spaines
Essentials sobre los ODS

Módulo educativo para profesionales de la inversión

Haga el test de ODS Ver todos los módulos formativos

La formación continuada constituye una parte importante de la carrera de cualquier inversor profesional, sobre todo en estos tiempos en que todo cambia tan rápidamente. La inversión está cambiando, como queda patente en la adopción de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de las Naciones Unidas. Esto ha situado a algunos profesionales financieros en desventaja, a la hora de poder explicar este concepto a sus clientes actuales y potenciales. Este módulo ha sido creado para cubrir esa carencia.

Invitamos mediante este curso a asimilar toda la información que en él se proporciona, y a realizar al término del mismo un test que valide los conocimientos adquiridos. Para que la experiencia formativa resulte lo más provechosa posible, este módulo se presenta en un lenguaje sencillo y se apoya en gráficos, vídeos y casos prácticos. Se precisan en torno a 15 minutos para completar cada uno de sus seis capítulos.

Si se responde correctamente a 10 de las 12 preguntas (80%) que componen la prueba de conocimientos, se acreditará una hora y media computable a afectos de la certificación de formación profesional continuada CPD (Continuous Professional Development). Este módulo formativo ha sido homologado por entidades certificadoras como EFPA, a las que se irán incorporando otras.

El CFA Institute permite a sus miembros acreditar y comunicar por sí mismos los créditos de formación obtenidos de fuentes externas. Animamos a los miembros del CFA Institute a que autodocumenten estos créditos en su portal formativo digital (PL).

¡Buena suerte!

1. ¿Qué son los ODS?

Los objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas están llevando la inversión sostenible al siguiente nivel, centrándose en metas claramente definidas cuyo propósito es transformar nuestro mundo y a la vez ofrecer rentabilidad a los inversores.

En este capítulo veremos:

  • Cómo los 17 ODS se erigieron como sucesores de los ODM
  • Los métodos para registrar sus progresos, y las limitaciones de los mismos
  • La financiación necesaria para alcanzarlos y su atractivo para el público

El origen de los ODS

Cambio climático

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son 17 objetivos destinados a mejorar la sociedad, la sostenibilidad ecológica y la calidad de vida, y que fueron publicados por las Naciones Unidas en 2015. Abarcan una amplia variedad de aspectos relacionados con la sostenibilidad, que van desde la eliminación del hambre y la lucha contra el cambio climático, hasta el fomento del consumo responsable y la mejora de la sostenibilidad en las ciudades.

Todos los países –independientemente de lo ricos o pobres que sean– se han comprometido a trabajar por la consecución de los 17 ODS para 2030, estableciéndose así un plazo de 15 años para ello. Los objetivos forman parte de “Transformar nuestro mundo: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible” y la propia ONU los considera “el plan maestro para conseguir un futuro mejor y más sostenible para todos”.

Objetivos de Desarrollo del Milenio

Los ODS reemplazan a los Objetivos de Desarrollo del Milenio (ODM), ocho objetivos adoptados en el año 2000. Entre ellos se incluía el compromiso de erradicar el hambre y la pobreza extrema, lograr la educación primaria universal y combatir el VIH/SIDA. Los ODS, desarrollados a partir de 2012 a través de un proceso de consulta global en el que aportaron sus ideas más de un millón de personas, tienen un alcance mucho más amplio y se aplican a todos los países, no solo a los que se consideran “en vías de desarrollo”.

Figura 1: Los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU

Para obtener más información sobre cada objetivo, pulse sobre el gráfico interactivo de Naciones Unidas que aparece a continuación.

Fuente: www.un.org

Los objetivos en sí

Indicadores

Los 17 objetivos tienen 169 metas subyacentes y 232 indicadores aprobados, que se utilizan para realizar un seguimiento del avance hacia su consecución. Por ejemplo, las metas del ODS 3 (salud y bienestar) tienen por objeto poner fin a la mortalidad prematura, detener la propagación de enfermedades transmisibles como la malaria y el VIH/SIDA, y lograr la cobertura sanitaria universal asequible. Los indicadores miden factores como la tasa de mortalidad infantil de cada país, el número de nuevos contagios de malaria o VIH o la cantidad de personas con cobertura sanitaria.

En términos de inversión tangible, las empresas de salud pueden contribuir al ODS 3 desarrollando medicamentos que combatan ciertas enfermedades o mejorando el acceso de las personas a medicamentos asequibles. Por el contrario, algunas empresas pueden contribuir negativamente a los ODS, fabricando productos nocivos como tabaco o armas de fuego.

Seguimiento de los progresos

Los 193 estados miembros de la ONU adoptaron los ODS, y se espera que realicen un seguimiento de sus progresos en el logro de estos objetivos. La División de Estadística de las Naciones Unidas (UNSTATS) tiene la responsabilidad principal de recopilar los datos de los países conforme a los parámetros de los ODS. Se puede acceder a ellos en la sección ‘Indicadores ODS’ de la base de datos Global de los ODS de Naciones Unidas.1

Existen otras iniciativas que también ayudan a vigilar los progresos. La publicación digital SDG Tracker, que se puso en marcha en junio de 2018, cuenta con el respaldo de Our World in Data, un proyecto conjunto de la Universidad de Oxford y la organización no gubernamental Global Change Data Lab.2 Recopila datos sobre todos los indicadores relevantes para los ODS.

Otro proyecto destacable es el informe Global SDG Index and Dashboards Report. Este índice no se limita a registrar las evoluciones con respecto a los 17 objetivos, sino que también realiza una clasificación de los países de acuerdo a sus logros, lo que facilita las comparaciones. En esta publicación colaboran Bertelsmann Stiftung, una fundación dirigida por el grupo de comunicación alemán Bertelsmann, y la Red de Soluciones para el Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas.3

Figura 2: Global SDG Index and Dashboards Report

Conozca la evolución de su región en cualquiera de los 17 objetivos haciendo clic en el gráfico interactivo que aparece a continuación.

Los problemas de los indicadores

La enorme escala y diversidad de los indicadores hace que el seguimiento de los progresos sea una tarea complicada. Los estadísticos tienen dificultades para obtener datos, ya que muchos indicadores no se compilan regularmente. En otros casos, resulta complejo crear metodologías para los indicadores que no son muy habituales. Incluso los países más ricos han mostrado importantes deficiencias en su capacidad para vigilar los progresos.4

Las empresas también tienen sus dificultades a la hora de cuantificar sus contribuciones a los ODS. El proceso de inversión de los gestores patrimoniales, Robeco incluida, ofrece una solución en este sentido ya que cuenta con estrategias para abordar estos objetivos. En el Capítulo 3 trataremos este asunto con más detalle. Sin embargo, hay que hacer mucho más para alcanzar los ODS, sobre todo en un aspecto esencial, el de la financiación.

Necesidad de financiación

Las estimaciones difieren mucho entre sí en lo que respecta a la cantidad de fondos que se necesitan para cumplir los 17 objetivos para 2030. Las propias estimaciones de la ONU se sitúan entre 5 y 7 billones de USD al año. Esto representa entre el 7% y el 10% del PIB mundial, y entre el 25% y el 40% de la inversión anual global, según los niveles de 2014. Sin embargo, actualmente las organizaciones públicas y privadas solo están invirtiendo la mitad de esta cifra. Las Naciones Unidas estiman que a día de hoy el déficit de financiación se sitúa entre 2,5 y 3 billones de USD al año.5

Aunque ha habido progresos, el camino que queda por recorrer sigue siendo complicado. Las cosas se han vuelto cada vez más difíciles, debido a la crisis del coronavirus de 2020, que obligó a paralizar gran parte de la actividad económica. Aparte de mermar el progreso económico normal, ha hecho que haya menos dinero disponible para invertir en iniciativas como los ODS.6

La mirada puesta en el futuro: Nosotros, las personas

Con todo, los ODS han despertado la imaginación del mundo. Han iniciado un movimiento que comenzó con el optimismo que este nuevo milenio suscitó al pensar en el futuro. Como veremos en este módulo formativo, existen multitud de oportunidades para invertir en uno o varios de estos objetivos.

Y todos tenemos un papel que desempeñar, como sugiere este vídeo, “Nosotros, las personas”, en el que aparecen algunas caras muy conocidas. No solo deben implicarse los gobiernos, las empresas, los inversores o los grupos de interés, ¡es cosa de todos!

Resumen

En resumen, ahora ya debería saber cómo y por qué se crearon los 17 ODS, cómo se convirtieron en sucesores integrales de los ODM, las formas de medir su grado de consecución (y los retos que esto conlleva) y cuánta financiación se necesita todavía para alcanzar estos objetivos.

Capítulo siguiente

2. ¿Por qué los ODS tienen relevancia para los inversores?

Entonces, ¿por qué los inversores deberían colocar el dinero de sus clientes en torno a una iniciativa que esencialmente se dirige a proyectos sociales o de desarrollo, en lugar de optar por medios más consolidados para generar rentabilidad?

En este capítulo veremos:

  • Por qué los ODS representan una gran oportunidad de negocio para las empresas
  • Los ODS más (y menos) compatibles con el capital de desarrollo
  • El vínculo con la inversión de impacto y los beneficios que genera

La llamada a la acción que conforma el corazón de los ODS es que, a diferencia de la mayoría de las iniciativas de la ONU, los 17 objetivos no solo están dirigidos a los gobiernos o a las ONG, sino al conjunto de la sociedad. Presenta a la vez un reto y una oportunidad, dirigidos por igual a empresas e inversores, que se consideran esenciales para alcanzar los objetivos. Los ODS son muy singulares, ya que se trata de la primera vez en la historia en que se ha elaborado un plan global para promover el bienestar social, el desarrollo económico y la sostenibilidad ecológica. Es más, este plan se aplica a todos los países e involucra a todos.

Por consiguiente, la contribución a los ODS representa una oportunidad de negocio para las empresas, aunque exista diversidad de opiniones en cuanto a qué objetivos resultan más idóneos para invertir en ellos. En una encuesta del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo, se determinó que los tres objetivos más populares en Uganda eran el ODS 7 (energía asequible y no contaminante), el ODS 13 (acción por el clima) y el ODS 11 (ciudades y comunidades sostenibles).7

Figura 3: Los Objetivos de Desarrollo Sostenible más populares en Uganda

Fuente: www.undp.org

Infraestructuras

Los tres implican infraestructuras, y por ello proporcionan un medio físico para añadir valor de forma cuantificable, al tiempo que se logran resultados claros. No se considera que sea muy posible invertir en el ODS 16 (paz, justicia e instituciones sólidas), pero en última instancia se puede invertir en cualquier ODS si se realizan las elecciones correctas. La construcción de equipos de telecomunicaciones, por ejemplo, mejora el acceso a la información, que es una meta del ODS 16. Depende de cómo y dónde se mire.

La energía renovable

Los estudios demuestran que, aunque todavía se necesitan ingentes inversiones para alcanzar los ODS, estos también crean nuevos mercados. Por ejemplo, la energía renovable o los medicamentos podrían venderse a personas que hasta entonces no tuvieran acceso a ellos. Según ciertas estimaciones, podríamos estar hablando de oportunidades de mercado por valor de nada menos que 12 billones de USD al año, y de la creación de hasta 380 millones de nuevos puestos de trabajo, sobre todo en proyectos relacionados con la lucha contra el cambio climático.8, 9

Una oportunidad de negocio

Así pues, para las empresas y los inversores, los ODS no son meramente un aspecto “bonito” de la inversión, ni un ejercicio de relaciones públicas, sino una clara oportunidad de negocio. De hecho, los ODS podrían proporcionar a las empresas una ventaja competitiva en el futuro, ya que constituyen una fuente de innovación y fomentan la mejora de los procesos y la eficiencia operativa; es decir, contribuyen a mejorar la rentabilidad.

La regulación

Por otra parte, la regulación está cambiando rápidamente, y el público demanda cada vez más un enfoque más sostenible de parte de las empresas. Las empresas e inversores que incorporen los ODS en sus estrategias tendrán, por consiguiente, más posibilidades de alinearse con las políticas y regulaciones gubernamentales presentes y futuras. Esto les permitirá eludir el riesgo de perder su licencia para operar, o de tener que asumir cuantiosos gastos como resultado de un cambio estructural que finalmente se les obligue a realizar.

Esto, a su vez, reduce los riesgos inherentes a las carteras de inversión. Al mismo tiempo, las empresas con conciencia sostenible van a incidir positivamente en las sociedades y el medio ambiente, lo que genera una situación de mutuo beneficio.

Inversión de impacto

Inversión de impacto

Orientarse a los ODS es una forma de inversión de impacto, modalidad que se define como “el proceso de realizar inversiones con el objetivo deliberado de generar un impacto beneficioso y cuantificable sobre el medio ambiente o la sociedad, además de lograr una rentabilidad financiera positiva”.10

Los ODS son un medio popular de realizar inversión de impacto, ya que constituyen un buen marco para que los inversores puedan determinar el impacto social y ambiental que persiguen con cada inversión.

Intencionalidad, Rendimiento financiero positivo, Cuantificables

La inversión de impacto presenta tres elementos:

  • Primero, debe existir intencionalidad: el inversor debe realizar un esfuerzo deliberado y orientado para generar un impacto positivo. Esto podría deberse al factor gratificante de marcar la diferencia, unido a una motivación comercial subyacente.
  • La inversión espera generar un rendimiento financiero positivo; este es el criterio clave que diferencia la inversión de la contribución a obras benéficas o la filantropía, en las que no se espera obtener rentabilidad.
  • Los beneficios de la inversión de impacto deben ser cuantificables. Esto significa que los resultados de inversión deben ser tangibles, como por ejemplo cuántos hospitales se han construido. En el Capítulo 5 trataremos con más detalle la medición de las inversiones.

Compromisos de fondos de pensiones

Fondos de pensiones

Si bien es cierto que esta modalidad de inversión ha despertado la imaginación de los inversores que quieren adentrarse en la inversión de impacto y contribuir a la materialización de los ODS, todavía no se ha convertido en una opción ampliamente extendida. Solo un puñado de los principales inversores profesionales del mundo, como los fondos de pensiones, asignan actualmente grandes sumas de capital a los ODS, pues se consideran un “nicho”.

Por ejemplo, en 2019 la Asociación Neerlandesa de Inversores por el Desarrollo Sostenible, que representa alrededor del 95% del mercado neerlandés de planes de pensiones y cuenta con unos 1.360 millones de EUR en activos, realizó una encuesta en este sentido. El resultado fue que tan solo el 19% de sus miembros tenían marcadas metas concretas para asignar recursos de inversión a los objetivos.11

Al igual que sucedía con la encuesta de la ONU, el sondeo neerlandés reveló que ciertos ODS resultaban más atractivos que otros para la inversión. Se consideraba que el ODS 13 (acción por el clima) era el que ofrecía la mayor oportunidad de inversión, especialmente porque presenta metas cuantificables en aspectos como las emisiones de CO2.

Figure 4: Enfoque de los fondos de pensiones en las oportunidades de inversión y responsabilidad empresarial según los 17 ODS

Fuente: VBDO – Fondos de Pensiones y Objetivos de Desarrollo Sostenible

En última instancia, alcanzar los ODS va en interés de todos. Si los logramos, nuestro planeta será más estable y habrá menos probabilidades de que surjan amenazas naturales y artificiales. Y si estas amenazas se producen, como ha sucedido con la pandemia de Covid-19, las inversiones en nuestras economías y en las necesidades básicas de las personas nos habrán dotado de mayor solidez. En otras palabras, los ODS pueden crear un mundo en el que las empresas puedan prosperar.

Resumen

En resumen, ahora ya debería saber por qué los ODS son una oportunidad de negocio y no un mero ejercicio de relaciones públicas, cómo se relacionan con la inversión de impacto al constituir un medio para ejercer un impacto y una rentabilidad cuantificables, y cuáles están resultando más populares debido a la percepción de las posibilidades de invertir en ellos.
Capítulo anterior
Capítulo siguiente

3. Evaluación de la contribución de las empresas a los ODS

Hemos visto que los ODS representan una gran oportunidad de negocio, pero es importante saber qué empresas pueden contribuir a lograr estos objetivos antes de decidir invertir en ellas.

En este capítulo veremos:

  • Las contribuciones que pueden hacer las empresas varían ampliamente de un sector a otro
  • El carácter esencial del resultado neto, la combinación de las contribuciones positivas y negativas
  • Tres ejemplos de las diferentes maneras en que los inversores cuantifican estas contribuciones

Contribuyendo a los ODS

Las empresas pueden contribuir a la consecución de los ODS mediante la fabricación de productos o la provisión de servicios que ayuden a alcanzar uno o varios de los 17 objetivos. Además, las empresas pueden favorecer los ODS integrándolos en sus políticas. Por su naturaleza, algunas empresas estarán más en sintonía que otras con la realización de estas contribuciones.

Por ejemplo, no cabe duda de que una empresa que produce energía solar está contribuyendo al ODS 7 (energía asequible y no contaminante). Una editorial que crea material educativo para colegios está contribuyendo directamente al ODS 4 (educación de calidad), mientras que una empresa que trabaja activamente por promocionar a mujeres a puestos directivos está promoviendo el ODS 5 (igualdad de género).

Contribuciones negativas y netas

Sin embargo, algunas ejercen una incidencia negativa en lo que respecta a la consecución de los ODS. Esto puede resultar bastante evidente en algunos casos, cuando se fabrican productos nocivos, como cigarrillos. Pero otras empresas pueden realizar a la vez contribuciones positivas y negativas. ¿Cómo calificamos, por ejemplo, a una empresa de suministro de energía que utiliza tanto fuentes eólicas como carbón térmico?

Gases de efecto invernadero.

Y el problema se agrava si hablamos de la creación de productos o servicios compatibles con el progreso de los ODS pero generan simultáneamente externalidades negativas. Por ejemplo, los metales procedentes de la minería resultan esenciales para la fabricación de automóviles eléctricos o aerogeneradores, pero su extracción tiene un efecto negativo en los ecosistemas y emite gases de efecto invernadero.

Cómo evalúan las contribuciones los inversores

Con el fin de solventar estas cuestiones, los inversores han ideado varios medios de comparar los impactos positivos y negativos. Estos sistemas se utilizan en la toma de decisiones de inversión sobre la inclusión de una empresa en particular en una cartera de renta variable o crédito. En el siguiente apartado se analizan tres de estos sistemas.

1. La plataforma SDI Asset Owner Platform

Los fondos de pensiones neerlandeses APG y PGGM gestionan en ambos 750.000 millones de EUR en activos para 8,7 millones de personas. Unieron sus fuerzas para desarrollar un sistema común para analizar las contribuciones. Su plataforma Sustainable Development Investments (SDI) Asset Owner Platform permite a los clientes institucionales conocer en qué medida las inversiones de sus carteras contribuyen a la materialización de los ODS.12

Los datos son suministrados por Entis, un equipo de análisis de datos que APG compró a Deloitte en 2018. Emplea inteligencia artificial para realizar un procesamiento estadístico avanzado. El análisis se basa en la taxonomía SDI, que desgrana cada ODS y, lo que es más importante, identifica cuáles de sus submetas resultan más idóneas para la inversión. A finales de 2018, el equipo de Entis había analizado un universo de inversión de aproximadamente 10.000 empresas cotizadas.

Seguidamente, el equipo cuantifica en qué medida contribuyen las operaciones de la empresa a la consecución de estas submetas invertibles. Para ello, utilizan parámetros financieros u operativos, tales como la proporción de los ingresos que proceden de una determinada actividad que resulta favorable para los ODS. Los parámetros externos comprenden datos como el número de personas que tienen acceso a atención médica o servicios financieros como resultado de las actividades de una empresa. En el ejemplo siguiente se ilustran las perspectivas de esta plataforma en cuanto a la idoneidad inversora del ODS 14 (vida submarina).

Figure 5: Tipos de actividades a las que pueden dirigirse las inversiones para alcanzar el ODS 14

Fuente: SDI Asset Owner Platform

2. La evaluación SDG Solutions Assessment

El grupo Institutional Shareholder Services (ISS) es la mayor asesoría de representación de voto accionarial del mundo y ofrece a los inversores sistemas de votación y soluciones de gobierno corporativo e inversión responsable. Su enfoque también es ligeramente distinto. Su evaluación SDG Solutions Assessment se basa en 15 objetivos de sostenibilidad propios que se encuentran ampliamente alineados con los 17 ODS, pero con un énfasis diferente.

Objetivos como “conservar el agua”, “optimizar los materiales” o “salvaguardar la paz” no son objetivos individuales, aunque aparecen dentro de algunas submetas. Otros objetivos como “asegurar la salud”, “aliviar la pobreza” o “mitigar el cambio climático”, presentan una correlación más directa con los ODS.13

SDG Solutions Assessment identifica la contribución de cada categoría de productos o servicios a sus 15 objetivos de sostenibilidad. Esto se determina de acuerdo con la proporción de ingresos que se obtiene de cada uno, y así se calculan las “puntuaciones por objetivo”. Por último, se asigna una puntuación llamada “SDG Solutions Score”, que refleja los impactos de una empresa sobre los objetivos más notables.

Estas puntuaciones se agrupan en cinco categorías de calificación: Obstrucción significativa (-10,0 a -5,1); Obstrucción limitada (-5,0 a -0,2); Sin impacto neto (-0,1 a 0,1); Contribución limitada (0,2 a 5,0) y Contribución significativa (5,1 a 10,0). Una vez obtenidos estos resultados, ISS se encuentra en posición de asesorar a sus clientes sobre la contribución positiva o negativa que realiza su cartera.

Figure 6: Los objetivos adoptados pueden diferir de los ODS, pero se corresponden con ellos

Fuente: The SDG Solutions Assessment

3. El Marco de Impacto ODS

Robeco han desarrollado conjuntamente un Marco de Impacto ODS (SDG Impact Framework) propio, con el fin de proporcionar datos de análisis para las estrategias de inversión a medida, enfocadas en los 17 objetivos.

Figure 7: El enfoque de tres pasos adoptado por Robeco

Fuente: Robeco

En esta metodología se utiliza un proceso de tres pasos para determinar las credenciales de las empresas en materia de sostenibilidad:

  • Paso 1: ¿Qué produce la empresa? Los analistas observan lo que produce la empresa para determinar si contribuye positiva o negativamente a los ODS correspondientes, utilizando umbrales e indicadores clave de rendimiento específicos.

  • Paso 2: ¿Cómo produce la empresa? Aquí, los analistas examinan cómo se producen estos bienes y servicios y si las empresas persiguen los ODS en sus operaciones, o si existe alguna cara oculta en sus intenciones aparentemente buenas, como prácticas de gobierno corporativo deficientes

  • Paso 3: ¿Ha fallado la empresa? Se realizan comprobaciones para detectar si la empresa ha estado envuelta en alguna controversia. Hablamos, por ejemplo, de incidentes de contaminación o venta indebida de servicios.

Seguidamente, se asignan puntuaciones para evaluar el impacto general de cada empresa. Las puntuaciones van de +3 (muy positivo) a -3 (muy negativo). Una vez obtenida la puntuación general, Robeco puede utilizar sus productos de inversión ODS para invertir en las empresas que realmente persiguen los ODS.

En la siguiente animación se describe este proceso de tres pasos; visualice este pequeño vídeo para conocer su funcionamiento:

Fuente: Robeco

Resumen

En resumen, claramente existen diferentes formas de medir cómo las empresas contribuyen positiva o negativamente a uno o varios ODS. Algunos modelos señalan en qué objetivos se puede invertir, mientras que otros prefieren priorizar los objetivos o adoptar un enfoque específico para las distintas empresas. Como sucede con muchas cosas, la inversión sostenible no es una ciencia exacta y no existe un enfoque de “talla única”. Muy al contrario, se trata de un tema complejo, y existen distintos tonos de verde.
Capítulo anterior
Capítulo siguiente

4. Soluciones de inversión ODS

Una vez que un inversor decide dar el salto y apoyar los ODS, tiene que elegir un vehículo de inversión para ello, ya sean acciones, bonos u otras formas de financiación

En este capítulo veremos:

  • La inversión en los ODS utilizando estrategias de renta variable y renta fija
  • Inversiones de impacto tradicionales como las energías renovables
  • Programas de interacción y otras soluciones alternativas

Existen muchas formas de invertir en empresas y sectores que revisten el potencial de contribuir positivamente a la consecución de los ODS. A menudo, se utilizan para ello estrategias de renta variable o crédito enfocadas exclusivamente a los ODS, o estrategias más temáticas que se orientan a una temática relacionada con los ODS, como las energías renovables por ejemplo.

Son relativamente pocos los inversores que ofrecen estrategias enfocadas a los ODS. Sin embargo, cada vez más gestores están planteándose lanzar este tipo de productos, ya que la demanda de estas estrategias especializadas está creciendo rápidamente. Para ello, buscan acciones o bonos de empresas que estén realizando una contribución positiva y patente para la materialización de uno o varios de los 17 objetivos. Como veíamos en el Capítulo 3, existen varias formas de identificar a esas empresas.

En lugar de adoptar un enfoque específico para los ODS, algunos fondos de impacto apuntan a un tema o aspecto específico, como la reducción de la contaminación por plásticos. De esta manera, el inversor estará contribuyendo a sus metas asociadas; en este caso los ODS 11, 12, 14 y 15. Se trata de un método más concentrado y, por consiguiente, presenta características de rentabilidad ajustada al riesgo distintas de las asociadas a la adopción de un enfoque más amplio.

Inversión temática o dirigida a cuestiones concretas

Three examples of investment strategies that target an issue rather than a specific SDG, can be seen in themes that are gaining traction in environmental protection: renewable energy, the circular economy, and green bonds:

Las energías renovables

  • Las energías renovables constituyen un género de inversión por derecho propio, que actualmente se sitúa a medio camino entre la inversión de impacto y la inversión sostenible más generalista. Las industrias de energía solar, eólica e hidroeléctrica, antes consideradas un nicho, se han convertido en una parte importante del mix energético internacional, ya que representaban el 28% de la producción global de energía en 2020. Sin embargo, la inversión en renovables a menudo se realiza indirectamente, a través de inversiones más generales.14

Economía circular

  • En 2020 se lanzaron al mercado varios fondos orientados a la economía circular. Su propósito es sustituir el actual modelo de producción y consumo de “extraer-producir-desechar”, que se basa en la explotación continuada de los recursos. Para ello, estos fondos invierten en empresas dedicadas a actividades que empiezan por “re”: reciclar, reutilizar, renovar, reparar, rediseñar, recuperar. No existe un ODS específico para la economía circular, aunque guarda mucha relación con el ODS 12 (producción y consumo responsables).

Los bonos verdes

  • Los bonos verdes son títulos de deuda cuyo capital se utiliza exclusivamente para desarrollar proyectos ambientales. Son emitidos principalmente por gobiernos, ayuntamientos y ONG. Para que un bono se considere “verde”, el capital que se obtiene con ellos debe utilizarse en proyectos con claros beneficios medioambientales, como energías renovables o gestión de residuos. El primer bono verde fue el Climate Awareness Bond emitido por el Banco Europeo de Inversiones en 2007. Se está convirtiendo en una corriente cada vez más generalista, ya que actualmente están en circulación 700.000 millones de EUR en bonos verdes.

Aceptar ciertos aspectos negativos

No siempre es necesario, o incluso posible, encontrar una inversión adecuada que tenga una aportación del 100% a un ODS. Las energías renovables son un buen ejemplo. Muchos proyectos de energía solar y eólica pertenecen a importantes empresas de energía, incluidas las grandes petroleras, que ven en ellos una forma de diversificación ajena a los combustibles fósiles. Así pues, muchos inversores compran acciones o bonos de compañías petroleras tradicionales como medio para contribuir a su transición hacia las energías renovables.

A menudo, es una cuestión de proporciones. Los inversores de impacto van tomando cada vez más conciencia de la proporción de las energías renovables en el negocio de las empresas tradicionales, aunque sepan que su actividad principal no es compatible con ello. Si sus actividades en energías renovables superan un determinado umbral, esto basta para que algunos consideren que la empresa es candidata para la inversión sostenible. La clave reside en velar por que se eviten las actividades que causen “daños importantes” al desarrollo sostenible.

El uso de la interacción

Interacción

La interacción con las participadas puede ser una herramienta poderosa para mejorar sus parámetros ASG. No todos los gestores cuentan con equipos de titularidad activa. El propietario de activos a menudo preguntará a un gestor potencial durante el proceso de precontratación si dispone de un equipo de este tipo, para garantizar la capacidad de votación e interacción asociada a sus activos.

Estas iniciativas pueden ser todavía más poderosas si los inversores se unen. En mayo de 2020, Robeco contribuyó al nombramiento de un exejecutivo del sector de la energía eólica como consejero de la energética italiana Enel, en colaboración con la iniciativa Climate100+. Contribuirá a que Enel vaya reduciendo su exposición a los combustibles fósiles y acercándose más a las energías renovables, como parte de los esfuerzos por lograr que la empresa alcance niveles neutrales de carbono para el año 2050.

Inversión de impacto tradicional

Los ODS han ampliado el ámbito de las inversiones de impacto: han pasado de desarrollarse en el seno de vehículos de inversión de impacto tradicionales y, en su mayoría privados, como los fondos de microcréditos o los proyectos de energías renovables, a tomar forma de acciones y títulos de crédito que cotizan en los mercados. El impacto directo de la inversión en microcréditos, que proporciona préstamos a personas con rentas bajas de mercados emergentes, o en energías renovables, es mucho mayor que el impacto directo de la inversión en renta variable o crédito.

Algunos podrían argumentar que invertir en acciones o bonos realmente no proporciona financiación añadida a proyectos de impacto específicos, y que por ello no tiene “adicionalidad”. Pero, por otro lado, la liquidez y la escalabilidad son mayores cuando se invierte en instrumentos cotizados. Es posible invertir mayores cantidades en este ámbito, y si una gran empresa se acerca, aunque sea solo ligeramente, a la sostenibilidad, eso puede ejercer también un impacto muy considerable, y de naturaleza directa.

En resumen, los diferentes vehículos plantean oportunidades distintas, pero también diversos retos a la hora de generar impacto. Corresponde a los inversores considerar qué estrategia de inversión, y qué combinación de vehículos, resulta más eficaz para contribuir a los ODS y les permite cumplir a la vez el deber fiduciario que tienen para con sus clientes.

Resumen

En resumen, ahora ya debería conocer los diferentes vehículos de inversión que existen en relación con los ODS. Algunas estrategias se centran en las acciones y bonos de empresas que pueden contribuir a uno o varios ODS. Otras se basan en temas sectoriales, como el de las energías renovables o la economía circular, o adoptan enfoques más sutiles, como sucede con los bonos verdes y la interacción. Y luego está la inversión tradicional en proyectos sobre el terreno. En general, la clave de la inversión de impacto reside en lograr el equilibrio adecuado entre generar un impacto y obtener rentabilidad, con el fin de que estos impactos puedan perpetuarse a largo plazo.

Capítulo anterior
Capítulo siguiente

5. ¿Cómo medir el impacto sobre los ODS?

Ahora sabemos cómo evaluar si las empresas ejercen un impacto positivo o negativo sobre los ODS, pero medir el impacto en el otro extremo de sus operaciones —el de los usuarios finales— puede resultar mucho más complicado. La medición del impacto es importante, ya que permite a los inversores saber que su dinero realmente está sirviendo para marcar diferencias.

En este capítulo veremos:

  • Cómo la ONU realiza el seguimiento de los progresos hacia la materialización de los ODS, con resultados diversos
  • Cómo se puede entender el impacto desde la perspectiva de la “teoría del cambio”
  • Las diferentes maneras de medir el impacto que tienen los inversores

¿Cómo lo están haciendo los distintos países? El informe de progresos propio de la ONU

Desigualdad , ecosistemas, cambio climático

La ONU recopila estadísticas de sus estados miembros para realizar un seguimiento de los progresos hacia la materialización de cada uno de los 17 ODS. Cinco años después de su adopción, estas estadísticas dibujan un panorama sombrío: la desigualdad está creciendo, el hambre está aumentando, los ecosistemas se están erosionando a un ritmo sin precedentes y el cambio climático socava toda la Agenda de los ODS.15

A pesar de la lentitud que reflejan estas tendencias, también se registran avances más positivos, como son:

  • Que el número de mujeres elegidas para cargos parlamentarios ha aumentado del 19% al 24%
  • Que el 17,5% del consumo terminal total de energía procede actualmente de fuentes renovables
  • Que la inversión global en investigación y desarrollo se ha triplicado, hasta situarse en 2 billones de USD
  • Que casi 100 países están promoviendo activamente el consumo sostenible
  • Que la porción del océano que se encuentra legalmente protegida se ha duplicado con creces, llegando hoy en día al 17%

Océano

El hecho de que los países avancen tan lentamente hacia la consecución de los ODS debe suponer un impulso para que los inversores y las empresas ayuden a acelerar el ritmo. Y para ello, la medición del impacto es esencial.

La medición del impacto en la teoría

Vamos a adoptar una perspectiva más amplia para plantearnos cómo las empresas impactan sobre el mundo. En la figura siguiente presentamos un marco útil para comprender la cadena a través de la cual las empresas generan impacto. En las comunidades académica y de desarrollo, esto se conoce como la “teoría del cambio”.

Figure 8: Cómo los insumos terminan convirtiéndose en impactos según la “teoría del cambio”

Fuente: Robeco

Tomemos como ejemplo una empresa farmacéutica. Sus insumos y actividades le permiten crear medicamentos; este es su producto. Estos productos pueden cuantificarse en términos de volumen y de los tipos de enfermedades que combaten. Benefician a las personas que necesitan medicamentos, lo que se traduce en resultados, que se pueden medir atendiendo al número de personas que experimentan una mejora en su calidad de vida. Con el tiempo, se mejorará la salud y el bienestar de las personas y las sociedades, y eso genera los impactos deseados.

Este marco ilustra la complejidad que reviste la medición del impacto. Si bien los insumos, las actividades y los productos son relativamente fáciles de cuantificar porque se encuentran bajo el control de la empresa, los resultados y los impactos a largo plazo resultan mucho más difíciles de evaluar, ya que tienen lugar en el seno de las sociedades.

Existen diferentes métodos para medir el impacto. Entre ellos se encuentran los robustos “ensayos controlados aleatorios” que adoptan un enfoque experimental, galardonado con el Premio Nobel, para investigar lo que sucede cuando ciertas comunidades son objeto de una intervención, como sucede con los microcréditos, mientras que otras no, así como modelos económicos, encuestas y casos de estudio.16

Indicadores

La catedrática Karen Maas, directora académica del Centro de Impacto de la Universidad Erasmo de Róterdam, explica que un buen punto de partida es seleccionar indicadores clave y medirlos a lo largo del tiempo. Una vez medidos estos indicadores, los inversores pueden dar el siguiente paso y “poner su dinero a trabajar y ayudar de verdad a solucionar problemas”.17

Indicadores de impacto para inversores

El Marco de Impacto de las Inversiones, desarrollado por el Investors Leaders Group del Cambridge Institute for Sustainability Leadership, ha identificado una serie de indicadores de impacto que pueden ser medidos por el sector de la inversión.18

En primer lugar, agruparon los 17 ODS en seis temas. Seguidamente, identificaron una serie de “parámetros ideales”, así como “parámetros prácticos” que se encuentran disponibles para una muestra representativa de empresas del universo de inversión, a través de sistemas de datos como Bloomberg. Puede observarse el resultado en el gráfico que aparece a continuación, donde se muestran los indicadores de impacto utilizando un sistema de colores que permite comparar los impactos por cada millón de USD invertido y el índice de referencia.

Figure 9: El impacto que puede tener una inversión de 1 millón de USD

Fuente: Investment Impact Framework
Este marco es pragmático y, puesto que los “indicadores prácticos” ya se encuentran disponibles, puede aplicarse directamente. No obstante, es importante señalar que estos indicadores prácticos son bastante rudimentarios y que los informes corporativos en que se basan necesitan mejorar. Sin embargo, es necesario ir más allá en la medición de la diferencia que están marcando los inversores en las vidas y los medios de subsistencia de las personas en el mundo. Algunos inversores han aceptado este reto.

Medición del impacto

Robeco ha diseñado un modo de medir el impacto que tienen las empresas en las que invierte con sus estrategias enfocadas a los ODS. Un ejemplo de cuantificación del impacto apreciable lo ofrece la estrategia Smart Materials, que fomenta los objetivos ODS 9 (industria, innovación e infraestructura), y ODS 12 (producción y consumo responsables).

Coches eléctricos

Los coches eléctricos tienen componentes distintos que los alimentados con gasolina, sobre todo los de sus baterías. Necesitan cadmio y litio, entre otros minerales que ahora están siendo extraídos masivamente, y antes no. Los materiales transformativos están generando oportunidades también en los ámbitos de los dispositivos láser, la impresión en 3D y los métodos avanzados de reciclaje, por no mencionar los plásticos biodegradables e incluso prótesis humanas.

Biodegradables

Las empresas del fondo Smart Materials han marcado la diferencia reciclando 5.481 toneladas métricas de materiales en 2019, el equivalente a lo que consumen en un año 26.058 personas. Se han dejado de emitir unas 32.060 toneladas de desechos, lo que normalmente generan 65.780 personas. Y las que apuestan por reducir su consumo de energía han evitado que 465.095 toneladas de CO2 entren en la atmósfera, como si se hubieran sacado de las carreteras 326.065 coches no eléctricos.19

Figura 10: Impacto generado por las empresas incluidas en la estrategia RobecoSAM Smart Materials

Fuente: Robeco

Téngase en cuenta que realizar inversiones adicionales en la estrategia no implica necesariamente un impacto mayor o más eficaz Parámetros derivados del informe de impacto 2019

1. 2017 average CO2 emissions EU 118.5 g/km; 2015 annual distance driven by car EU 12.009 km; in t CO2-eq;1,423 (source:www.eea.europa.eu;www.odyssee-mure.eu)
2. 2014 Recycling rate EU 43.6% 487kg *43.6%=0.21 tonners waste recycled per capita (source www.ec.europa.eu/eurostat).
3. 2017 EU:487 kg = 0.487 tonners waste generated per capita; in tonners; 0.487 (source: www.ec.europa.eu/eurostat).

Resumen

En resumen, hemos visto la importancia de medir el impacto, aunque algunos de los resultados recopilados desde 2015 hayan sido decepcionantes, como refleja el propio informe de progresos de las Naciones Unidas. Aunque la medición del impacto puede ser todo un reto, existen varios métodos y marcos que los inversores pueden considerar. Y solamente midiendo lo que importa de verdad, podremos avanzar en la intensificación del impacto sobre los ODS.

15. https://unstats.un.org/sdgs/report/2019/The-Sustainable-Development-Goals-Report-2019.pdf
16. Véase p. ej. Banerjee, A., Duflo, E., Glennerster, R., y Kinnan, C., 2015. “The miracle of microfinance? Evidence from a randomized evaluation”. American Economic Journal: Applied Economics, 7(1), 22-53.
17. Si desea consultar el artículo completo de Karen Maas en la revista SIX, visite https://www.robeco.com/en/insights/2020/03/new-sustainable-investing-expertise-disguised-as-a-glossy-magazine.html
18. Investment Leaders Group (2020). “In search of impact. Measuring the full value of capital”. Cambridge, UK: Cambridge Institute for Sustainability Leadership.
19. Las cifras corresponden: al promedio de emisiones CO2 de 2017 en la UE: 118,5 g/km; a la distancia media recorrida anualmente por un automóvil en la UE, según el dato de 2015: 12.009 km; en t CO2-eq; 1,423 (fuente: www.eea.europa.eu; www.odyssee-mure.eu); a la tasa de reciclaje en la UE en 2014: 43,6%, 487 kg * 43,6%= 0,21 toneladas de desechos reciclados, per cápita (fuente: www.ec.europa.eu/eurostat); a los desechos generados en la UE, según el dato de 2017: 487 kg = 0,487 toneladas per cápita; en toneladas; 0,487 (fuente: www.ec.europa.eu/eurostat). En el gráfico se muestra el resultado de las posiciones a 30 de junio de 2019.

Capítulo anterior
Capítulo siguiente

6. Casos prácticos

Llevar a la práctica la ideología es la razón de ser de la inversión sostenible y de impacto. Cada inversor tiene sus propias motivaciones en relación con lo que espera que se logre con su dinero

En este capítulo veremos:

  • Cómo la inversión de impacto ayuda a comunidades anteriormente desatendidas
  • Existen temáticas como la mejora de la educación que también pueden generar rentabilidad
  • La mejora de la calidad y seguridad alimentaria es un ejemplo del poder que tiene la interacción

Existen muy diversas motivaciones para realizar contribuciones a los ODS, aunque todos los inversores profesionales deberían tener el objetivo subyacente de generar un impacto y obtener a la vez resultados financieros positivos. Puesto que la inversión sostenible se ha ido desarrollando a lo largo de los años, hoy por hoy seguramente haya tantas maneras de hacerlo como ODS existen. Veamos algunas de ellas:

Atender a los desatendidos

Analicemos en primer lugar el ejemplo de una entidad dedicada en exclusiva a la inversión de impacto: Vital Capital. Su misión principal es invertir en los mercados de rápido desarrollo del África subsahariana con el fin de mejorar el bienestar de las comunidades anteriormente desatendidas y generar a la vez una buena rentabilidad ajustada al riesgo. Para cumplir esta misión, invierte principalmente en comunidades urbanas, agricultura, salud, energía, agua y educación.

Para un inversor de impacto especializado, poder medir con precisión el impacto de las inversiones e informar sobre él resulta esencial. Puesto que trabaja estrechamente con sus participadas, Vital Capital es capaz de recabar un conocimiento relativamente bueno sobre los resultados y los impactos que promueve.

Por ejemplo, sus inversiones permitieron el tratamiento de 440.000 metros cúbicos de aguas residuales en 2019, posibilitaron que se procesaran 50.000 litros de leche fresca cada día y proporcionaron viviendas asequibles a 15.000 familias con rentas bajas. Sus logros se muestran en los gráficos siguientes. 20

Figura 11: Estadísticas vitales de Vital Capital

Fuente: Vital Capital

Mejorar la educación

A veces se considera que la mejora de la educación trasciende el alcance de la obtención de rentabilidad, pero esto no tiene por qué ser cierto, si se adopta el enfoque correcto. LGT Impact Ventures es una entidad de capital inversión suiza especializada en inversión de impacto que busca obtener rentabilidades en línea con las del mercado y generar a la vez impactos sociales y ambientales que sean medibles y positivos. Ha invertido más de 80 millones de USD en modelos de negocio escalables que ayudan a mejorar el acceso a productos y servicios en educación, salud y agricultura. Sus inversiones incidieron sobre 3,8 millones de personas desfavorecidas en 2015.

Una de las participadas por LGT, Bridge International Academies (BIA), gestiona escuelas públicas de primaria en calidad de operador privado, ofreciendo educación de bajo coste a estudiantes del África subsahariana y la India. Con una tarifa de 5 USD por niño y mes, la empresa ofrece una solución sostenible para aumentar el acceso a la educación. Asegura la calidad de las escuelas revisando regularmente los datos sobre el progreso de los alumnos.

Su misión es “conocimiento para todos”, y BIA tiene previsto formar a 10 millones de niños en una docena de países para 2025, contribuyendo así de forma directa al ODS 4 (educación de calidad).

Volverse verde

Es posible que empresas que vienen desarrollando actividades poco sostenibles experimenten una “conversión en el camino hacia Damasco” y se hagan grandes en ciertas áreas que contribuyen directamente a la materialización de los ODS. La energética danesa Ørsted solía llamarse Dong Energy, y era un gigante de la exploración de petróleo y gas. Pero en 2017 cambió de rumbo, vendió sus actividades de petróleo y gas y se reinventó como líder en energías renovables.

Bonos verdes

Para ello, Ørsted realizó una emisión de bonos verdes de 750 millones de EUR y otra de deuda verde híbrida de 500 millones de EUR, que los inversores estuvieron felices de adquirir. Ørsted utilizará el capital obtenido para ayudar a instalar hasta 12 gigavatios de energía eólica fuera de costa para 2025, y para sustituir el carbón por una alternativa más sostenible: la biomasa. La compra de este bono verde permite a los inversores financiar la transición energética y ayudar a mitigar el cambio climático (ODS 7 y 13).

Este bono resultó ganador de la edición de 2018 de los Environmental Finance Green Bond Awards. Se ha convertido en una herramienta de financiación que ayuda a Ørsted a lograr su objetivo de reducir el 95% de las emisiones de carbono de sus actividades de generación de electricidad y calefacción para 2023. Este tipo de empresas suelen estar presentes en las estrategias ODS cotizadas, junto con fondos especializados en bonos verdes. 21

Mejorar la calidad y seguridad de los alimentos

Es posible generar impacto indirectamente a través de la interacción, como sucede en el ámbito de la mejora de la calidad y la seguridad alimentaria. Mejorar la seguridad alimentaria en los mercados emergentes fue uno de los temas de interacción de Robeco en 2018, y se centró en el papel que desempeñan las empresas agroquímicas, de semillas y de fertilizantes. Los productos y servicios de estas empresas revisten el potencial de alinearse con el ODS 2 (hambre cero), ya que pueden apoyar a los agricultores de las regiones con inseguridad alimentaria solventando las carencias de productividad que dan lugar a la escasez de alimentos.

Esta labor se basó en un trabajo más específico realizado en 2017, cuando Robeco participó en una campaña liderada por el grupo de investigación Farm Animal Investment Risk and Return (FAIRR). El objetivo era reducir la cantidad de antibióticos utilizados en la ganadería. El uso excesivo de estos antibióticos para hacer que los animales de las granjas, como el ganado, produzcan más carne está haciendo que las bacterias se vuelvan más resistentes a ellos, y eso supone una amenaza para los seres humanos.

Las infecciones víricas en el ganado han resultado ser un obstáculo muy importante para alcanzar el ODS 2, que además reviste efectos colaterales para la salud humana. Mucho antes del coronavirus, la epidemia de “gripe porcina” H1N1, detectada por primera vez en cerdos, mató a unas 150.000 personas en 2009. El virus se había vuelto inmune a las vacunas existentes y se propagó rápidamente, por lo que la Organización Mundial de la Salud tuvo que declarar una pandemia del mismo.

Resumen

In summary, these case studies should give you a good understanding of how investing in the SDGs works in practice, from improving people’s lives in sub-Saharan Africa, to replacing fossil fuel production with renewable energy, and engaging with companies to raise food standards. Green bonds can make a significant difference as a funding tool, while providing an excellent return for their investors.

Capítulo anterior
Capítulo siguiente

7. Resumen

Repasemos lo que hemos aprendido sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible y cómo se invierte en ellos. En este último capítulo reunimos los principales aspectos tratados en los seis anteriores.

  1. Los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) son 17 objetivos destinados a mejorar la sociedad, la sostenibilidad ecológica y la calidad de vida. Fueron adoptados por las Naciones Unidas en 2015. Sustituyeron a los ocho Objetivos de Desarrollo del Milenio y se pretende que sean alcanzados en 2030. Los ODS abarcan una amplia variedad de temas, que van desde la erradicación del hambre y la lucha contra el cambio climático, hasta el fomento del consumo responsable y la mejora de la sostenibilidad en las ciudades. Se han granjeado el apoyo mayoritario de empresas e inversores, aunque sigue habiendo una importante brecha de financiación.

  2. Los ODS presentan enormes oportunidades de negocio y son relevantes para los inversores, porque los bienes y servicios que producen las empresas pueden contribuir a la materialización de los ODS. Hasta ahora, el interés de los inversores por cada uno de los 17 ODS ha sido dispar, ya que algunos prefieren los objetivos que se centran en la construcción de infraestructuras, donde es más fácil capturar la rentabilidad. La inversión de impacto —si es intencionada, mesurable y proporciona resultados financieros— puede ayudar a que el capital se dirija también hacia otros ODS.

  3. Existen diferentes formas de evaluar cómo las empresas contribuyen positiva o negativamente a uno o varios ODS. Algunos modelos señalan en qué objetivos se puede invertir, mientras que otros prefieren priorizar los objetivos o adoptar un enfoque específico para las distintas empresas. Como sucede con muchas cosas, la inversión sostenible no es una ciencia exacta y no existe un enfoque de “talla única” sino que hay diversos tonos de verde. Por ello, es importante saber qué supuestos y parámetros se incluyen en los diferentes modelos.

  4. Existen muchas formas de invertir en empresas y sectores que pueden contribuir positivamente a la consecución de los ODS. Se utilizan para ello estrategias de renta variable o crédito enfocadas a los ODS, o estrategias más temáticas que se orientan a una temática relacionada, como las energías renovables por ejemplo. Y luego está la inversión tradicional en proyectos sobre el terreno. En general, la clave de la inversión de impacto reside en lograr el equilibrio adecuado entre generar un impacto y obtener rentabilidad.

  5. La medición del impacto es importante. A nivel nacional, algunos de los resultados recopilados desde 2015 han sido dispares, como refleja el propio informe de progresos de las Naciones Unidas. Los inversores pueden medir directamente muchos impactos, como cuántas bocas se han alimentado o cuánto dióxido de carbono se ha dejado de emitir, mediante el registro de datos de ciertos indicadores a lo largo del tiempo. Todavía se están desarrollando teorías, sistemas de datos y marcos de medición de impacto. Sin duda, ayudarán a valorar cómo estamos realmente avanzando hacia la consecución de los ODS.

  6. Hemos visto cuatro casos prácticos que ilustran cómo los inversores pueden perseguir los ODS de distintas formas: desde mejorar la vida de las personas en el África subsahariana, hasta reemplazar la producción de combustibles fósiles por energías renovables, o interactuar con las empresas para aumentar la calidad y seguridad de los alimentos. Algunos inversores se especializan en la inversión de impacto, mientras que otros adoptan formas más indirectas de marcar diferencias. Los bonos verdes pueden ser una herramienta de financiación importante, además de ofrecer rentabilidad a sus inversores.
Capítulo anterior
¿Listos para la prueba de conocimientos?

Ahora que ya hemos repasado todos estos puntos, ya está listo para realizar la prueba de conocimientos.

Your feedback

Hacer el test
Pregunta {{activeQuestionID < 12 ? activeQuestionID : 12}} / 12

¿Cuál es el propósito principal de los Objetivos de Desarrollo Sostenible?

Elija la respuesta correcta

¿Qué hace que resulte difícil hacer un seguimiento de los progresos que se están haciendo para la consecución de los ODS?

Elija la respuesta correcta

¿Cuál es la principal diferencia entre los ODM y los ODS?

Elija la respuesta correcta

¿Cuál es la brecha de financiación estimada para alcanzar los objetivos?

Elija la respuesta correcta

¿Por qué los ODS constituyen una oportunidad para los inversores?

Elija la respuesta correcta

¿Cuáles son los tres componentes de la inversión de impacto?

Elija la respuesta correcta

Al evaluar las contribuciones de una empresa a los ODS, debemos considerar:

Elija la respuesta correcta

¿Cómo se aborda la contaminación por plásticos desde el punto de vista de los ODS?

Elija la respuesta correcta

Las formas de invertir en los ODS a través de temas incluyen:

Elija la respuesta correcta

Según la ONU, entre los éxitos alcanzados por los ODS se incluyen:

Elija la respuesta correcta

Medir el impacto de las contribuciones a los ODS puede resultar difícil porque:

Elija la respuesta correcta

12. Entre los ejemplos reales de formas en que la inversión de impacto ha marcado diferencias se encuentran:

Elija la respuesta correcta
Pregunta anterior
{{getCorrectCount()}}
{{questionnaire.questions.length}}
{{Passed ? '¡Enhorabuena!' : '¡Qué lástima!, vuelva a intentarlo.'}}
{{getCorrectCount()}}/{{questionnaire.questions.length}} Correcto.. Deje sus datos y reciba su acreditación por correo electrónico. Si aprobó el examen puede utilizar este correo electrónico para obtener su acreditación.
{{getCorrectCount()}}/{{questionnaire.questions.length}} Correcto.. Hacer la prueba otra vez
Mejorar puntuación
Ver resultados
Ver resultados
Hacer la prueba otra vez
Sus respuestas
1
¿Cuál es el propósito principal de los Objetivos de Desarrollo Sostenible?
Recaudar dinero para las personas desfavorecidas de los mercados emergentes
Un plan para lograr un futuro mejor y más sostenible para todos
Un medio para luchar contra el calentamiento global y el cambio climático
Recaudar dinero para las personas desfavorecidas de los mercados emergentes
Un plan para lograr un futuro mejor y más sostenible para todos
Un medio para luchar contra el calentamiento global y el cambio climático
2
¿Qué hace que resulte difícil hacer un seguimiento de los progresos que se están haciendo para la consecución de los ODS?
Los datos de los mercados emergentes siempre son poco fiables
La heterogeneidad de los indicadores, cuyos datos no se compilan regularmente
No tenemos suficientes parámetros de medición para los 17 ODS
Los datos de los mercados emergentes siempre son poco fiables
La heterogeneidad de los indicadores, cuyos datos no se compilan regularmente
No tenemos suficientes parámetros de medición para los 17 ODS
3
¿Cuál es la principal diferencia entre los ODM y los ODS?
El ámbito de los ODS es mucho más amplio y se aplican a todos los países
Los ODM eran 12, y los ODS, 17
Los ODM se centraban solo en la pobreza y el hambre
El ámbito de los ODS es mucho más amplio y se aplican a todos los países
Los ODM eran 12, y los ODS, 17
Los ODM se centraban solo en la pobreza y el hambre
4
¿Cuál es la brecha de financiación estimada para alcanzar los objetivos?
Entre 2,5 y 3 billones de USD
Entre 5 y 7 billones de USD
Entre 5 y 7,5 billones de USD
Entre 2,5 y 3 billones de USD
Entre 5 y 7 billones de USD
Entre 5 y 7,5 billones de USD
5
¿Por qué los ODS constituyen una oportunidad para los inversores?
Son proyectos socialmente beneficiosos que también ofrecen rentabilidad financiera
Permiten que un inversor tenga buena imagen, en términos de relaciones públicas
Impiden que los reguladores critiquen el resto de sus inversiones
Son proyectos socialmente beneficiosos que también ofrecen rentabilidad financiera
Permiten que un inversor tenga buena imagen, en términos de relaciones públicas
Impiden que los reguladores critiquen el resto de sus inversiones
6
¿Cuáles son los tres componentes de la inversión de impacto?
Un mercado emergente, intencionalidad, rentabilidad financiera
Intencionalidad, lucha contra el hambre, mesurable
Intencionalidad, rentabilidad financiera, mesurable
Un mercado emergente, intencionalidad, rentabilidad financiera
Intencionalidad, lucha contra el hambre, mesurable
Intencionalidad, rentabilidad financiera, mesurable
7
Al evaluar las contribuciones de una empresa a los ODS, debemos considerar:
Tanto sus contribuciones positivas como las negativas
Solo las positivas para los mercados emergentes
Solo las negativas que provienen de los “valores pecaminosos” o “sin stocks”.
Tanto sus contribuciones positivas como las negativas
Solo las positivas para los mercados emergentes
Solo las negativas que provienen de los “valores pecaminosos” o “sin stocks”.
8
¿Cómo se aborda la contaminación por plásticos desde el punto de vista de los ODS?
No se hace, ya que no hay un objetivo específico para ello
Esta cuestión queda cubierta indirectamente por varios de los objetivos
Solo está cubierto por el objetivo de protección de los océanos
No se hace, ya que no hay un objetivo específico para ello
Esta cuestión queda cubierta indirectamente por varios de los objetivos
Solo está cubierto por el objetivo de protección de los océanos
9
Las formas de invertir en los ODS a través de temas incluyen:
Orientarse a las energías renovables y la economía circular
Orientarse a las energías renovables y las organizaciones humanitarias
Orientarse a las energías renovables y los mercados emergentes
Orientarse a las energías renovables y la economía circular
Orientarse a las energías renovables y las organizaciones humanitarias
Orientarse a las energías renovables y los mercados emergentes
10
Según la ONU, entre los éxitos alcanzados por los ODS se incluyen:
El número de mujeres elegidas para cargos parlamentarios ha aumentado del 29% al 42%
El 17,5% del consumo terminal total de energía procede actualmente de fuentes renovables
El 55% de todas las guerras que comenzaron antes de que se pusieran en marcha los ODS en 2015 han terminado
El número de mujeres elegidas para cargos parlamentarios ha aumentado del 29% al 42%
El 17,5% del consumo terminal total de energía procede actualmente de fuentes renovables
El 55% de todas las guerras que comenzaron antes de que se pusieran en marcha los ODS en 2015 han terminado
11
Medir el impacto de las contribuciones a los ODS puede resultar difícil porque:
No existen suficientes indicadores de medición en los mercados emergentes
Los datos tienen que ser aprobados por cada gobierno
La recopilación de datos se encuentra todavía en sus primeras etapas
No existen suficientes indicadores de medición en los mercados emergentes
Los datos tienen que ser aprobados por cada gobierno
La recopilación de datos se encuentra todavía en sus primeras etapas
12
12. Entre los ejemplos reales de formas en que la inversión de impacto ha marcado diferencias se encuentran:
Ayudar a las comunidades desatendidas del África subsahariana
La emisión de bonos verdes para aumentar los ingresos en la Amazonia brasileña
Aumentar la cantidad de antibióticos utilizados en la ganadería
Ayudar a las comunidades desatendidas del África subsahariana
La emisión de bonos verdes para aumentar los ingresos en la Amazonia brasileña
Aumentar la cantidad de antibióticos utilizados en la ganadería