spaines
La renta variable de Asia-Pacífico espera para salir de la sombra del dólar

La renta variable de Asia-Pacífico espera para salir de la sombra del dólar

23-09-2022 | Visión

La renta variable de Asia-Pacífico ha resistido a la fortaleza del dólar, pero son muchos los inversores que se mantienen a la expectativa. Un fuerte soporte de valoración y una base fiscal y monetaria sólida están creando una oportunidad de inversión a medio plazo en las acciones de valor de la región.

  • Helen Keung
    Helen
    Keung
    Client Portfolio Manager
  • Joshua Crabb
    Joshua
    Crabb
    Head of Asia Pacific Equities

Lectura rápida

  • La fortaleza del dólar, los coletazos del COVID-19 y la incertidumbre sobre China pesan sobre el sentimiento
  • La brecha de valoración con EE. UU. está en los niveles de 1999, pero los fundamentales de Asia son mucho más fuertes
  • Vietnam e Indonesia están bien posicionadas, con ventajas demográficas y estructurales

Los mercados globales de renta variable continúan en un entorno adverso: una mayor inflación en EE.UU., con subidas pronunciadas de los tipos de interés, la crisis energética y recesión en Europa, y el renqueante mercado inmobiliario en una China lastrada por el COVID-19.

Como consecuencia de esa combinación de factores y de la generalizada aversión al riesgo, el dólar estadounidense alcanzó máximos de dos décadas a principios de septiembre de 2022.

Conozca las perspectivas más recientes
Conozca las perspectivas más recientes
Suscríbase

La brecha de valoración no está justificada y se cerrará

Esto ha llevado la brecha de valoración entre las acciones de Asia-Pacífico y las de EE.UU. a niveles extremos no registrados desde finales de 1990, durante la crisis de deuda de la región. Consideramos que los fundamentales no justifican esta divergencia de valoración, lo que representa una oportunidad para inversores interesados por diversificar en Europa o EE. UU., o por hacer uso de su tesorería.

A medio plazo, estamos convencidos de que la brecha de valoración se cerrará durante los próximos cinco años y de que las acciones de valor asiáticas despuntarán. Acertar con el momento de entrada es difícil, pero desde el punto de vista histórico hay una clara oportunidad.

Transcurridas dos décadas de desarrollo económico, los fundamentales económicos de la ASEAN1 son mucho más sólidos que en otros períodos de crisis. Durante la crisis por COVID-19, las políticas monetarias y fiscales de la región fueron más contenidas que en Europa o EE.UU., evitando que los tipos de interés se volviesen muy negativos, lo que dio margen de maniobra a las autoridades en caso de que las condiciones económicas globales se deteriorasen significativamente.

La ASEAN está bien posicionada en general, pero dentro de la región nuestros países preferidos son Vietnam e Indonesia, que tienen una población conjunta de 681 millones de habitantes y una demografía favorable que fomenta una elevada propensión al consumo. Vietnam e Indonesia se benefician de una continuada tendencia de diversificación de la cadena de suministro frente a China; además, a Indonesia también le favorece su cobertura frente a la inflación, al ser un importante productor de materias primas.

Japón aflora su valor oculto

También somos optimistas sobre la renta variable de Japón, donde las reformas de gobierno corporativo están aflorando valor en un mercado que ha pasado un largo período de capa caída. Desde 2016 se ha instado a las empresas japonesas a generar una ratio de rendimiento sobre recursos propios (ROE) del 8%, recomendándose a los accionistas que votasen en contra de la ratificación de los consejos que no alcanzasen ese objetivo durante tres ejercicios consecutivos. La consiguiente atención a la rentabilidad y eficacia del balance ha deparado un repunte en los márgenes de beneficio.

Con un yen en mínimos récord frente al dólar, unas expectativas de inflación ancladas, una política monetaria japonesa completamente desconectada de la Fed, y la ‘autoayuda’ citada, el actual podría ser un momento oportuno para entrar en el mercado o aumentar exposición.

Creemos que las valoraciones ya reflejan unas perspectivas negativas incluso en China, que se ha mantenido maniatada por su política de cero COVID-19.

Dentro del enorme universo de renta variable de Asia-Pacífico, hay empresas cuyas cotizaciones no plasman su auténtico potencial y que van a revalorizarse, y es en estas acciones donde hay que poner el foco de inversión, en detrimento de aquellas con una valoración similar a la de sus homólogas de EE. UU.

Dentro de ese grupo se encuentran entidades financieras que se beneficiarán de la subida de los tipos de interés, empresas de equipos tecnológicos que no están de moda, y algunas empresas en condiciones de contribuir a la transición energética. Manejarse en el entorno actual no está exento de retos, por lo que debemos priorizar las oportunidades claras de valor.

1 Association of Southeast Asian Nations - https://asean.org/

Los temas relacionados con este artículo son: