spaines
El petróleo no puede ser todavía descartado

El petróleo no puede ser todavía descartado

22-10-2018 | Perspectiva a 5 años

Los activos bloqueados no amenazan en la actualidad la prosperidad de las petroleras, que todavía tienen un papel que desempeñar en las carteras, afirma Léon Cornelissen, Economista Jefe.

  • Léon  Cornelissen
    Léon
    Cornelissen
    Chief Economist

Lectura rápida

  • El Acuerdo de París creará billones de dólares de combustibles no utilizables
  • Las grandes petroleras (Big Oil) se adaptan a un futuro bajo en carbono, pero a ritmo lento
  • El precio del petróleo no ha reaccionado, y todavía no es el momento para dar la espalda a estas compañías
¿Quiere leer Expected Returns 2019-2023?
¿Quiere leer Expected Returns 2019-2023?
Descargue el informe completo

La cuestión se plantea por el compromiso adoptado por los países en el Acuerdo de París de limitar el calentamiento global en 2100 a 2 grados centígrados por encima de los niveles preindustriales. Eso significa que hasta el 80% de las reservas de combustibles fósiles del mundo no podrán utilizarse, lo que se traducirá en billones de dólares en carbón, petróleo y gas ‘bloqueados’.

Con unas reservas de petróleo y gas que probablemente seguirán sin ser usadas debido a la transición energética en curso, a los inversores se les plantea un interrogante difícil: ¿es hora de vender estas posiciones intensivas en carbono o sería algo prematuro? ¿Se han exagerado los temores a incurrir en pérdidas significativas debido al saneamiento de activos bloqueados inservibles?

Un futuro bajo en carbono

En 2017, Big Oil empezó a posicionarse de cara un futuro bajo en carbono, con las grandes petroleras europeas marcando la pauta. La incertidumbre será una constante, al carecerse de una hoja de ruta sobre la transición energética, o de una idea clara sobre cuánto durará o cuáles serán las tecnologías ganadoras.

Una tendencia claramente identificable es la mayor inversión por las grandes petroleras en energía libre de carbono. Los gigantes del petróleo reconocen que el suministro de petróleo hará máximos alrededor de 2020 y que después disminuirá un 20% para 2030, de la mano de la necesidad de reducir la producción para cumplir con el objetivo climático de 2°C. Para lograrlo, parte del suministro será sustituido por fuentes alternativas, como la energía solar o eólica.

Como se muestra en el siguiente gráfico, el gasto en exploración de combustibles fósiles de las grandes petroleras ya se ha reducido drásticamente desde 2014.

Se ha roto la tendencia en gasto de inversión del sector de petróleo y gas.
Fuente: Datastream

Las estimaciones de lo que podrá utilizarse y lo que tendrá que quedarse en el suelo varían considerablemente, aunque, según la Agencia Internacional de la Energía, podrá extraerse la práctica totalidad de las denominadas reservas 2P (probadas y probables) de las grandes petroleras. En ese caso, son las denominadas reservas 3P (probadas, probables y posibles) que excedan de las reservas 2P las que corren un riesgo considerable de quedar bloqueadas.

El porcentaje de estas últimas representa solo un par de puntos porcentuales del valor total de las grandes petroleras, por lo que las posibilidades de que queden bloqueadas pueden considerarse como un riesgo de cola para el conjunto de las petroleras. Conforme la demanda de petróleo siga creciendo durante los próximos cinco años, en especial la de mercados emergentes, la transición a una economía baja en carbono podría tardar más en producirse. Las estimaciones sobre cuándo puede alcanzarse el pico de demanda petrolífera han cambiado, y en la actualidad oscilan entre 2023 y 2070.

El precio del petróleo no ha reaccionado

Por otra parte, el precio del petróleo todavía no ha reaccionado a las perspectivas de que buena parte del mismo sea inservible. Con el abandono del petróleo cabe esperar que su precio se reduzca a largo plazo. Pero la falta de inversión (p. ej., en arenas bituminosas o en el Ártico) podría dar lugar a escasez, con el consiguiente aumento de los precios. Por el momento, el comportamiento de los precios no parece corresponderse con la transición a una economía baja en carbono.

Los problemas de suministro (en Nigeria y Venezuela, por ejemplo), y el éxito de las políticas de racionamiento de la OPEP son factores clave que influyen en los movimientos de precios a corto plazo. El potencial alcista de los precios del petróleo está algo limitado por la revolución de los esquistos en EE.UU., ya que los precios más altos impulsan el suministro, lo que ilustra la máxima de que el mejor remedio para los precios altos son precios más altos.

En un contexto de aumento de la demanda mundial, ello creo un dilema para los inversores. ¿Es momento de deshacerse de las posiciones en carbono o es demasiado pronto? ¿Se han exagerado los temores a incurrir en pérdidas significativas debido al saneamiento de activos bloqueados inservibles? El precio del petróleo tiene que reducirse significativamente en algún momento. Incluso Arabia Saudí anunció hace poco un plan para convertirse neutral en carbono en un par de décadas.

Conozca las perspectivas más recientes
Conozca las perspectivas más recientes
Suscríbase

El petróleo y el índice

El petróleo sigue asimismo siendo una parte importante de los índices del mercado bursátil, pese a la continuada preferencia por las acciones de Internet conocidas como FANG. Exxon Mobile, la mayor de las grandes petroleras, continúa incluida entre las diez principales posiciones del MSCI World Index, mientras que el sector de la energía es responsable de más del 6% de dicho índice. Como las oscilaciones del precio del petróleo son intrínsecamente impredecibles a corto plazo, y por ahora no parecen muy afectadas por la transición mundial a una economía sin carbono, la inversión en el sector energético sigue teniendo sentido.

No es aconsejable descartar a este sector, ya que ofrece interesantes oportunidades para que los inversores activos generen valor. Durante la última década, el sector energético ha incorporado un riesgo singular a las carteras de renta variable. Prevemos que en el futuro lo seguirá haciendo y que los inversores se beneficiarán de una mayor diversificación en sus carteras.

Expected Returns 2019-2023
Expected Returns 2019-2023
Ver todo