spaines

"Nos encontramos en la antesala de una transformación muy positiva"

18-12-2018 | Entrevista

¿Con qué rapidez se convertirá la inversión sostenible en una corriente generalizada? Bertrand Badré fue director general del Banco Mundial, y es el fundador de Blue like an Orange Sustainable Capital, una empresa que invierte en proyectos sostenibles en países emergentes. Hablamos con él sobre los desafíos que plantea el desarrollo sostenible, el papel que el sector privado puede representar en él, y las ideas en torno a las que gira su reciente libro acerca de este tema.

  • Yann Morell Y Alcover
    Yann
    Morell Y Alcover
    Investment Writer

Lectura rápida

  • Los sectores público y privado deben dar la mano a la sostenibilidad
  • Se requieren billones de USD para financiar el desarrollo sostenible
  • El capital de los inversores debe distribuirse a escala global de forma distinta

La idea principal de la que trata su libro es que el sector financiero puede servir al "bien común". ¿Podría explicarnos a qué se refiere con "bien común" y cuál sería su relación con conceptos como la inversión sostenible o los criterios ASG?

“La cuestión del bien común no resulta sencilla en absoluto. Se trata de un concepto bastante occidental. He hablado con gente de China y me dicen que en su cultura no existe una idea similar. Tienen cosas como la paz y la armonía. Creo que podemos describirlo como el desarrollo armonioso de nuestras sociedades, o lo que en la nueva jerga internacional se conoce como desarrollo sostenible. En otras palabras, un modelo de desarrollo que respeta la remuneración no sólo del capital financiero sino también del capital humano, social y societario, y del capital natural.”

Conozca las perspectivas más recientes sobre sostenibilidad
Conozca las perspectivas más recientes sobre sostenibilidad
Suscríbase

En su libro explica que el sector privado tiene un papel muy importante en esto. Sin embargo, gran parte del libro se dedica al sector público, sobre todo los bancos multilaterales de desarrollo (BMD). ¿Qué es lo que puede hacer exactamente el sector privado?

“Tiene razón. Probablemente es porque he pasado muchos años, hasta hace muy poco tiempo, trabajando para estas entidades multilaterales. Mi punto de vista es que los BMD son valiosos, pero podríamos hacer mucho más con ellos. Y, de hecho, debemos hacerlo, y es ahí donde el sector entra en juego. Hace unos años, coordiné la publicación de un informe del Banco Mundial sobre1 los recursos necesarios para alcanzar los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) marcados por Naciones Unidas. Yo quería que el informe no tuviera más de 20 páginas, que estuviera redactado en un inglés sencillo y que su título fuera llamativo.”

“Y, lo que era aún más importante, en el informe debían ofrecerse ordenes concretas de magnitud. A menudo, la gente no entiende bien las órdenes de magnitud cuando se habla de dinero. En cuanto una cantidad se cifra en cientos o miles de millones, tendemos a pensar sencillamente que es mucho. Por eso, lo que intenta transmitir el título que escogimos, "From Billions to Trillions" ("De miles de millones a billones"), es la disparidad: destacamos que, aunque nuestra economía genere 100 billones de USD, sólo pueden utilizarse para financiar el desarrollo sostenible unos 250 o 350 miles de millones. Existen distintas estimaciones sobre cuánto se necesita realmente, pero todas se cifran en billones de dólares. Así que existe una carencia evidente, de ahí el título. ¿Y cómo estamos cubriendo esta carencia? La respuesta es bastante simple... matemática básica.”

“Parte de la diferencia se cubre con recursos locales, o sea, ahorros e impuestos. Pero seguramente eso no baste. Parte del dinero tiene que provenir también del ahorro privado extranjero. Por desgracia, este tipo de recursos financieros a menudo no llega a utilizarse para proyectos sostenibles en países emergentes o en vías de desarrollo. Por otra parte, tengo la firme convicción —y así queda claro en mi libro— de que las entidades públicas de desarrollo tienen el deber de guiar a los inversores privados; llevarlos de la mano, por así decirlo. Los BMD tienen que entender que, aunque sea importante para ellos financiar operaciones de desarrollo, seguramente resulte todavía más importante que movilicen recursos.”

Obviamente, se están asignando las inversiones bastante mal

A partir de esta idea, ¿qué función pueden tener los gestores patrimoniales?

“Para mí, esta incógnita guarda relación con uno de los mayores retos a que nos enfrentamos hoy en día: cómo distribuir los recursos a escala global. Nunca había habido tanto dinero en ahorros ni en manos de gestores externos. Nunca habíamos tenido tantos gestores y tantos grandes propietarios de activos, incluyendo fondos de pensiones y fondos patrimoniales soberanos. Y aún así una parte muy significativa de este dinero se está invirtiendo en deuda que ofrece un interés mínimo, o incluso negativo. Obviamente, se están asignando las inversiones bastante mal.”

“Hay que hacer que las inversiones se distribuyan de otra manera, mediante incentivos y regulaciones, empleando los mecanismos de la economía de mercado. La demanda del cliente final apunta claramente en esa dirección. Obviamente, el volumen de dinero que se dirija a este tipo de proyectos será reducido, inicialmente. Pero hay que velar por que, con el tiempo, los billones de los que hablaba antes sean realmente eso: billones. De otro modo, la actual crisis de refugiados será sólo un anticipo de lo que está por llegar.”

¿Significa esto que los gestores patrimoniales no van a tener otra opción que apostar por la inversión sostenible?

“De aquí a 20 ó 30 años, sin duda. Pero no seamos ingenuos, esto no sucede de la noche a la mañana. La gente tiene que irse acostumbrando, tiene que probar y darse cuenta de que efectivamente funciona. Tendremos que crear nuevos productos y ecosistemas, a una escala más industrial. Y necesitaremos nuevas agencias de calificación que se especialicen en evaluar los riesgos para la sostenibilidad. Yo creo que es nuestra tarea de cara al siguiente ciclo de mercado.”

Aunque todavía estamos en los primeros inicios, ya se observan diferencias sustanciales en cuanto a la calidad de las propuestas de los distintos gestores en términos de sostenibilidad. Y parece que existe gran entusiasmo, pero pocos enfoques realmente rigurosos. ¿Qué opina a este respecto?

“La verdad es que no me sorprende mucho. Nos encontramos en la antesala de una transformación muy positiva, así que es natural que todo esté un poco revuelto. Estamos experimentando un vendaval de nuevos conceptos que la gente no siempre llega a comprender, desde los criterios ASG o los PRI hasta la inversión de impacto. Al mismo tiempo, debemos asegurarnos de no despertarnos con resaca dentro de cinco años, pensando que nos han lavado el cerebro. La conmoción actual tiene que terminar en algún momento, y serán los reguladores los que marquen la tónica.”

¿Considera que los organismos reguladores deben intervenir?

“Sí, sin duda. Así es como van las cosas normalmente. No estoy en contra de la creatividad, mientras no sea deshonesta, claro.”

Este artículo es un extracto de un texto más amplio publicado en nuestra revista Robeco Quarterly. Lees het volledige artikel ‘We’re on the cusp of a very positive transformation’.

1 Véase: ‘From Billions to Trillions: Transforming Development Finance’, informe elaborado conjuntamente por el Banco Africano de Desarrollo, el Banco Asiático de Desarrollo y el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo, el Banco Europeo de Inversiones, el Banco Interamericano de Desarrollo, el Fondo Monetario Internacional y el Grupo del Banco Mundial para la reunión del Comité de Desarrollo del 18 de abril de 2015.

Los temas relacionados con este artículo son: