spaines
Contribuyendo a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU

Contribuyendo a los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU

16-10-2018 | Visión

Invertir en los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) marcados por Naciones Unidas puede resultar complicado, pero ahora es posible conocer cómo contribuyen las empresas a su consecución.

  • Jan Willem de Moor
    Jan Willem
    de Moor
    Senior Portfolio Manager Credit

Lectura rápida

  • El marco ODS puede valorar las contribuciones de una empresa a los ODS
  • Un proceso de tres fases que analiza las actividades y los aspectos conflictivos
  • Las puntuaciones ODS finales se utilizan para crear un fondo de crédito especializado

Robeco y RobecoSAM han desarrollado conjuntamente un marco compuesto por tres fases, que propone una metodología de puntuaciones para evaluar la capacidad de una empresa concreta de cumplir los 17 ODS, o saber si sus productos o actividades son contrarios a ellos. Gracias a este marco, es posible construir una estrategia de crédito a medida que, como puede comprobarse, contribuye positivamente a los ODS.

Los ODS van desde erradicar el hambre en el mundo hasta reducir el calentamiento global, pasando por mejorar la atención sanitaria, el acceso a la tecnología o el nivel educativo en los mercados emergentes. Se pusieron en marcha en 2015, han sido adoptados por 193 países, y a través de ellos se arroja el guante a las empresas —incluidos los gestores de activos— de todo el mundo para que contribuyan a su consecución en 2030.

Conozca las perspectivas más recientes sobre sostenibilidad
Conozca las perspectivas más recientes sobre sostenibilidad
Suscríbase

Un proceso de tres fases

“Hemos creado un proceso de tres fases para evaluar el impacto que ejercen las empresas en relación con los Objetivos de Desarrollo Sostenible", según explicó Jan Willem de Moor, gestor del fondo RobecoSAM Global SDG Credits, en el congreso Responsible Investor 2018.

“En la primera fase, nos fijamos en qué producen o qué servicios prestan las empresas, y cómo contribuye eso a que se alcancen determinados ODS. Por ejemplo, en relación con el ODS 3 (salud y bienestar), tendría sentido fijarse en empresas farmacéuticas, o que fabrican dispositivos médicos u ofrecen seguros de salud, ya que podrían contribuir a ese ODS en concreto.”

Los 17 ODS. Fuente: ONU

“En relación con el ODS 11 (ciudades y comunidades sostenibles), nos fijaríamos en constructoras, productoras de materiales de construcción y también fabricantes de automóviles porque, si uno fabrica muchos vehículos eléctricos, está contribuyendo a que las ciudades sean sostenibles.”

“El ODS 10 (reducción de las desigualdades) es el ejemplo típico de objetivo para el que resulta difícil encontrar empresas cuyos productos contribuyan a su materialización. Aquí es donde entra en juego la segunda parte del proceso, que trata sobre la manera en que las empresas elaboran sus productos. Por ejemplo, ¿están enfatizando la igualdad de género en sus prácticas de recursos humanos, creando una estructura de buen gobierno, o haciendo hincapié en la reducción de sus gases de efecto invernadero?”

“Por último, en la fase 3, nos centramos en los puntos conflictivos. Los dos primeros pasos están más orientados a los procesos, mientras que en el tercero nos fijamos en si la empresa ha incurrido en prácticas censurables, por ejemplo, si ha generado un vertido de petróleo, ha sido condenada por actividades fraudulentas o de corrupción, o ha vendido indebidamente sus productos. Seguidamente, valoramos si se trata de un hecho aislado, o si la empresa está trabajando para resolver esos problemas o no.”

Sistema de puntuaciones

El resultado de este proceso de tres pasos se concreta en el marco de calificación de los ODS. Se trata de un sistema de puntuación propio desarrollado por RobecoSAM en el que se puntúa desde +3, a las empresas que más contribuyen, hasta -3, a las que menos. En los escalones más bajos se sitúan las empresas sospechosas de emplear mano de obra infantil, causar exceso de contaminación o vender productos a precios abusivos en mercados emergentes para obtener un beneficio rápido, ya que estas prácticas les granjean puntuaciones negativas.

“En torno al 60% de las empresas de nuestro universo de inversión contribuyen positivamente a la consecución de los ODS”, afirma de Moor. “Utilizamos estos resultados como proceso de cribado, y como paso inicial para crear una cartera de crédito que, en último término, incida positivamente sobre la materialización de los ODS.”

“Es algo totalmente nuevo, distinto del modo en que antes hacíamos las cosas. Nuestros productos especializados en sostenibilidad adoptaban normalmente un enfoque de "el mejor de cada categoría" —y seguimos ofreciendo estos productos— pero los ODS van más allá de la orientación sectorial. Es el fruto de la demanda de nuestros clientes, que quieren productos más orientados al impacto y no desean invertir en determinadas empresas.”