spaines
¡Que viene Bern!... los riesgos de las elecciones estadounidenses

¡Que viene Bern!... los riesgos de las elecciones estadounidenses

05-03-2020 | Perspectiva mensual

Los maltrechos mercados tienen una cosa más de la que preocuparse: la posibilidad de que Estados Unidos tenga un presidente socialista, según la gestora Regina Borromeo.

  • Regina Borromeo
    Regina
    Borromeo
    Portfolio Manager

Lectura rápida

  • Bernie Sanders se presenta a la candidatura Demócrata
  • Su programa incluye cobertura médica universal y gratuita, y subidas de impuestos
  • Su victoria perjudicaría a los sectores farmacéutico, de la salud y los bancos

Bernie Sanders ha conseguido resultados sorprendentemente buenos en su carrera para ser el candidato del Partido Demócrata que desafíe al Presidente Trump en las elecciones de noviembre. Este senador de 78 años es, con mucho, el candidato más de izquierdas que se presenta en décadas.

“En 2019, los principales riesgos para las perspectivas macroeconómicas de los inversores eran las guerras comerciales, la recesión industrial global y la flexibilización o endurecimiento de las políticas de los grandes bancos centrales, es decir, incógnitas ya familiares” afirma Borromeo, gestora sénior y directora de Global Macro en Robeco. “En 2020, son la propagación mundial del Covid-19 y la posibilidad de que Bernie Sanders ocupe la presidencia.”

“Sanders es un político antisistema y, en muchos sentidos, un intruso perturbador. Tras perder la nominación de 2016 ante Hillary Clinton, ha afinado sus técnicas y su maquinaria electoral para construir una base sólida compuesta por grupos antes infravalorados, como los jóvenes o los votantes latinos.”

“Aunque la previsión mayoritaria del mercado es la continuidad del statu quo –un Presidente Republicano (Trump), un Senado Republicano y una mayoría Demócrata en la Cámara de Representantes– ¡es posible que esta vez Sanders haya aprendido a ganar!”

Síganos ahora también en Instagram
Síganos ahora también en Instagram
Siganos

Las probabilidades de que Bernie Sanders se erija como candidato han aumentado en el primer trimestre de 2020. Fuente: Real Clear Politics

Biden mejora

El principal rival de Sanders es el antiguo Vicepresidente Joe Biden, que obtuvo buenos resultados en las elecciones del último ‘Supermartes’ en 14 estados, y es mucho más moderado. “Los Demócratas del establishment dudan de que la propuesta de socialismo democrático de Sanders pueda obtener una victoria a escala nacional, ya que se sitúa mucho más a la izquierda que el estadounidense medio”, explica Borromeo.

“Además, los Demócratas de toda la vida desconfían de los candidatos insurgentes como Sanders, que se presentó como independiente al escaño por Vermont en el Senado, y solamente se identifica como Demócrata en las presidenciales. Sin embargo, su enérgico mensaje socialista contrario al establishment, que carga contra las grandes empresas y los ricos, sin duda ha ganado mucho apoyo, mientras que el voto moderado se mantiene fragmentado.”

“En las primarias de 2020, los votantes pertenecientes a la Generación Z (de 18 a 23 años) van a tener una representación de más del doble que en 2016 (10% frente a 4%), lo que podría beneficiar a Sanders. El Presidente Trump ha demostrado que el dominio político y la conducta antisistema pueden ganar. Sanders tendrá que movilizar a una masa sin precedentes de jóvenes votantes y expandir su electorado para hacerse con la investidura Demócrata, y tal vez derrotar a Trump.”

Cobertura sanitaria universal y gratuita

Entonces, ¿qué es lo que defiende Sanders en un país tan férreamente capitalista como Estados Unidos? “Uno de los ejes principales de la campaña de Sanders es la desigualdad social, y su propuesta política presenta varias medidas en este sentido, tales como la condonación de los préstamos de estudios, matrícula gratuita en las universidades estatales, una serie de subidas de impuestos, el incremento del salario mínimo a 15 dólares por hora, y la atención sanitaria universal y gratuita”, afirma Borromeo.

“Estos elementos serán muy populares entre muchos estadounidenses, pero algunas de sus prioridades políticas resultan desfavorables para los mercados.” Resalta cuatro aspectos de su política que podrían perjudicar a los mercados:

  • Subidas de impuestos: Sanders quiere revertir las rebajas fiscales de Trump, recuperar el techo del impuesto de sociedades del 35% y elevar el tipo aplicable al tramo máximo del impuesto sobre la renta al 52%. También quiere gravar con impuestos del 0,5% las operaciones bursátiles, del 0,1% las de bonos y del 0,0005% las de derivados.
  • Regulación financiera: pretende disgregar los seis mayores bancos estadounidenses, considerados “demasiado grandes para caer” y que poseen activos por valor de más de 10 billones de dólares, para reinstaurar la Ley Glass-Steagall, que separaba las actividades de banca de inversión y las de banca minorista.
  • Revolución sanitaria: “Medicare for All” sustituiría a los seguros médicos privados, a través de un programa federal de pagador único financiado mediante un impuesto sobre las nóminas, con una cuota del 7,5% pagada por las empresas contratantes y otra del 4% por los trabajadores. Quiere además reducir el precio de los medicamentos sujetos a receta médica.
  • Gasto federal: una amplia variedad de programas, sobre vivienda, educación y transporte, entre otros, así como un nuevo Pacto Verde para combatir el cambio climático. Solamente este Pacto Verde costaría unos 16 billones de dólares a lo largo de 10 años.

También hay elecciones al Congreso

Los sectores más directamente afectados serían el farmacéutico, el de la atención sanitaria y el bancario, según Borromeo. No obstante, los inversores deben tener presente que las elecciones al Congreso también van a celebrarse en noviembre, y van a plantear problemas a quienquiera que ocupe la presidencia. 

“Los dos escenarios más probables son o bien un Congreso dividido –con los Demócratas al frente de la Cámara de Representantes y los Republicanos controlando el Senado, como sucede actualmente– o bien que los Demócratas obtengan una frágil mayoría simple en ambas cámaras”, pronostica.

“En ambos casos, sería difícil para Sanders lograr la aprobación de la mayoría de sus medidas más emblemáticas, como “Medicare for All”, la disgregación de los bancos, el conjunto de sus medidas presupuestarias, o la condonación de los créditos de estudios”, explica Borromeo. “Los Demócratas del Congreso necesitarían formar un frente común para que prosperaran estas leyes tan radicales frente a la amplia oposición Republicana, y eso supondría un gran obstáculo para muchas de las controvertidas políticas de Sanders.”

Implicaciones para el mercado

¿Qué supone todo esto para un mercado que ya está atravesando graves dificultades a causa del coronavirus? “La candidatura de Sanders y el éxito de su consiguiente campaña presidencial contribuirían al aumento de la aversión al riesgo y la volatilidad, ya que sus posturas son negativas para las empresas, al centrarse en la regulación financiera y a la fiscalidad restrictiva”, afirma Borromeo.

“Medicare for All ejercería un efecto muy negativo sobre las empresas farmacéuticas, de diálisis y de aparatos médicos, así como las aseguradoras de salud. Tendría también un impacto negativo moderado sobre las compañías de equipamiento y suministros médicos. Por otra parte, el incremento de la volatilidad daría lugar a oportunidades idiosincrásicas, y ofrecería a los inversores value la capacidad de seleccionar a ganadores y perdedores.”

“Quizás podamos concluir citando las palabras de John Adams, uno de los padres fundadores de Estados Unidos, que fue el segundo presidente del país, de 1797 a 1801. En una carta fechada el 23 de marzo de 1776, escribía: ‘En política, la vía del medio no es ninguna.’ Parece que ni Trump ni Sanders van a tomar esa vía.”

Los temas relacionados con este artículo son: