spaines
‘Es urgente hacer algo ya’

‘Es urgente hacer algo ya’

18-04-2019 | Entrevista

¿Estamos abocados a la catástrofe? Gilbert Van Hassel, CEO de Robeco, habla sobre liderazgo en inversión sostenible, oportunidades de negocio, la falta de regulación y definiciones claras, los ODS y las dificultades de mantenerse por delante de los demás.

  • Peter van Kleef
    Peter
    van Kleef
    Chief Editor

En 2018, Robeco modificó su declaración de objetivos para incluir entre ellos ‘la creación de riqueza y bienestar’. ¿Seduce esta propuesta a los clientes o persiste la idea de que los objetivos de sostenibilidad y rentabilidad son incompatibles entre sí?

“Son varias las respuestas posibles. En los Países Bajos y el norte de Europa vamos un paso por delante. Aquí, tener en cuenta la sostenibilidad ya es parte de los deberes fiduciarios de los fondos. Entonces, ambas objetivos son perfectamente combatibles. Pero su adopción es muy variable incluso entre los países nórdicos, que de hecho son líderes a este respecto. Noruega y Suecia han avanzado mucho, pero en Dinamarca todavía se cuestiona si pueden conciliarse y en qué medida buscar el bienestar afectará a la creación de riqueza”.

“Cada vez hay más estudios académicos que demuestran la correlación entre sostenibilidad y generación de valor a largo plazo. Esto empieza a ser irrefutable, sobre todo respecto al componente G de la ecuación ASG. No obstante, son necesarios más estudios para establecer una completa correlación entre las dos”. 

“Por otra parte, en EE.UU. la mayoría de los fondos de pensiones están sometidos a la ERISA, una ley elaborada por el Departamento de Trabajo que entre sus responsabilidades fiduciarias incluye maximizar el rendimiento en beneficio de los partícipes. Estos fondos no podrán tener realmente en cuenta la sostenibilidad hasta que no se demuestre totalmente la relación causal entre sostenibilidad y generación de riqueza. Todavía no existen pruebas concluyentes, las series de datos son muy limitadas y el historial de los fondos es demasiado corto para tener valor académico. Hasta que se reformulen las responsabilidades fiduciarias su compromiso será solo testimonial, tienen las manos atadas”.

Los inversores suelen hablar de los ‘rendimientos ajustados al riesgo’. En su opinión, ¿la integración ASG principalmente reduce el riesgo o aumenta los rendimientos?

“Creo que al 50 por ciento. Cuando el riesgo aumenta en el tiempo, el rendimiento siempre le sigue. Si se adopta una visión simplista de lo que ocurrirá a largo plazo, si no cambiamos nuestra actitud frente al clima respecto a las emisiones de CO2, está claro que al final ocurrirá una catástrofe. La economía mundial dejará de crecer y empezará a contraerse, y se perderá valor a gran escala. Por tanto, el riesgo y el rendimiento son las dos caras de una misma moneda”.”

Conozca las perspectivas más recientes sobre sostenibilidad
Conozca las perspectivas más recientes sobre sostenibilidad
Suscríbase

¿Diría usted que en el sector de servicios financieros está atravesando por una etapa en la que se cuestiona sus valores?

“Desde luego, y no es una moda pasajera. Por supuesto, para muchos solo es otra oportunidad a aprovechar, por lo que tratan de sumarse a la moda ASG. Pero estoy seguro de que la sostenibilidad se convertirá en la norma antes de lo creemos. Ahora mismo está de moda, pero la inversión sostenible será la práctica habitual en tres o cuatro años, y es vital que así sea. Si se leen los informes científicos sobre el cambio climático y las emisiones de CO2, es claro que hay que hacer algo ya”. 

“Si seguimos como ahora vamos derechos al precipicio. La gente está cada vez más preocupada. Creo que tanto los gobiernos como las empresas, así como cada uno de nosotros individualmente, tenemos que hacernos responsables. A largo plazo, la supervivencia de la sociedad actual depende de ello, y será necesario un enorme esfuerzo de todo el planeta. La pregunta es si nos lo podemos permitir desde un punto de vista económico. Pero el problema es que no nos podemos permitir no hacer nada. ¿Cuáles serían las repercusiones mundiales?” 

“Una de las principales dificultades es decidir cómo se define la sostenibilidad. Parece que el número de cosas que se consideran sostenible aumenta cada año. Si se amplia la definición para incluir no solo el clima sino también la diversidad, la igualdad de ingresos y la pobreza, es innegable que las cosas tienen que cambiar”.

Los ODS constituyen un marco definido y no se limitan solo al clima. ¿Suponen un gran avance?

“Yo creo que los ODS ofrecen un marco muy útil, ya que nos permiten definir mejor lo que la sostenibilidad significa. Pero no son suficientes. El siguiente paso consistirá en poder cuantificar la sostenibilidad y rendir cuentas sobre ella. Queda mucho por hacer para que estemos en condiciones de hacer eso. Es absolutamente crucial que con la ayuda de los reguladores europeos desarrollemos un marco a este respecto”. 

“Nosotros adoptamos los ODS al principio. Fuimos uno de los primeros en lanzar un producto de renta variable ODS, y después fuimos los primeros en desarrollar un modelo que nos permitiera aplicarlo también al crédito. Muy positivo; pero, en última instancia, los ODS solo tendrán un impacto realmente importante cuando la UE adopte un marco sólido y tengamos unas definiciones aceptadas por todos. Será entonces cuando podamos de verdad calibrar la sostenibilidad y medir el efecto de los ODS. Todos podemos aportar nuestro grano de arena, cada gestor de activos puede aportar su contribución. Pero, en última instancia, es preciso que haya una coordinación impulsada por la normativa europea, para que los gobiernos puedan aprovechar la experiencia de sectores como el nuestro”.

Robeco es pionero en inversión sostenible. Pero, como todos los líderes, sufre el llamado ‘hándicap del inventor’. Los rivales no tienen que reinventar la rueda. ¿Cómo puede Robeco mantener su ventaja competitiva?

“A pesar de que la innovación forma parte del ADN de la empresa, se trata de un asunto que me preocupa mucho. Dedicamos mucho tiempo y esfuerzo a innovar. En el caso de la sostenibilidad, todo empezó con un entusiasta equipo que en Zurich que hizo suya la filosofía de la sostenibilidad y empezó a analizar empresas llevado de una auténtica pasión por las soluciones ecológicas. Desde entonces hemos avanzado mucho y la sostenibilidad se ha convertido en parte integral del análisis financiero. Es lo que yo llamo ‘análisis aplicado’ porque se utiliza para analizar el valor de los activos y juega un papel en la construcción de carteras, generando en última instancia alfa. Aunque hemos avanzado mucho, todavía nos queda mucho por hacer. Podemos llegar muy lejos al respecto”.

¿Se está avanzando con la suficiente rapidez?

"El tiempo lo dirá. Si consideramos lo que nuestros homólogos están haciendo... Es verdad que sufrimos el hándicap del inventor, pero no es posible adquirir experiencia y conocimientos especializados con prisas. Lleva su tiempo, por definición. Además, todavía les llevamos ventaja a la competencia, nuestros clientes nos lo confirman. Cuando uno lleva haciendo algo mucho tiempo y ha tenido la oportunidad de adquirir experiencia para mejorar y perfeccionarse, se nota. Convertirse en un experto lleva su tiempo, son necesarias muchas horas de práctica. Puede que los demás recorten distancias, pero todavía vamos por delante”.”

Esta entrevista fue publicada originalmente en Sustainability Inside

Los temas relacionados con este artículo son: