spaines
Utilicemos las finanzas para hacer del mundo un lugar mejor

Utilicemos las finanzas para hacer del mundo un lugar mejor

15-07-2019 | Entrevista
Amy Domini lleva más de tres décadas trabajando en inversión sostenible. Colaboró en el lanzamiento del primer fondo de IS de Robeco en 1999. Actualmente preside Domini Impact Investments en Estados Unidos. Hablamos con ella sobre lo lejos que ha llegado la IS, los retos que persisten y la forma en que invierte su entidad.
  • John Coppock
    John
    Coppock
    Investment writer

Lectura rápida

  • Casi nadie discute que la IS es ya algo muy generalizado
  • Sigue habiendo cinco impedimentos para que su adopción sea completa
  • Los inversores deben tener en cuenta todos los aspectos relacionados con la jubilación

Han pasado 20 años desde que participó usted en el lanzamiento del primer fondo de IS de Robeco. ¿Cuánto cree que ha cambiado la inversión sostenible en este tiempo?
“Casi nadie discute ya que la IS se ha convertido en algo generalizado, ya que algunas de las entidades financieras más grandes del mundo no solamente ofrecen productos de esta categoría, sino que afirman que ésta resulta clave para su futuro. Por otra parte, el campo de la sostenibilidad no se ha cohesionado hasta el punto que podamos decir que su generalización sea completa. Para ello, debería existir acceso universal a las series de datos que emplean las entidades financieras. Tenemos cifras de beneficios, capitalización de mercado, flujos de efectivo y demás, pero hoy en día todavía hay que rellenar muchos huecos en lo relativo a sostenibilidad. Por otra parte, los datos varían según las distintas partes del mundo. Hasta que se superen estos obstáculos, no creo que pueda alcanzarse la generalización completa.”

¿Cuáles cree que son los principales retos que existen para la plena adopción de la IS? ¿Cuáles considera que son los cinco impedimentos más importantes?
“Existen dos barreras fundamentales: la persistencia de la idea de que adoptar la inversión sostenible supone sacrificar rentabilidad y lo que yo llamaría 'confusión' hoy en día, sobre todo en lo que respecta a las normas que deben aplicarse para filtrar. Por otra parte, existe una escuela de pensamiento que dice ‘hay una forma mejor de hacer esto’, como las entidades benéficas, pero considero que este enfoque es extremadamente ingenuo.” “El cuarto serían las personas que siguen diciendo: ‘Me preocupan estos temas, pero no puedo dejar que interfieran con mi prioridad esencial, que es ofrecer a estas personas una jubilación digna’. Están basándose en suposiciones erróneas: una jubilación digna requiere mucho más que dinero. Y, quinto, una tendencia que está surgiendo y que me molesta bastante es la de los fondos enfocados en un solo aspecto. Si únicamente te preocupa la energía solar, los derechos de los animales o ser vegetariano, tus metas no tienen nada que ver con las personas ni el planeta.” < p class="quote">Yo no creo que distribuir un producto perjudicial con el mayor alcance posible y de la manera más barata posible sea hacer buen uso del capitalismo

Ha habido un cierto examen de conciencia sobre este supuesto “deber fiduciario” de obtener beneficios. ¿Cuál es su opinión sobre el rumbo que está tomando el sector?
“Éste ha sido siempre un tema complejo. Hay una corriente de pensamiento que aboga por tener las ‘mejores’ empresas armamentísticas y las ‘mejores’ tabacaleras en las carteras, pero en mi opinión todo se reduce a hacer un buen uso del capitalismo. Yo no creo que distribuir un producto perjudicial con el mayor alcance posible y de la manera más barata posible sea hacer buen uso del capitalismo.”

¿Qué incidencia está teniendo la concienciación sobre el calentamiento global sobre la agenda de la IS?
“Ya hemos visto cómo los devastadores resultados del cambio climático incrementan los costes de las pólizas contra inundaciones y daños a la propiedad de las aseguradoras. Aquí, en Estados Unidos, hemos tenido el caso de una gran empresa de suministro público, Pacific Gas & Electric, que perdió 2.000 millones de USD en tres días, a causa de los incendios forestales en California. Sin embargo, la preocupación por el cambio climático no es todavía un factor de motivación tan grande como debería, aquí en EE.UU. Hemos vivido un auténtico ataque contra la ciencia en las últimas dos décadas, como resultado del cual ha habido todo un colectivo de cargos políticos que, durante 15 años, han creído que no serían reelegidos en sus cargos si reconocían el problema del cambio climático.”

¿Qué opina sobre la transición energética, del carbón, petróleo y gas a las fuentes renovables? El mundo sigue necesitando combustibles fósiles... ¿cuál es su perspectiva en este ámbito?
“En Domini Impact Investments hemos optado por excluir abiertamente a las empresas del sector de la energía de nuestro universo de inversión. Hace muchos años, tuvimos un par de empresas bastante grandes de petróleo y gas; después adoptamos la postura de que el gas natural era transicional, y dejamos a un lado el petróleo; pero después todas las empresas de gas natural empezaron con el fracking, así que las excluimos también. Lo que nunca hemos tenido ha sido participación en el sector del carbón. La mayor parte de las economías siguen dependiendo del carbón, pero también permiten el tabaco y las armas.”

¿Considera que el índice Domini 400 Social ha dejado su impronta en la cultura de la inversión, sobre todo en Estados Unidos?
“Durante el periodo posterior al final del apartheid en Sudáfrica, la evolución del Domini 400 Social fue lo que impulsó el interés en este campo. ¡La gente no podía creer que siguiera ofreciendo rentabilidades superiores! Pero después los socios de KLD se separaron, y el índice pasó a formar parte de MSCI. El índice MSCI KLD 400 Social que subsiste a día de hoy es muy distinto del que yo diseñaría; por ejemplo, incluye empresas de petróleo y gas. Seguramente dirán que el inversor responsable medio hoy en día tiene participaciones en petróleo y gas (*Robeco incluida).”

Ha recibido una cantidad considerable de galardones y reconocimientos a lo largo de su dilatada carrera… ¿sigue sintiendo la misma emoción por la IS que cuando empezó?
“Me sigue empujando con fuerza... Considero que mi lucha tiene objetivos que ahora mismo son urgentes, sobre todo en tres vertientes. Primero, la necesidad de transparencia y difusión de información sobre el impacto de las empresas y la forma en que éstas afectan a las comunidades y al conjunto del planeta. Lo siguiente que pediría sería ralentizar un poco el ritmo de las transacciones financieras, ya que la actual vertiginosidad está haciendo que los inversores se conviertan en jugadores. Y, por último, la responsabilidad fiduciaria, especialmente en EE.UU., tiene que asociarse más claramente a la persona en su conjunto. No puede considerarse que tu jubilación es digna por el importe de tu pensión, si vives en un barrio peligroso y tienes miedo de salir después de que anochezca. Si tu nieto tiene asma, te da igual tener 100 dólares más en el bolsillo cada mes gracias a la floreciente industria del carbón... lo que te preocupa es la salud del niño. Si se cumplieran estas tres cosas, sentiría que puedo descansar.”

Conozca las perspectivas más recientes
Conozca las perspectivas más recientes
Suscríbase
Los temas relacionados con este artículo son: