spaines
Cómo evitar el apocalipsis minorista

Cómo evitar el apocalipsis minorista

09-05-2018 | Visión

La caía de empresas importantes a causa de la nueva expansión del comercio electrónico está acelerando el ‘apocalipsis minorista’, según el inversor en tendencias Jack Neele.

  • Jack  Neele
    Jack
    Neele
    Portfolio Manager

Lectura rápida

  • La caía de grandes empresas y las fusiones hacen temer lo peor para el sector minorista tradicional
  • Cada vez más categorías de artículos se adquieren en Internet
  • Los inversores apuestan por el comercio electrónico y los minoristas "omnicanal"

El cierre, en abril de 2018, de cadenas de tiendas como Toys R Us o Maplin Electronics, junto con el anuncio de los planes de fusión de ciertos grupos de supermercados, han hecho que cunda el temor al desplome del sector del comercio minorista tradicional. Y el problema parece ir a peor, según explica, ya que la tendencia de expansión del comercio electrónico apunta a categorías de bienes y servicios que hasta hace poco permanecían sin explotar en este segmento, como es el caso de los comestibles.

“La revolución digital comenzó con la electrónica de consumo, los libros, discos y productos así, pero se ha propagado por el sector textil, en todo tipo de prendas de vestir, y ahora ha comenzado a proliferar en alimentación”, explica Neele, gestor del fondo Robeco Global Consumer Trends Equities.

“Esto ha originado una cierta tendencia a la consolidación en el sector de los comestibles, en el que se han anunciado algunos planes de fusión de alto nivel, puesto que la importancia de crecer en tamaño es ahora más importante todavía. Así pues, parece que el apocalipsis del comercio minorista está afectando cada vez a más categorías. Y, aunque en la alimentación estamos todavía en las primeras fases, algunas de estas empresas ofrecen ya paquetes de comidas muy completos, de modo que podemos adquirir comida de muchas formas diferentes a través de Internet. Esto está afectando también al panorama del sector minorista de alimentación.”

Conozca las perspectivas más recientes
Conozca las perspectivas más recientes
Suscríbase

Compra menos impulsiva

Según Neele, una tendencia que a menudo pasa desapercibida es la desaparición de la compra impulsiva justo antes de pagar, incluidos los artículos pensados para el capricho de los niños. “Cuando vamos a la tienda, pasamos por delante de las chocolatinas y chucherías que están junto a la caja, que provocan enormemente la compra impulsiva”, explica. “Esta impulsividad no existe en la compra digital, ya que no existe la gratificación inmediata que supone comerse la chocolatina al salir de la tienda.”

Entonces, ¿qué pueden hacer los comercios que están abocados a perder a largo plazo la guerra contra Internet? En la medida de lo posible, deberían adaptar sus modelos de negocio para plantar cara, según explica. “La mayoría de las cadenas minoristas se están preparando para el cambio estructural que supone la transición por parte del cliente de la tienda física a la digital, adoptando modelos omnicanal con los que ofrecer ambas modalidades”, afirma. “Han mejorado mucho en el comercio electrónico de productos que la gente puede conseguir igual en las tiendas que en Internet.”

“Los factores demográficos también están variando. Los jóvenes que han crecido con Internet están mucho más cómodos usando este medio para todo, desde compartir coche hasta alquilar un piso. Para los más mayores, todavía existen barreras, ya que están acostumbrados a hacer las cosas de una determinada manera. Así pues, a medida que los millennials van adquiriendo mayor dimensión, el porcentaje de gente que opta por comprar a través de Internet sigue creciendo, y eso continúa alimentando esta tendencia estructural.”

Enfocados al comercio electrónico

El fondo de Neele busca sacar provecho de estos cambios. “Tendemos a invertir en las empresas destinadas a beneficiarse del cambio general hacia lo digital, por lo que contamos con muchas empresas de comercio electrónico minorista que poseen una dimensión importante. Invertimos mucho en el negocio del 'streaming', tan popular entre los millennials... ya no existen los video clubs, y quedan muy pocas tiendas de música, ahora todo esto es digital.”

“Pero apostamos también por las marcas de artículos deportivos al por menor que poseen la combinación omnicanal óptima, vendiendo tanto en grandes almacenes como en tiendas propias y en sus portales de Internet. Se trata de categorías de productos que se prestan muy bien a la omnipresencia, ya que estas marcas cuentan con grandes redes de distribución que fácilmente pueden entregar productos de reducidas dimensiones, como unas zapatillas de deporte.”

“También contamos con gran exposición a artículos de lujo: si alguien se va a gastar 5.000 USD en un bolso, lo más probable es que lo adquiera en la tienda, para vivir la experiencia de compra completa. En el pasado, uno podía hacer ver su poder adquisitivo exhibiendo sus posesiones, pero ahora lo hace publicando experiencias de este tipo en las redes sociales. Por ello, preferimos la exposición a los sectores de artículos de lujo y viajes, que ofrecen más experiencias reales que sencillamente compras.”