spaines
“Debemos prepararnos para las situaciones más adversas”

“Debemos prepararnos para las situaciones más adversas”

18-05-2021 | Entrevista
Bob Litterman es presidente del Comité de Riesgos y socio fundador de Kepos Capital en Nueva York. Anteriormente, estuvo 23 años en Goldman Sachs, donde ocupó el puesto de jefe del Grupo de Recursos Cuantitativos de Goldman Sachs Asset Management durante 11 años. Sus investigaciones más recientes se centran en la determinación de los precios al carbono. Hablamos con él sobre el riesgo climático y cómo deberían abordarlo los inversores.
  • Yann Morell Y Alcover
    Yann
    Morell Y Alcover
    Investment Writer

Lectura rápida:

  • Debemos crear incentivos armonizados a escala mundial para reducir las emisiones de carbono
  • La transición hacia un mundo de bajas emisiones será más rápida de lo que prevén muchos inversores
  • La descarbonización de las carteras requiere más cosas aparte de las exclusiones básicas

¿Cómo ha llegado a la conclusión de que el riesgo climático es el riesgo clave para los inversores financieros?

“Todo empezó durante la última crisis financiera. Por entonces, estaba pensando en retirarme de Goldman Sachs y uno de mis futuros socios me preguntó: Bob, ¿qué vas a hacer cuando te jubiles? Yo dije: No lo sé. Y me preguntó: ¿estás interesado en el medio ambiente? Yo dije: Podría ser. En aquel momento, el cambio climático era todavía una mera cuestión de fondo para mí. Pero al poco tiempo empecé a preguntarme: ¿cómo de peligroso es realmente esto?”

“Después, me presentaron a mucha gente de la comunidad ambiental, y me vi arrastrado hacia ella, por así decirlo. Recuerdo comentarle una vez a mi amigo: ¿Sabes? aquí la clave es que no se está cuantificando el riesgo. Y me dijo: El problema, Bob, es que nadie sabe cómo tasar este riesgo. Así que me lo tomé como un reto, y comencé a documentarme.”

“Uno de los principales expertos en la materia era un tal Bill Nordhaus, que posteriormente ganaría el Premio Nobel. Bill había intentado calcular los daños futuros y descontarlos al presente. Pero el resultado fue una cifra muy baja, así que no parecía algo grave. Yo me introduje en este debate y les dije: Así no es como se cuantifica el riesgo en Wall Street. No elegimos solo una tasa para descontar los flujos de efectivo. Tenemos en cuenta muchas cosas.”

“Esto hace que el riesgo climático resulte un poco más complicado, y un poco más interesante. Y terminé trabajando con otros economistas —Kent Daniel y Gernot Wagner—, y juntos publicamos el informe, 'Sendas de reducción de los precios al CO2'. Trabajamos en él durante unos cinco años, y se publicó hace poco más de un año en el Libro de Actas de la Academia Nacional de Ciencias1.”

Inversión sobre el clima: de la emergencia a las soluciones
Inversión sobre el clima: de la emergencia a las soluciones
Siga leyendo

¿Cuáles fueron sus principales conclusiones?

“Descubrimos que es hora de establecer un precio al carbono muy elevado, ya que estamos empezando a ver su impacto y nos estamos quedando sin tiempo para revertir la situación. Por ello, debemos prepararnos para las situaciones más adversas. Es cierto que si hubiéramos comenzado hace veinte años a poner precios elevados al carbono y a establecer incentivos para reducir sus emisiones, no tendríamos ahora una crisis existencial.

“Esa es la clave. Hay que clavar los frenos, lo que significa que debemos crear incentivos significativos y armonizados a escala mundial para reducir las emisiones. Y tenemos que hacerlo ya.”

¿Qué supone esto para los inversores?

“Los inversores de todo el mundo se preguntan lo mismo: ¿cómo puedo posicionar mi cartera de cara a una rápida transición hacia una economía con bajas emisiones de carbono? Y eso es estupendo. Sin duda, es lo que hay que hacer. Pero no es fácil. Básicamente, supone aceptar que va a haber una transición rápida y que va a afectar al conjunto de la economía y a las valoraciones de los títulos.”

“Va a haber una transición rápida que va a afectar al conjunto de la economía”

“Hasta ahora, los inversores no preveían que la transición fuera rápida. Esperaban que fuera más paulatina. A lo que me refiero es que el precio medio de las emisiones de carbono es de 2 USD por tonelada. Pero lo que mis colegas y yo descubrimos es que su verdadero precio probablemente supere los 100 USD por tonelada. Eso es lo que va a hacer falta para asegurarnos de evitar lo peor.”

Si, como usted sugiere, el cambio climático va a transformar radicalmente la economía, ¿no existe el riesgo de que los modelos cuantitativos queden obsoletos, ya que normalmente se basan en datos estadísticos pasados?

“Si me pregunta si lidiar con el cambio climático tiene más que ver con la inversión por fundamentales que con la inversión cuantitativa, tal como las conocemos hoy, la respuesta es sí. Va a tener más que ver con los fundamentales. No obstante, como inversores cuantitativos, también podemos analizar el impacto de esta transición rápida e intentar aprovecharlo.”

‘Como inversores cuantitativos, también podemos analizar el impacto de esta transición rápida e intentar aprovecharlo’

“Pensemos en las consecuencias para la industria del petróleo o la automoción, por ejemplo. Pensemos en los activos bloqueados. Pensemos en las consecuencias para las valoraciones. Los inversores van a tener que vigilar todas estas cosas, y para ello necesitarán parámetros de medición y herramientas estadísticas. Y, si entendemos la inversión cuantitativa en estos términos, efectivamente puede seguir teniendo relevancia.”

“Imagínese, por ejemplo, un factor —y podemos hablar también de cómo delimitar ese factor— que reflejara las expectativas sobre los futuros precios al carbono. Entonces podríamos analizar cada activo y determinar la carga que tiene ese factor en él. Y eso podría ayudarnos a identificar oportunidades de inversión. Los inversores cuantitativos, como sabe, siempre intentan posicionarse de cara al futuro, aunque los datos que utilicen sean siempre datos históricos.”

¿Y qué sucede con los productos de inversión pasiva? ¿Cómo ve su evolución en este mundo de cambios?

“Considero que el acercamiento a la gestión pasiva que ha venido produciéndose en la última década tiene mucho sentido. Pero, actualmente, resulta difícil saber cómo sería una cartera pasiva que se alineara con la transición rápida que mencionábamos. Porque no se trata sólo de eliminar los combustibles fósiles de las carteras pasivas. Permítame contarle una anécdota que ilustra bien esto.”

“Hace siete años, yo era el jefe del comité de inversión del World Wildlife Fund. Estábamos pensando en cómo alinear nuestra cartera con nuestra misión. No queríamos tener activos bloqueados, ni carbón o arenas bituminosas, en nuestra cartera. Así que nos planteamos la desinversión. Pero nuestros asesores nos advirtieron de que esto supondría deshacernos de muchos fondos de gestión activa y, en último término, nos costaría un ojo de la cara.”

“Así que nos plantearon una manera más rentable de hacerlo, a través de un recubrimiento, una permuta financiera en realidad, que llamamos 'swap de rentabilidad total de activos bloqueados'. Firmamos un contrato con un banco. Les pagamos el rendimiento total de esta cesta de activos bloqueados y nos pagaron la rentabilidad total del índice S&P 500. Así, conseguimos deshacernos de esos activos indeseados de una manera muy sencilla y económica.”

“Pues resultó que ese instrumento generó una rentabilidad anual del 18%. No lo esperábamos, pero resultó ser así. Lo que digo es que el ajuste de la valoración de los activos comenzó hace mucho tiempo. Entonces, ¿una cartera pasiva que excluya los combustibles fósiles ofrecerá mayor rentabilidad de cara al futuro? No lo sé, porque esos activos son ahora mucho más baratos. Hoy en día, las cosas son más complicadas, ya no bastan las exclusiones básicas. Se trata más bien de seleccionar las empresas adecuadas.”

1Daniel, K, D., Litterman, R. B. and Wagner, G., 2019, “Declining CO2 price paths”, PNAS.(Libro de Actas de la Academia Nacional de Ciencias).

Los temas relacionados con este artículo son: