spaines
SI Opener: Los planes de acción climática se someten a votación: la iniciativa «Say on Climate»

SI Opener: Los planes de acción climática se someten a votación: la iniciativa «Say on Climate»

24-06-2021 | Visión

Los accionistas están acostumbrados a votar sobre una gran variedad de propuestas, desde la elección de vocales del consejo hasta resoluciones sobre políticas de diversidad o cambios en los estatutos sociales sobre la remuneración de los directivos. En la presente temporada de juntas, ha aparecido un nuevo tipo de propuesta: la iniciativa «Say on Climate». Es una señal evidente de la creciente relevancia de este asunto para empresas e inversores.

  • Masja Zandbergen - Albers
    Masja
    Zandbergen - Albers
    Head of sustainability integration

Lectura rápida

  • «Say on Climate», una novedosa iniciativa para que la dirección plantee propuestas de sostenibilidad
  • Las primeras propuestas votadas en distintas empresas se han aprobado con altos porcentajes de apoyo
  • Todavía hace falta desarrollar marcos y principios de actuación, y es esencial recabar opiniones

Una novedad

«Say on Climate» (al menos, lo que se ha visto por ahora) es una estrategia de transición energética presentada por los directivos de una empresa sobre la forma de abordar los retos relativos al cambio climático. Los accionistas votan sobre estos planes dependiendo de si piensan que la empresa sigue una trayectoria de descarbonización razonable o necesita replantearse su estrategia.  

En la mayoría de los casos, los puntos del orden del día de una JGO que presenta la dirección se refieren a cuestiones de gobierno corporativo, como la elección de vocales del consejo y su remuneración. Las cuestiones sociales o ambientales no se suelen incluir, a menos que un inversor, o un grupo de ellos, consiga presentar una resolución de los accionistas. Normalmente, con estas resoluciones se solicita una política o un informe sobre un tema ASG, como cerrar la brechas de remuneración por género, recibir informes sobre actividades de presión o el desarrollo de estrategias sobre el cambio climático. La iniciativa «Say on Climate» es una novedad, pues significa que ahora es la propia dirección la que presenta propuestas sobre temas de sostenibilidad.

Las votaciones de «Say on Climate» tienen un potencial similar al de las de «Say on Pay» (una iniciativa que da derecho a los accionistas a votar sobre la remuneración de los directivos). Si los accionistas votan con frecuencia sobre propuestas climáticas, ello acabará por desencadenar mejores prácticas y más transparencia y rendición de cuentas sobre los planes climáticos de las empresas. Cuando los accionistas tienen que votar sobre algo, quieren entender sobre qué votan. Atendiendo a la semejanza con «Say on Pay», podría alegarse que la remuneración de los directivos no se ha reducido con los años, pero, al menos, la información al respecto ha mejorado y, en muchos casos, los accionistas han podido impulsar la mejora de las políticas de remuneración.

Conozca las perspectivas más recientes sobre sostenibilidad
Conozca las perspectivas más recientes sobre sostenibilidad
Suscríbase

Dilemas y debates entre inversores

Aunque la iniciativa «Say on Climate» puede mejorar la rendición de cuentas de una empresa sobre el cambio climático, no todo el mundo está a favor de este nuevo tipo de votaciones. Algunos alegan que estas votaciones impiden que los directivos introduzcan más cambios en materia climática cuando son necesarios, o incluso que los accionistas serán responsables del cambio climático si aprueban este tipo de planes. 

En consecuencia, es importante que los directivos aclaren para qué votan los accionistas. Si de lo que se trata es de calibrar en qué medida aprueban los accionistas sus planes climáticos, es más práctico un voto consultivo basado en un informe. Además, las propuestas de la dirección rivalizan a veces con las propuestas sobre el clima de los propios accionistas. En ese caso, le toca al inversor decidir cuáles aprobar.

En general, hemos apoyado estas propuestas cuando satisfacen una serie de criterios, por ejemplo, si la empresa se ha fijado un objetivo de cero emisiones netas y si ha presentado planes concretos para lograrlo sirviéndose de objetivos a corto, medio y largo plazo. Asimismo, exigimos que la propuesta se base en un análisis de escenarios armonizado con el Acuerdo de París y que se comuniquen los avances logrados conforme al marco del Grupo de Trabajo sobre Divulgación de Información Financiera relacionada con el Clima (TCFD). En los casos en que no ha habido propuestas de «Say on Climate», en general hemos votado a favor de las otras propuestas sobre el clima de los accionistas.

Altos porcentajes de apoyo

Las primeras votaciones de «Say on Climate» fueron aprobadas con un amplio apoyo de los accionistas. Unilever fue una de las empresas que obtuvo la mayor tasa de apoyo a su estrategia climática, con un extraordinario respaldo del 99 % para sus propuestas. Varias empresas de sectores que tradicionalmente presentan altas emisiones de carbono también recibieron un apoyo significativo de los accionistas: Total obtuvo un respaldo del 92 %, Royal Dutch Shell recibió un apoyo del 88 % a su plan de transición energética y, en Glencore, la aprobación fue del 94 %. Canadian National Railways, una de las primeras empresas en presentar a los accionistas una propuesta de «Say on Climate», logró un apoyo del 92 %.

¿Qué conclusión cabe extraer de estos primeros casos? ¿Quizá que los accionistas están dispuestos a facilitar a las empresas sus prácticas sobre el clima? Aunque ese pudiera parecer el caso, no tiene por qué ser así. Hay varios motivos para ser optimistas sobre la utilidad de estas votaciones.

Las empresas que han presentado propuestas de «Say on Climate» lo han hecho voluntariamente. Por tanto, es más probable que sean más proclives a presentar planes climáticos que sus homólogas todavía indecisas, las cuales seguramente encontrarían mayor oposición si sometiesen sus planes a votación. Sin embargo, no es probable que eso pase a corto plazo mientras las votaciones tengan carácter voluntario.

Todavía es necesario desarrollar marcos de actuación

Además, estas propuestas son nuevas para muchos accionistas. Todavía es necesario desarrollar directrices sobre mejores prácticas, marcos normativos y principios de votación. Una vez que se hayan adoptado, es probable que los accionistas voten en contra cuando consideren que los planes de actuación no son suficientemente detallados, o que las empresas no hacen lo suficiente si los objetivos climáticos no se fijan con unos plazos, alcance o ambición adecuados. 

Cuantas más votaciones de «Say on Climate» veamos, más fácil será identificar las diferencias de calidad entre los planes. Igual que con «Say on Pay», es importante que exista un mecanismo de retroalimentación: la votación de las propuestas de «Say on Climate» ha de estar acompañada del asesoramiento de los inversores. Si no se explica cómo mejorar los planes, el mero voto de un punto del orden del día no dice a los directivos de la empresa qué deben corregir. 

¿Qué pasará ahora?

Are Say on Climate proposals here to stay? We expect additional companies to introduce them once they are comfortable enough to publish an energy transition plan, and are confident that they can gain support. Shareholders could support this by asking for such votes in their engagements with companies.

Another push could come from further institutionalization of a shareholder vote, like we have seen with remuneration votes in the US and EU. We will closely monitor such developments in the coming years, as these are likely to take some time.

The 2021 AGM season has already been exceptional, as all meetings were virtual and many companies were heavily impacted by Covid-19. We hope to say goodbye to the pandemic-related complexities of the 2021 AGM season, but we hope that Say on Climate is here to stay.

SI Opener
SI Opener
Ver para creer.
Artículos relacionados