spaines
El próximo paso en FinTech: los facilitadores de ecosistemas

El próximo paso en FinTech: los facilitadores de ecosistemas

22-10-2019 | Visión
El boom del FinTech y los sistemas digitales de pago continúa de forma incansable. Los mercados emergentes se sitúan a la cabeza en la adopción de nuevas formas de pago, ya sean de tipo biométrico o de reconocimiento facial. Las economías desarrolladas también se encuentran inmersas en una transición hacia pagos digitales, pero por razones distintas a las de mercados emergentes. Las empresas B2B que proporcionan herramientas a las operadoras de sistemas de pagos conforman el siguiente frente de crecimiento en este mercado.
  • Patrick  Lemmens
    Patrick
    Lemmens
    Portfolio Manager
  • Jeroen van Oerle
    Jeroen
    van Oerle
    Portfolio Manager

Lectura rápida

  • Oleada de adquisiciones en el terreno de los sistemas digitales de pago
  • En muchos mercados emergentes, el dinero en efectivo está cayendo en desuso
  • Los facilitadores de pagos son el siguiente nicho de crecimiento en fintech

Mercados emergentes y desarrollados: distintos motores de crecimiento

El mercado de la tecnología financiera, o "FinTech" continúa creciendo con rapidez. Además del auge de la industria de pagos digitales, esta tecnología está en vías de introducirse en actividades de banca tradicional, como en el segmento de concesión de créditos. Esta transición tiene sentido, ya que los proveedores de servicios de pagos suelen conocer bien a sus clientes, lo que resulta muy valioso a la hora de conceder préstamos, a diferencia de los bancos, cuyo primer contacto con el solicitante a menudo se produce cuando solicita el crédito. “El FinTech está penetrando paulatinamente en muchos de los espacios más sustanciosos de la banca, tales como los pagos internacionales (divisas), préstamos y depósitos”, afirma el cogestor de Robeco Global Fintech Equities, Jeroen van Oerle.

Las razones de este explosivo crecimiento difieren de una zona del mundo a otra. “En mercados desarrollados, el fintech está impulsado por la transición del efectivo al plástico, cuyo siguiente paso son los sistemas digitales de pago”, explica el cogestor Patrick Lemmens. En ciertas partes de Europa, hay países que se encuentran muy lejos aún de ser totalmente digitales. “En Italia, el 80% sigue dependiendo del dinero en efectivo”, apunta Lemmens.

Así pues, en economías desarrolladas, la transición no está siendo impulsada por el crecimiento del PIB como tal, sino por la adopción de hábitos de consumo digitales, que a su vez llevan asociados este tipo de pagos. “En el mundo desarrollado, el PIB no está creciendo ni mucho menos tan rápido como los pagos digitales.”

En los mercados emergentes, por el contrario, el motor no es otro que el propio crecimiento económico: el paso de las familias de renta baja a la clase media. En Asia, que se encuentra en la cresta de la ola de la inclusión financiera, las nuevas formas de pago se han adoptado desde un principio, y las infraestructuras relacionadas con el dinero en efectivo, como los cajeros automáticos, están desapareciendo.

“Resulta casi imposible pagar al contado en países como China,” afirma Lemmens. Los sistemas de pago para móviles están tan extendidos que “lo peor que le puede pasar a uno en China es que el teléfono se quede sin batería.”

Conozca las perspectivas más recientes
Conozca las perspectivas más recientes
Suscríbase

Oleada de fusiones y adquisiciones en el mundo fintech

La necesidad de incrementar el volumen de pagos y el acervo tecnológico está impulsando hoy en día una oleada de adquisiciones de empresas, tanto en mercados desarrollados como en emergentes. “Las fusiones y adquisiciones ofrecen a las empresas una ventaja en términos de escala”, explica van Oerle. Este año, FIS, una gran empresa estadounidense de sistemas de pago ha adquirido Worldplay, mientras que Fiserv se ha hecho con otro importante actor del mercado, First Data. Y Global Payment ha comprado Total System Services. Van Oerle opina que esta corriente de fusiones y adquisiciones va a continuar, y su siguiente oleada se centrará en Europa. Aquí, los mercados han estado fragmentados hasta hace poco, pero van a atravesar una fase de consolidación a escala europea.

En mercados emergentes, ya han surgido grandes conglomerados de sistemas digitales de pago, y de hecho el panorama está dominado por unas pocas corporaciones de gran envergadura.

“Para los pequeños actores resulta complicado competir con sistemas de pagos gubernamentales como UPI”, continúa van Oerle. UPI (Unified Payments Interface) es un sistema de pago instantáneo, disponible también como aplicación móvil, que se desarrolló en la India para facilitar las transacciones bancarias.

Además, las principales empresas chinas del sector están haciéndose con participaciones en otras compañías asiáticas de sistemas de pagos, para poder abarcar tanto a clientes chinos como extranjeros.

La siguiente vía de crecimiento: B2B

La siguiente oportunidad de crecimiento dentro del sector de fintech serán los proveedores o facilitadores de servicios entre empresas (B2B). Entre ellos se encuentran los que ofrecen herramientas o infraestructuras —ya sea software, terminales de pago o servicios de ciberseguridad— a las empresas de pagos digitales. Debido al rápido crecimiento del mercado de fintech y su dependencia de estos actores B2B para la obtención de herramientas básicas, éstos no se ven afectados por la situación macroeconómica, en opinión de Van Oerle. “Suelen ser 'a prueba de recesiones', ya que su base de clientes no se puede permitir posponer las inversiones por más tiempo.”

Estos facilitadores de ecosistemas abastecen a bancos, aseguradoras y sociedades de gestión de activos, así como a empresas fintech que llegan nuevas al mercado. Esto está propiciando la absorción o fusión entre estos facilitadores y las grandes corporaciones financieras. Por ejemplo, la entidad japonesa de gestión patrimonial y servicios financieros SBI Holdings tiene participación en el proveedor global de pagos transfronterizos Ripple.

Los facilitadores de ecosistemas para el mercado fintech se encuentran aún en las primeras fases de su desarrollo, y seguirán la evolución del segmento de los sistemas digitales de pago. Si bien es cierto que las empresas de pagos digitales van a continuar ofreciendo un crecimiento sustancial y una buena oportunidad de inversión de aquí a cinco o diez años, “vamos a centrarnos en identificar a los ganadores del segmento B2B en los próximos dos años, ya que esto nos proporcionará nuevas oportunidades de inversión”, concluye Lemmens.