como las de alcance 2 (las producidas en la generación de la electricidad o el calor que necesita la empresa).
  • Reducir la huella neta de carbono de sus productos energéticos en un 65% aproximadamente para 2050 (objetivo anterior: 50%), y en alrededor de un 30% para 2035 (objetivo anterior: 20%).
  • Orientarse hacia el abastecimiento de empresas y sectores que, en 2050, también tengan niveles cero de emisiones netas, con lo que también aborda las emisiones de alcance 3, las que se generan a lo largo de la cadena de valor.

En lo referente a Robeco, el diálogo con Shell ha estado encabezado por Sylvia van Waveren y Michiel van Esch, especialistas sénior en interacción, que anteriormente ya habían logrado sentar a Shell a la mesa de los compromisos de descarbonización, al igual que a otras empresas con elevados niveles de emisiones.

La reducción de la huella mundial de carbono se considera esencial para cumplir los objetivos del Acuerdo de París. Este acuerdo internacional busca limitar el calentamiento global a menos de dos grados centígrados sobre los niveles preindustriales para finales de siglo, e idealmente restringir los aumentos de temperatura a un máximo de 1,5 grados, con el fin de aminorar el daño causado por el cambio climático.

Conozca las perspectivas más recientes sobre sostenibilidad
Conozca las perspectivas más recientes sobre sostenibilidad
Suscríbase

La interacción funciona

“Estos nuevos objetivos se basan en la declaración conjunta realizada en 2018 por Shell y Climate Action 100+”, explica Peter Ferket, director de inversiones de Robeco. “Demuestra que la interacción firme y comprometida entre los inversores institucionales y Shell puede ayudar a acelerar el ritmo de cambio para cumplir los objetivos del Acuerdo de París. Eleva el listón y marca un enfoque que otras empresas del sector del petróleo y el gas pueden reproducir.”

“Queda patente una vez más que la interacción con las empresas en que invertimos funciona, y que se trata de un mecanismo poderoso y un elemento diferenciador clave para propiciar cambios que permitan afrontar retos tan decisivos como el cambio climático”, añade Carola van Lamoen, responsable de titularidad activa de Robeco.

“Seguiremos interactuando con las empresas en las que invertimos para promover conductas más responsables, ya que esto incide positivamente sobre los intereses a largo plazo tanto de las propias empresas como de nuestros clientes y del conjunto de la sociedad.”

Información sobre los progresos

Shell ha manifestado también que llevará a cabo un seguimiento e informará sobre sus progresos en la reducción de la huella neta de carbono de los productos energéticos que suministra, así como en los avances que vaya realizando para lograr un nivel neto cero en las emisiones de sus operaciones. La empresa desarrollará asimismo un método para registrar e informar sobre la reducción de emisiones por parte de sus clientes; una tarea más compleja que precisará del desarrollo de las metodologías y marcos contables apropiados.

“Con la pandemia de Covid-19 y su grave impacto sobre la salud de las personas y nuestras economías, sin duda éstos son tiempos extraordinarios. Sin embargo, incluso en este periodo marcado por los retos más inmediatos, no debemos perder la perspectiva a largo plazo”, explica Ben van Beurden, director general de Royal Dutch Shell.

“Las expectativas de la sociedad en el debate sobre el cambio climático han cambiado rápidamente. Shell debe dar ahora un paso más allá en sus propias ambiciones, y por ello aspiramos a ser una empresa de energía con cero emisiones netas en 2050, o antes. La sociedad y nuestros clientes no esperan menos de nosotros.”

Puede leer el texto completo de la declaración de Shell aquí.