spaines
No todo es blanco o negro cuando se trata de los ODS

No todo es blanco o negro cuando se trata de los ODS

12-12-2018 | Visión

En un artículo publicado anteriormente, describíamos el enfoque de tres pasos que adopta Robeco para cuantificar la contribución de una empresa a la consecución de los ODS de la ONU. Ahora nos detendremos en algunas de las dificultades que plantea el primero de estos pasos, en el que se analizan bajo el prisma de los ODS los productos y servicios que ofrecen las empresas y se evalúa su aportación.

  • Taeke  Wiersma
    Taeke
    Wiersma
    Co-head Credit Research

Lectura rápida

  • Existen diversas cuestiones por las que los ODS pueden tener efectos contrapuestos
  • En los sectores con peor contribución a los ODS hay emisores que ejercen un impacto positivo 
  • Una estrategia de inversión conforme a los ODS precisa de un enfoque homogéneo

Existen 17 ODS principales y 169 objetivos secundarios que abarcan una amplia variedad de cuestiones y cuyos efectos a veces se contraponen. Esto hace que llevar a cabo nuestro primer paso no resulte tarea fácil. Las empresas cuya contribución al logro de los ODS es más indirecta podrían excluirse del proceso de selección de forma prematura, si nuestro enfoque no va más allá de sus actividades principales.

Conozca las perspectivas más recientes
Conozca las perspectivas más recientes
Suscríbase

Zonas grises

Aunque los objetivos en sí parecen muy claros y concretos, resulta sorprendente ver cuántas zonas grises existen a la hora de evaluar sectores y empresas concretas. El sector agroquímico es un buen ejemplo. Por un lado, los productos para la protección de los cultivos mejoran significativamente la producción agrícola, lo que resulta muy beneficioso para el ODS 2 (erradicación del hambre). Pero los pesticidas son blanco de numerosas críticas por contaminar el medio ambiente, y se asocian negativamente a otros ODS. Las empresas productoras de envases de plástico son otro caso interesante. Ayudan a prolongar la durabilidad de los productos, lo que de nuevo resulta positivo para el ODS 2 (erradicación del hambre), pero generan también desechos cuyo efecto sobre el medio ambiente es negativo. 

Y la lista sigue. ¿Cómo deberíamos tratar a las empresas que desarrollan actividades muy contaminantes (extracción de petróleo, gas de esquisto, etc.) pero se toman muy en serio cuestiones como la igualdad de género (ODS 5) o la seguridad e higiene (uno de los objetivos secundarios del ODS 8)? Las iniciativas para clausurar o reducir progresivamente la producción de minas de carbón o centrales nucleares resultan muy beneficiosas para el ODS 7 (energía limpia) pero generan desempleo, cosa que puede incidir negativamente sobre la consecución del ODS 1 (erradicación de la pobreza), sobre todo en economías en vías de desarrollo.

En la creación de un universo de inversión conforme a los ODS no sólo hay que tener en cuenta qué hacen las empresas

¿Enfoque sectorial?

Aunque existen ciertos sectores cuya contribución a los ODS es manifiestamente negativa (tabaco, juegos de azar, industria aeroespacial y de defensa), en la mayoría de los casos no resulta tan claro. El sector de las eléctricas engloba a entidades que generan electricidad mediante la combustión de carbón y a otras cuya producción a partir de fuentes renovables es muy significativa. Las pertenecientes a esta última categoría deberían recibir una elevada puntuación según los ODS, mientras que las más dependientes de los combustibles fósiles y la energía nuclear seguramente obtendrían puntuaciones negativas. 

El sector de la automoción es otro buen ejemplo. La mayoría de los fabricantes de vehículos siguen teniendo clasificaciones ODS entre negativas y medias, ya que no han alcanzado aún los umbrales de producción de vehículos eléctricos/híbridos. Pero este sector incluye también al segmento de vehículos pesados, que desempeña un papel esencial en la distribución de alimentos y otros artículos de primera necesidad; y algunos proveedores de repuestos para automoción contribuyen positivamente a la consecución de los ODS, dependiendo de los productos que comercialicen (mejora de la eficiencia, ayudas a la seguridad, etc.). Uno de los objetivos secundarios pertenecientes al ODS 3 (salud y bienestar) consiste en reducir al 50% las muertes y lesiones por accidentes de tráfico, a escala mundial, para 2020. 

Si se adopta un enfoque de "blanco o negro" en lo que respecta a sectores, las empresas de sectores considerados "negativos" que gestionen bien otros aspectos de su actividad —impacto ambiental, relaciones laborales, cadena de suministro, etc.— se eliminan automáticamente.

El marco de ODS de Robeco

En la creación de un universo de inversión conforme a los ODS no sólo hay que tener en cuenta qué hacen las empresas; hay mucho más. El marco propio de ODS creado por RobecoSAM va más allá, entrando a evaluar cómo lo hacen. De este modo, nos aseguramos de que las empresas que desarrollan su actividad en sectores que aparentemente no contribuyen a la consecución de los ODS no queden excluidas directamente, sino que se las valore también conforme otros aspectos de su negocio, generando una puntuación ODS para cada empresa que refleje su verdadera aportación a dichos objetivos y dando lugar a un universo de inversión bien equilibrado. Los analistas de crédito de Robeco y los especialistas en IS de RobecoSAM han utilizado ya este marco para evaluar un universo diversificado de crédito formado por cerca de 600 empresas, en los segmentos de investment grade, high yield y mercados emergentes, y en una amplia variedad de sectores.