spaines
Cómo orientarse en el “zoo de los factores”

Cómo orientarse en el “zoo de los factores”

27-03-2020 | Investigación
El número de factores identificados en la literatura académica se ha disparado. Por eso hemos establecido unas pautas para ayudar a los inversores a orientarse.
  • David Blitz
    David
    Blitz
    Head of Quant Research
  • Matthias Hanauer
    Matthias
    Hanauer
    Researcher

Lectura rápida

  • La literatura se ha convertido en un “zoo”, con cientos de supuestos factores
  • Hemos encontrado pruebas de la existencia de docenas de factores diferentes que impulsan la rentabilidad futura de las acciones
  • Los hemos agrupado en un puñado de factores estratégicos compuestos

En las décadas de 1980 y 1990, se demostró que factores como tamaño, value, y momentum generaban rentabilidades que no podían explicarse según el Modelo de Precios de los Activos de Capital (CAPM). Desde entonces, han aparecido en la literatura otros cientos de “factores”, dando lugar a lo que ha venido a denominarse el “zoo” de los factores de renta variable. Esto ha dado lugar a un acalorado debate sobre cuántos factores distintos existen en realidad.

En una nota recientemente publicada, explicamos nuestra posición en este debate. Compartimos las preocupaciones recogidas en varios estudios académicos recientes acerca de la posibilidad de que muchos de los centenares de factores que se han propuesto a lo largo de las últimas décadas puedan deberse al data mining. Sin embargo, no consideramos que todo el zoo de los factores pueda reducirse a tan solo un puñado de ellos.

Si bien es cierto que el reducido grupo de factores que se utilizan en los modelos académicos de precios de los activos pueden ser un muy buen punto de partida, no podemos quedarnos ahí. En nuestras investigaciones, hemos encontrado pruebas de la concurrencia de docenas de factores. Entre ellos se encuentran los factores erróneamente descartados o rechazados, los factores múltiples que se necesitan para capturar un fenómeno amplio, los factores que se basan en fuentes de datos no convencionales o con un historial limitado, y los factores de “nueva generación”, basados en big data, aprendizaje automático o inteligencia artificial.

Síganos ahora también en Instagram
Síganos ahora también en Instagram
Siganos

Un reducido número de factores compuestos

Así pues, a efectos de aplicación práctica, es habitual agrupar los factores en un reducido número de agrupaciones estratégicas, o factores compuestos. El factor de bajo riesgo engloba parámetros tales como volatilidad y beta, que se miden utilizando distintos intervalos históricos y distintas frecuencias de toma de datos, pero también indicadores de riesgo de solvencia, como la distancia hasta impago o los diferenciales crediticios.

El factor value se compone de todas las variables que miden la relación entre el precio y los fundamentales, como el valor contable, los beneficios y los flujos de tesorería. Estas ratios pueden ajustarse, por ejemplo, conforme al riesgo de solvencia o la huella ambiental.

El factor calidad es esencialmente un cóctel de fundamentales empresariales, tales como rentabilidad, calidad de los beneficios y patrones de inversión. Coincidimos con la perspectiva académica de que estos elementos parecen ser factores separados y diferenciados, pero seguimos la convención del sector de combinarlos bajo la nomenclatura común de “calidad”.

En el caso del factor momentum, sucede esencialmente lo contrario. Los académicos y los proveedores de índices Smart Beta tienden a considerar el momentum como un solo factor (momentum de precio) pero, según nuestras investigaciones, es más correcto verlo como una familia de diversos factores relacionados con la actitud del mercado, sobre todo el momentum de precio y las revisiones de los analistas.

Por último, tenemos otro amplio grupo de factores a corto plazo. Tanto los académicos como los proveedores de índices tienden a pasarlos por alto, pero por nuestra parte consideramos que resultan muy efectivos a la hora de determinar el momento de ejecución de las operaciones. Incluimos en esta categoría diversos fenómenos de reversión, señales basadas en los intereses a corto y signos que arrojan los patrones del volumen de negociación.

En resumen, a partir de un zoo académico de cientos de supuestos factores, nos quedamos con unas docenas de ellos, que realmente son operativos, y los agrupamos en un reducido número de factores compuestos.

Introduzca sus datos y descargue el informe

Disclaimer

Esta página web está sometida a la legislación española y se destina exclusivamente a inversores profesionales o a contrapartes elegibles tal y como se definen en la ley de Mercado de Valores.

Robeco cumple con la legislación aplicable sobre protección de datos personales en cuanto a la solicitud y tratamiento de los datos personales. No suministraremos sus datos personales a terceros sin su consentimiento.

Los temas relacionados con este artículo son: