spaines
Las tres razones por las que Corea del Sur es, para nosotros, una medalla de oro

Las tres razones por las que Corea del Sur es, para nosotros, una medalla de oro

05-02-2018 | Visión

Desde hace años, Corea del Sur es uno de nuestros mercados emergentes favoritos. Dentro de poco, todas las miradas se centrarán en este país, ya que Pyeongchang será anfitriona de los Juegos Olímpicos de Invierno del 9 al 25 de febrero. Corea del Sur ha sido siempre para nosotros un gran protagonista, pues para nuestras carteras de renta fija de mercados emergentes constituye una posición clave. Esta apuesta coreana ha dado sus frutos, y hoy en día los atributos de inversión de este país continúan siendo muy sólidos.

  • Koos  Burema
    Koos
    Burema
    ‎Analyst Emerging Markets at Robeco

Lectura rápida

  • El país ha salido reforzado de dos grandes crisis financieras
  • Sus valoraciones son muy atractivas, y conservan aún el ‘descuento coreano’
  • Las prácticas de gobierno corporativo mejoran de forma lenta pero segura

El ascenso y caída del Presidente Park

El auge de Corea del Sur se inició bajo el liderazgo del Presidente Park Chung-Hee, que gobernó el país entre 1963 y 1979. Uno de los principales objetivos del Presidente Park fue erradicar la pobreza. Para lograrlo, industrializó el país y lo orientó de manera notable hacia la exportación. Bajo su presidencia, surgieron grandes conglomerados empresariales —llamados "chaebols"— como Samsung, Hyundai o Lucky Goldstar (LG).

Desafortunadamente, en 1972, el Presidente Park se convirtió en un dictador de facto al disolver el poder legislativo, lo que en último término dio lugar a su asesinato en 1979. Hoy en día Corea del Sur sigue siendo una economía muy dependiente de las exportaciones. Según el Banco de Corea, en 2017 las exportaciones representaban el 55% del PIB nacional.

Conozca las perspectivas más recientes
Conozca las perspectivas más recientes
Suscríbase

El ave fénix que resurge de sus cenizas... dos veces

Desde los Juegos Olímpicos de Seúl en 1988, Corea del Sur ha sabido salir reforzada de dos graves crisis. La primera, la Crisis Financiera Asiática de 1997, que motivó la quiebra de grandes empresas. El Fondo Monetario Internacional proporcionó un paquete de rescate de 57.000 millones de USD, exigiendo a cambio la adopción de ciertas medidas de reestructuración.

Otra consecuencia fue la caída del won surcoreano, que pasó de 850 frente al USD a finales de 1996 a casi 2.000 en diciembre de 1997. Este es el motivo por el que todavía hoy el Banco de Corea sigue siendo muy estricto en todo lo relacionado con la negociación del won. Y es precisamente una de las razones por las que MSCI no ha ascendido aún a Corea del Sur al nivel de mercado desarrollado, afirmando que “la ausencia de un mercado de divisas externo y las limitaciones existentes a su mercado monetario interno siguen planteando complicaciones operativas para los inversores.” Por ello, no cabe esperar que este país pase a ser considerado mercado desarrollado en un futuro próximo.

En 2007-2008, Corea del Sur tuvo que hacer frente a otra gran crisis: la Crisis Financiera Global. Según el Banco de Corea, el crecimiento del PIB cayó del 6,3% interanual en el cuarto trimestre de 2007 al -1,9% en el primer trimestre de 2009. El MSCI Korea cayó un 55%, medido en dólares estadounidenses, a lo largo de 2008, evolución ligeramente peor que la del MSCI Emerging Markets, que registró un -53%. Esta vez Corea del Sur logró sobreponerse completamente a la crisis. Entre 2009 y 2017, el índice MSCI Korea registró una rentabilidad en dólares estadounidenses del 14% anual, frente al 11% del MSCI Emerging Markets. Como se muestra en la tabla, en la mayoría de años transcurridos desde la Crisis Financiera Global, Corea del Sur ha ofrecido rentabilidades superiores a las del conjunto de los mercados emergentes.

Tabla 1. Rentabilidades de Corea frente a las del conjunto de mercados emergentes

Fuente: MSCI, Bloomberg

Por qué Corea sigue siendo asequible

A pesar de la rentabilidad que ofrece el mercado de valores surcoreano, éste sigue resultando relativamente barato. Como se refleja en el siguiente gráfico que representa la relación precio/beneficios (PE), los rendimientos del mercado de valores se fundamentan en el crecimiento de los beneficios empresariales. En consecuencia, el índice MSCI Korea se negocia en una PE de sólo 9,4 veces, en 2017, y 8,4 en 2018, muy por debajo de los promedios para el MSCI Emerging Markets, cuya PE en 2017 fue de 14,0 veces y para 2018 es de 12,4. Los dos principales motivos para este ‘descuento coreano’ son las tensiones entre Corea del Norte y del Sur y el gobierno corporativo.

Figura 1 | Relaciones precio/beneficios de los valores surcoreanos

Fuente: Factset, I/B/E/S, Robeco

Las tensiones con Corea del Norte se han intensificado a causa de una serie de pruebas nucleares y de misiles. Sin embargo, las últimas evoluciones en este sentido son positivas, ya que las dos Coreas han reanudado las conversaciones para limar asperezas militares, y los vecinos del Norte van a enviar una delegación a las Olimpiadas de Invierno de Pyeongchang. No obstante, no prevemos que la situación política vaya a cambiar, lo que supone que, como ha sucedido en el pasado, de cuando en cuando se producirá un incremento de la tensión política.

Tras sufrir algunos escándalos que han acaparado gran atención mediática, las empresas surcoreanas han empezado a mejorar sus prácticas de gobierno corporativo, que resultan relativamente pobres. Entre estos escándalos cabe citar como ejemplo la moción de censura contra la Presidenta Park Geun-Hye, hija del Expresidente Park Chung-Hee, a finales de 2016, por haber solicitado ‘donaciones’ a varios conglomerados empresariales.

Sucesos como estos, que han puesto de manifiesto los problemas subyacentes de Corea del Sur, han dado lugar a una serie de mejoras en lo relacionado con el gobierno corporativo. El Servicio Nacional de Pensiones de Corea, que posee aproximadamente el 10% del mercado de valores del país, se ha comprometido a suscribir el Código de buen gobierno, que fomenta la responsabilidad en las inversiones profesionales. Samsung Electronics ha mejorado mucho su actitud para con el accionista, cancelando todas las acciones propias que mantenía en autocartera para fines de tesorería. Además, la empresa se ha comprometido a distribuir entre sus accionistas más del 50% de su flujo de efectivo libre, mediante dividendos y recompras de acciones, y ha renovado por completo su directiva superior, segregando funciones entre su Presidente y su Director General. Se trata sólo de unos pocos ejemplos de la tendencia positiva que vive hoy en día Corea del Sur en el ámbito del buen gobierno de las empresas.

Los temas relacionados con este artículo son: