spaines
Los mercados al día: a qué atenerse

Los mercados al día: a qué atenerse

16-03-2020 | Visión
Aunque los colapsos del mercado son siempre desastrosos, sabemos que constituyen una buena oportunidad para ser inversores activos a largo plazo.
  • Fabiana Fedeli
    Fabiana
    Fedeli
    Global Head of Fundamental Equities
  • James Stuttard
    James
    Stuttard
    Head of Global Macro team and Portfolio Manager

Lectura rápida

  • Los mercados de crédito y renta variable han retrocedido a un ritmo inusitado
  • Es imposible saber cuándo tocará fondo el mercado, y la compra indiscriminada entraña riesgos
  • Tanto en crédito como en renta variable, es el momento de tener paciencia

Acertar con los mínimos del mercado es casi imposible, al depender de numerosos factores exógenos difíciles de predecir – como el momento y el contenido de las políticas que se adopten y la evolución de la epidemia.

Por eso pensamos que la mejor forma de proceder consiste en un enfoque gradual. Es importante señalar que no se trata de comprar indiscriminadamente.

Síganos ahora también en Instagram
Síganos ahora también en Instagram
Siganos

Los recortes han sido profundos y las autoridades disponen de un estrecho margen de actuación

En las tres semanas y media últimas, los mercados de crédito y renta variable han caído a un ritmo que no se veía desde 1987, superior incluso al de 1929. Aunque la atención de los medios se centró en las caídas de la renta variable, la rentabilidad de los bonos de EE.UU. a largo plazo osciló tanto entre semana como en toda la crisis por la retirada de estímulos de 2013. El mal funcionamiento de los mercados, sus extraordinarias oscilaciones y la falta de ofertas de compra y venta ejecutables apuntan a una crisis de liquidez y a ventas forzadas. Todo ello sucede en un contexto de abultado sobreendeudamiento y con los bancos lastrados por la normativa y su escasa disposición a asumir riesgos.

Todas las miradas se centran ahora en los gobiernos y los bancos centrales. Ellos son los inversores a largo plazo finales, que deciden cómo apoyar el mejor crecimiento económico ahora y en el futuro. Aunque históricamente se ha dispuesto de numerosas herramientas, el margen de actuación de las políticas públicas no ha sido tan estrecho desde los años 50. Para acordarse de recesiones con un nivel inicial de los tipos como el actual hay que tener más de 80 años (en la era del coronavirus, ser mayor tiene sus ventajas…).

Así que, ¿cómo invertir en la actual coyuntura?

En este momento no sabemos cuáles serán los siguientes medidas de las autoridades, y por cuánto tiempo y con qué intensidad afectarán a la economía mundial. Estamos bastante seguros de que los mercados se recuperarán en algún momento y enjugarán sus pérdidas. Como inversores en renta variable a largo plazo, hemos aprendido que la mejor estrategia consiste en escoger los puntos de entrada poco a poco. Acertar con los mínimos es casi imposible, al depender de numerosos factores exógenos difíciles de predecir (como el momento y el contenido de las políticas que se adopten y la evolución de la epidemia).

Por eso pensamos que la mejor forma de proceder consiste en un enfoque gradual. Es importante señalar que no se trata de comprar indiscriminadamente. Tenemos que estar seguros de que seleccionamos las acciones adecuadas. En un rebote subirán todos los valores, pero una vez que se aclare cómo quedan los beneficios se podrá distinguir entre ganadores y perdedores. Algunas empresas tendrán más problemas para recuperarse; otras podrían no recuperarse nunca.

Las empresas que se enfrentan a dificultades mayores incluyen negocios estaciones como la industria de la moda, con breves plazos para vender sus productos antes de que se conviertan en inventario. Otro ejemplo lo constituyen las empresas que dependen de cadenas de suministro globales y complejas que sufran disrupciones. La demanda se recuperará en algún momento, pero la oferta podría tardar más en recuperarse. Otras industrias podrían registrar una recuperación de la demanda brusca y significativa, pero la magnitud de la contracción las podría dejar inoperantes. El sector de viajes constituye un ejemplo de ello. Las empresas con balances débiles y que no puedan financiar sus necesidades de capital circulante no sobrevivirán. La reestructuración y consolidación son probables en el futuro.

Consideramos que en la fase actual habrá mejores oportunidades de compra futuras en estos mercados. Las noticias de la expansión del coronavirus y la subsiguiente medidas de respuesta, así como la presión creciente de la deuda high yield podrían castigar más a los mercados. Las estimaciones de beneficios también sufrirán otra ronda de revisiones negativas. Tenemos paciencia. Aunque los colapsos del mercado son siempre desastrosos, sabemos que constituyen una buena oportunidad para ser inversores activos a largo plazo