spaines
Biodiversidad y minería son dos temas clave en los que interactuaremos con las empresas en 2020

Biodiversidad y minería son dos temas clave en los que interactuaremos con las empresas en 2020

13-01-2020 | Visión

Proteger la biodiversidad y mejorar la seguridad en la minería forman parte de la nueva campaña con la que Robeco se implicará en 2020.

  • Carola van Lamoen
    Carola
    van Lamoen
    Head of Active Ownership

Lectura rápida

  • La protección de la biodiversidad se centra en las empresas agrícolas
  • Es necesario mejorar la seguridad de las minas y contribuir a la descarbonización
  • La gobernanza en los mercados emergentes y la remuneración están en nuestra agenda  

La mejora de la gobernanza empresarial en los mercados emergentes, descarbonizar las carteras de inversión y corregir las remuneraciones inadecuadas son otros de los asuntos de los que este año se ocupará el equipo de Titularidad Activa.

Cada año, el equipo selecciona metódicamente nuevos temas con los que interactuar con las empresas, en estrecho contacto con los clientes y los equipos de inversión de Robeco. Dichos temas giran siempre en torno a cuestiones financieras referidas a asuntos ambientales, sociales y de gobernanza (ASG) de distintos ámbitos de inversión.  

Según Carola van Lamoen, Responsable del equipo de Titularidad Activa, “Los equipos de inversión de Robeco aportan un profundo conocimiento de las circunstancias concretas de las empresas, lo que enriquece el enfoque con el interactuamos.

Conozca las perspectivas más recientes sobre sostenibilidad
Conozca las perspectivas más recientes sobre sostenibilidad
Suscríbase

Combatir la pérdida de biodiversidad

“La pérdida de biodiversidad es una de las principales amenazas ecológicas mundiales que afectarán a la sociedad en las próximas décadas” dice Van Lamoen. “La exposición de los inversores a la pérdida de biodiversidad proviene principalmente de los cambios en la utilización de la tierra consecuencia de la desforestación producida por la limpieza de terrenos para aumentar la producción agrícola.”

“Queremos que las empresas que producen soja, cacao o aceite de palma, o aquellas que fabriquen alimentos, lleven a cabo una evaluación del impacto que su actividad y sus cadenas de suministro tienen sobre la biodiversidad. También promovemos que elaboren planes destinados a lograr una deforestación neta nula en 2023.”

“Concretar el impacto de la biodiversidad sobre una empresa concreta es difícil. A corto plazo, que haya menos abejas o especies de aves no representa un gran problema para una empresa determinada.”

“Pero visto desde una perspectiva global, el mundo será muy diferente si nos enfrentamos a la desaparición de especies, ya que tendrá un gran efecto sobre la capacidad de las empresas de elaborar alimentos a los actuales volúmenes de producción. Es un asunto muy complejo, por lo que colaboramos con varios actores interesados, como universidades, ONG y el grupo de trabajo DNB Working Group on Biodiversity, para documentarnos sobre cómo abordar esta cuestión desde el punto de vista del inversor.”

Mejora de la seguridad en la minería

El segundo tema es el de la mejora de la seguridad de las empresas mineras, después de varios accidentes mortales que han afectado a presas para residuos, embalses que se emplean para almacenar los subproductos derivados de las explotaciones mineras. En enero de 2019, 248 personas murieron en Brasil tras el derrumbamiento de una presa para residuos.

“Recientemente ha habido accidentes que ponen de manifiesto el impacto ambiental, social y financiero del derrumbamiento de las presas para residuos”, señala Van Lamoen. “Las directrices existentes no bastan para evitar nuevos derrumbes, y algunas empresas han sufrido accidentes recurrentes.”

Robeco es miembro activo de la Iniciativa Inversora de Seguridad en Minas y Presas para Residuos (Investor Mining and Tailings Safety Initiative), un programa global de interactuación coliderado por la Iglesia de Inglaterra y el Consejo Sueco de Ética. Sylvia van Waveren, especialista en interactuación, pertenece a su comité directivo.

“Hasta el momento, esta iniciativa se ha puesto en contacto con más de 600 empresas para solicitarles que revelen los riesgos relativos a sus presas para residuos”, en palabras de Van Lamoen. “Pero nuestro interés desborda el ámbito de esta iniciativa conjunta. También nos fijaremos en las políticas de gestión del agua, que en el caso de las empresas mineras son muy relevantes, donde queremos que la gestión del agua se adecue a las mejores prácticas.”

La gobernanza en los mercados emergentes

El tercer ámbito de nuestro compromiso se centrará en los mercados emergentes. “El punto de partida es que en los mercados emergentes los criterios de gobernanza difieren con frecuencia de los de los mercados desarrollados”, advierte Van Lamoen. 

“A menudo, tales diferencias no son favorables para los accionistas institucionales minoritarios, por lo que si mejoramos la gobernanza corporativa de tales empresas podremos también mejorar bastante la situación de los inversores institucionales.”

“Estas actuaciones se centrarán sobre todo en mercados como Brasil, Corea del Sur y China. También consideraremos la posibilidad de participar en la formulación de políticas en colaboración con las iniciativas de inversores locales.”

Entre tales iniciativas locales se encuentran las de la Asian Corporate Governance Association (ACGA) o las de la Associação de Investidores no Mercado de Capitais (AMEC) de Brasil. Robeco está muy involucrado en estas iniciativas de inversores; Ronnie Lim, especialista de interactuación con sede en Hong Kong, es vocal del consejo de la ACGA, mientras que Daniela da Costa-Bulthuis, gestora de cartera de mercados emergentes con sede en Róterdam, pertenece al consejo de la AMEC.

Descarbonizar empresas y carteras

Nuestro cuarto tema se centra en la necesidad cada vez más urgente de descarbonizar empresas –y por tanto carteras– para cumplir con los compromisos del Acuerdo de París, que trata de limitar el calentamiento global en 2100 a 1,5 grados centígrados sobre los niveles preindustriales. Para lograrlo, el mundo tiene que reducir a la mitad su huella de carbono en 2030, y ser neutral en carbono para 2050.

“Este tema complementa la actuación sobre el clima que lanzamos en 2018”, explica Van Lamoen. “Es evidente que el cambio climático supone una amenaza importante para la inversión y la economía mundial. Para protegerse contra esta amenaza, los inversores deben alinear sus carteras con los objetivos del Acuerdo de París.”

“El principal objetivo de esta actuación lo constituirá la descarbonización de las empresas, centrándonos no solo en las que más contaminen en términos absolutos, sino también las más contaminantes de las carteras según su Intensidad de Carbono Media Ponderada.”

En pos de una remuneración sostenible

Por último, el equipo se interesará por las pagas de los directivos, con vistas a garantizar que su remuneración es reflejo del desempeño de la empresa (tanto financiero como en términos ASG), se compenetra con el interés de sus partes interesadas y se adecua a las prácticas remunerativas existentes, haciendo hincapié en la simplicidad.

Como dice Van Lamoen, “Fijarnos en la remuneración no es nada nuevo: en las juntas de accionistas hemos votado antes sobre políticas e informes de remuneración, y ahora interactuaremos con las empresas para ampliar este enfoque”.

“Existe un interés renovado por la implicación tanto en EE.UU. como en la UE, donde la nueva Directiva de Derechos del Accionista II exige que la política de remuneración de las empresas sea previamente aprobada por los inversores, y que mejoren sus prácticas al respecto. La política de remuneración de los ejecutivos clave debe alinearse con la generación de valor de la empresa a largo plazo.”