latames
Avance gradual hacia la igualdad de género

Avance gradual hacia la igualdad de género

24-06-2019 | Visión

Las empresas tienen todavía mucho por hacer para que los hombres y las mujeres sean iguales en el entorno laboral, según un estudio realizado por RobecoSAM.

  • Jacob  Messina, CFA
    Jacob
    Messina, CFA
    CFA, MBA, Executive Director, Head of Sustainable Investing Research, RobecoSAM
  • Markéta  Pokorná
    Markéta
    Pokorná
    Sustainability Investing Associate

Lectura rápida

  • La proporción de mujeres en las plantillas ha descendido
  • Se tardará 22 años en eliminar la brecha salarial entre hombres y mujeres
  • Aumentan las facilidades para el cuidado de hijos y la flexibilidad de horarios

El estudio muestra que se está progresando de forma lenta pero segura hacia una mayor igualdad de género, pero queda aún mucho por hacer en lo relativo a salarios, oportunidades y cuidado de hijos. 

En el controvertido aspecto de las remuneraciones, al ritmo actual, se tardarían 22 años en cerrar la brecha salarial, según Jacob Messina, Responsable de análisis de RobecoSAM, y Markéta Pokornà, Asociada de análisis de IS.

“La diversidad de género mejora el gobierno corporativo, la atracción del talento y el desarrollo del capital humano, factores todos ellos decisivos desde el punto de vista de la competitividad a largo plazo”, afirma Messina en el informe de investigación titulado ‘Lento pero seguro: avance gradual hacia la igualdad de género’, publicado en la edición de 2019 del Anuario de RobecoSAM.

“Las políticas empresariales que promueven la diversidad de género son signo de buena gestión corporativa, propia de empresas conscientes del valor de la diversidad en términos de estimulación de la creatividad, promoción de la innovación, reducción de riesgos y aumento de la productividad, factores que corren parejos al bienestar de los empleados.”

Conozca las perspectivas más recientes
Conozca las perspectivas más recientes
Suscríbase

Marco de valoración

“El marco de valoración de la diversidad de género adoptado por RobecoSAM se basa en esta visión, y sugiere que las empresas con una plantilla más diversa e igualitaria se encuentran de hecho mejor posicionadas para lograr resultados comparativamente superiores”, añade Pokornà.

“Por otra parte, al nivelar el terreno de juego en el lugar de trabajo, las empresas también pueden ayudar a promover la igualdad de género en otros ámbitos de la sociedad. De igual modo, los inversores que tienen en cuenta este tipo de factores pueden incidir decisivamente sobre el cambio social, además de mejorar la rentabilidad que obtienen.”

La valoración de los criterios de igualdad de género es un parámetro esencial dentro de la dimensión social de la Evaluación de Sostenibilidad Corporativa (CSA) de SAM, en la que se analiza la situación general de una empresa en términos de sostenibilidad. Según los resultados de la última CSA, si bien es cierto que se han intensificado las medidas de actuación y concienciación sobre la paridad de género en el sector público, el ritmo de cambio no está reproduciéndose igualmente en el entorno empresarial.

Cuatro aspectos principales

En la CSA se mide la diversidad de género como parte del proceso anual de recopilación de datos sobre resultados de las empresas en materia ambiental, social y de gobierno corporativo ( ASG) Las preguntas planteadas en relación con las prácticas de género se refieren básicamente a cuatro aspectos:
  • La proporción de mujeres en el consejo de administración de la empresa y la cuestión de si la diversidad de género forma parte de la política y el proceso de candidatura: se trata de un aspecto importante, ya que en la mayoría de las empresas del mundo las mujeres se encuentran menos representadas en los órganos de administración; las empresas tienen que acreditar un compromiso transparente y formal con la diversidad en los estadios de más alta dirección.
  • La diversidad de género en la plantilla, incluyendo al porcentaje de mujeres en puestos ejecutivos: debido a la convicción de que el equilibrio entre ambos sexos impulsa el potencial de rentabilidad de las empresas.
  • Ratios salariales: se capturan datos para determinar si existe igualdad retributiva entre trabajadores y trabajadoras en los distintos niveles jerárquicos (no administrativos, administrativos, ejecutivos).
  • Conciliación laboral y familiar: aunque las responsabilidades parentales siguen recayendo mucho más sobre las mujeres, los aspectos relacionados con el cuidado de los hijos pueden afectar a ambos sexos y precisan de un enfoque equilibrado. 

Amplitud de estadísticas

El estudio de RobecoSAM arroja una amplia variedad de estadísticas, tanto positivas como negativas, con notables disparidades entre zonas geográficas en cuanto a avances en materia de igualdad de género. Por ejemplo, Europa es la región con mejor evolución, ya que el 29% de los integrantes de los consejos de administración son mujeres, mientras que esta variable se desploma al 7% en las zonas culturalmente más patriarcales de Asia. 

La proporción de mujeres en las plantillas a escala mundial descendió ligeramente entre 2016 y 2017, del 35,3% al 35,0%, lo que supuso la reversión de la tendencia de crecimiento que venía registrándose en los últimos años. Curiosamente, durante el mismo periodo, se produjo un aumento en la representación femenina en puestos de gestión, del 26,0% al 26,3%.

En lo que respecta a sectores, aunque las mujeres componen más de la mitad de la masa laboral en el sector de los servicios financieros, ocupan menos de la cuarta parte de sus puestos ejecutivos. Los sectores de energía, servicios públicos de suministro y materiales presentan las proporciones medias más bajas en sus plantillas globales, con un 25%, un 23% y un 18% respectivamente, sin que se haya registrado ninguna mejoría desde 2013.

“La diversidad de género sólo puede lograrse promoviendo la igualdad, no en términos de cuotas o mediciones imprecisas de los resultados, sino desmontando los estereotipos sociales y culturales que han limitado la capacidad de las mujeres de maximizar las oportunidades profesionales”, explican Messina y Pokornà. “Aunque despacio, la aguja se mueve en la dirección correcta.”

Lea la versión íntegra del artículo "Lento pero seguro: avance gradual hacia la igualdad de género", o regístrese para descargar el Anuario completo.