spaines
Tres tendencias que subyacen a la inversión temática ambiental

Tres tendencias que subyacen a la inversión temática ambiental

26-11-2018 | Visión

Existen tres tendencias estructurales que están impulsando un tipo de inversión que beneficia al medio ambiente, como explica el inversor temático Rainer Baumann.

  • Rainer Baumann
    Rainer
    Baumann
    Managing Director

Lectura rápida

  • Los millennials van a ejercer más influencia sobre la IS que los baby boomers
  • La regulación y la innovación están transformando los sectores tradicionales
  • Los fabricantes de automóviles son un buen ejemplo de cómo inciden estas tendencias

Los cambios demográficos que está viviendo la sociedad, junto con el aumento de la regulación y la digitalización están impulsando el avance de la inversión sostenible, posibilitando la creación de fondos temáticos capaces de aprovechar las transiciones estructurales a largo plazo.

Este fenómeno se ha visto propiciado por la desaparición paulatina de la generación de la posguerra, conocida como los "baby boomers", que actualmente tienen entre 60 y 70 años de edad. Esta generación está siendo sustituida por los millennials, nacidos a partir de mediados de los ochenta, y cuyo interés por la sostenibilidad es infinitamente mayor que el de sus padres y abuelos.

“La primera gran tendencia es la sustitución de los baby boomers por los millennials, cuya influencia sobre las decisiones de inversión es cada día mayor”, explica Baumann, Responsable de gestión de inversiones en RobecoSAM.

Conozca las perspectivas más recientes
Conozca las perspectivas más recientes
Suscríbase

Una actitud distinta

“Sabemos, por medio de diversos estudios, que los millennials van a tener una actitud completamente distinta hacia la inversión, como también la tienen en relación con lo que consumen o cómo se comportan. Su sentido de la responsabilidad es mayor, y tienen en cuenta las consideraciones ambientales mucho más que las generaciones anteriores. Así pues, el cambio en los hábitos de consumo constituye sin duda una fuerza motriz.”

“La segunda tendencia es la regulación: observamos signos prometedores de que las nuevas normativas avanzan en la dirección correcta, promoviendo reglas más concretas que inciden en la adopción más generalizada de criterios ambientales, sociales y de gobierno corporativo (ASG) en la inversión y en la sociedad.”

“Pero quizás la tendencia más interesante sea el rápido avance de la innovación, sobre todo en lo que se refiere a digitalización, ya que estamos ante una enorme transformación de muchos modelos de negocio tradicionales. Esto puede resultar aterrador para ciertos sectores tradicionales, pero estos cambios y transformaciones constituyen también una gran oportunidad para emprender nuevos negocios.”

“Y eso, en esencia, es lo que hace que la inversión temática sea tan emocionante, la combinación del inmenso cambio tecnológico, el endurecimiento de la regulación y la transición en los hábitos de consumo.”

El nuevo sector de la automoción

Baumann afirma que el sector de la automoción constituye un buen ejemplo de cómo estas tres tendencias inciden simultáneamente, ya que los consumidores demandan vehículos más respetuosos con el medio ambiente, las normativas sobre emisiones son cada vez más restrictivas y la innovación hace que los coches sean más eficientes cada día.

“Un sector que sin duda se halla inmerso en un cambio fundamental es el de la automoción, concretamente por la electrificación. Estoy seguro de que habrá más innovaciones en esta industria en los próximos años que las últimas tres o cuatro décadas”, apuntaba recientemente en un congreso sobre inversión responsable.

“Este año se han vendido más de un millón de vehículos eléctricos e híbridos, y está previsto que esta cifra alcance los 8-9 millones en 2020. Y esta tendencia alcanzará seguramente su punto crítico entre 2030 y 2040, cuando las ventas de vehículos eléctricos superarán a las de los tradicionales con motor de combustión.”

“Así pues, estamos ante un cambio transformativo que ha dado lugar a todo un nuevo mercado de inversión. Actualmente, RobecoSAM está vigilando muy de cerca todo esto, analizando cómo podemos aprovechar estas tendencias para construir carteras que inviertan en la nueva cadena de valor que está empezando a configurarse.”

“Aparte de los fabricantes de vehículos, existe por supuesto todo un sector en la cadena de suministro de la automoción, que está pasando de la industria tradicional a las nuevas aplicaciones automovilísticas, tales como los sistemas de iluminación de los vehículos. El siguiente gran paso es el uso de la tecnología de radar, una pieza esencial para los controles de proximidad y velocidad. En último término, ésta es la tecnología que hará que los coches puedan conducirse solos.”

El petróleo es cosa del pasado

Por otra parte, la subida que ha experimentado el petróleo en los últimos meses hace que los vehículos tradicionales de combustión sean más caros de utilizar —lo que se une a las consideraciones ambientales— aunque esta dinámica reviste cada vez menos relevancia, según Baumann.

“El aumento del precio del petróleo suele ser indicativo de la solidez del crecimiento económico, pero en términos generales yo diría que somos cada vez más independientes del crudo; su precio va importando cada vez menos”, sostiene.

“En el campo de la movilidad, por ejemplo, estamos pasando de los motores de combustión a los eléctricos, y están adoptándose tecnologías en el terreno de la construcción que ya no dependen de sistemas de combustibles fósiles, sino eléctricos.”

“Lo que va a ser cada vez más decisivo no es el precio del petróleo, sino el de la electricidad. Por ahora el precio del kilowatio se mantiene relativamente bajo y estable, porque cada vez tenemos más electricidad procedente de fuentes alternativas y limpias, lo que hace que la transición de la que hablamos siga progresando.”

Baumann afirma que los inversores no deberían olvidar tampoco que las industrias más básicas o tradicionales también pueden protagonizar inversiones temáticas atractivas, gracias a su potencial de innovación.

“Contamos con una estrategia de inversión temática en el segmento del agua; se considera un tema maduro, pero en él se está generando una importante innovación, sobre todo en los mercados emergentes, que proporciona a nuestras carteras multitud de oportunidades de inversión y, en consecuencia, buenas rentabilidades”, afirma.

Contribuyendo a los ODS

Otra tendencia que está cobrando relevancia es la inversión en empresas capaces de contribuir a la consecución de los Objetivos de Desarrollo Sostenible marcados por Naciones Unidas. Estos 17 objetivos, creados en 2015, van desde erradicar el hambre en el mundo hasta reducir el calentamiento global, pasando por mejorar la atención sanitaria, el acceso a la tecnología o el nivel educativo en los mercados emergentes.

Ha dado lugar a la creación del fondo RobecoSAM Global SDG Credits, orientado a empresas cuyos productos o servcios puedan ayudar a que se alcancen dichos objetivos. Se emplea un sistema de puntuaciones para determinar las contribuciones positivas y negativas que realizan las diferentes empresas, y RobecoSAM y Robeco utilizan dichas puntuaciones para diversos fines.

“Utilizamos un marco basado en los ODS para determinar las ventajas ambientales que propician nuestras inversiones, y hemos llevado a cabo la considerable labor de mapear unas 3.000 empresas ya”, afirma. “Este marco se aplica actualmente en nuestras estrategias con el fin de determinar con mayor exactitud la correspondencia entre estas inversiones y los ODS; cuáles de ellas presentan impactos positivos o negativos que hay que tener en cuenta.”

“El segundo paso consiste en definir un sistema claro de indicadores clave del rendimiento (KPI), que sean cuantificables en el tiempo y que reflejen los avances reales de una empresa en términos de ahorro de agua o reducción de emisiones. Se trata de una labor bastante compleja, ya que cada empresa es distinta y opera en mercados diversos, pero hemos dedicado mucho esfuerzo a ello, y ahora podemos cuantificar claramente el impacto de cada compañía.”