spaines
Alcance sus objetivos de inversión empleando factores: generar ingresos

Alcance sus objetivos de inversión empleando factores: generar ingresos

30-11-2018 | Visión

Las estrategias basadas en factores pueden ayudar a generar ingresos Sexto y último artículo de una serie sobre cómo los factores sirven para que los inversores alcancen objetivos concretos.

Lectura rápida

  • Los ingresos son un condicionante clave de la rentabilidad
  • Unos ingresos elevados dan lugar a una rentabilidad mayor y más estable
  • Los ingresos constituyen una variable esencial en muchas estrategias de Factor Investing

Contexto

Aunque muchos inversores tienden a centrarse más en el aumento del valor, los dividendos y cupones representan una parte significativa de la rentabilidad a largo plazo de las acciones y los bonos. En el mercado de valores estadounidense, por ejemplo, durante el último medio siglo casi la mitad de los resultados en renta variable se derivaron de los dividendos, y la otra mitad de la evolución de las cotizaciones. Así mismo, las acciones que ofrecen una rentabilidad por dividendos superior a la media tienden a generar rendimientos más elevados y estables a lo largo del tiempo.

La búsqueda de rentabilidades mayores y más estables ha ocasionado que muchos inversores opten por estrategias con características de generación de ingresos elevados. En los últimos años, los intereses en renta fija han caído en todo el mundo desarrollado, y por ello este tipo de estrategias han ganado notable popularidad, sobre todo entre los propietarios de activos interesados en el Factor Investing. En una encuesta realizada recientemente por FTSE Russell entre propietarios de activos, la generación de ingresos ocupaba el sexto puesto en la lista de principales objetivos de inversión que les hacían plantearse la adopción de estrategias basadas en factores.

Las variables relacionadas con ingresos, de hecho, han representado un papel clave en la determinación de algunos de los factores más comúnmente aceptados. El "carry", que puede definirse a grandes rasgos como la rentabilidad de un activo cuando los precios se mantienen constantes, es un caso claro. Lo mismo sucede con otros factores tan contrastados como value, calidad y bajo riesgo. Prominentes académicos han llegado a aducir incluso que, en renta variable, los ingresos pueden considerarse un factor en sí.1

Manténgase al día de las últimas perspectivas sobre inversión cuantitativa
Manténgase al día de las últimas perspectivas sobre inversión cuantitativa
Suscríbase

Base científica

Desde la década de 1970, han aparecido multitud de estudios académicos que sugieren que los valores con características relacionadas con la generación de ingresos elevados suelen alcanzar, a largo plazo, una rentabilidad ajustada al riesgo significativamente mayor. Buen ejemplo de ello es un informe de investigación2 publicado en 1988 por el premio Nobel Eugene Fama y su coinvestigador Kenneth French, en que se demostraba la capacidad predictiva de la rentabilidad por dividendos para estimar la rentabilidad de las acciones del mercado estadounidense.

En el siguiente gráfico se ilustra la importancia de los ingresos para la rentabilidad a largo plazo en renta variable, ya que en él se descompone la rentabilidad de los valores del mercado estadounidense desde 1900. Durante este amplísimo periodo, las acciones han ofrecido una rentabilidad total del 9,5% al año, a saber, un 4,5% procedente de los dividendos y un 5,0% de los incrementos de precio. 3

Figura 1: Descomposición de la rentabilidad ofrecida por el mercado estadounidense de renta variable desde 1900

Fuente: Shiller y Robeco.

En una publicación de 2017, Ralph Koijen, Tobias Moskowitz, Lasse Heje Pedersen y Evert Vrugt analizaron esta temática desde un ángulo diferente. Tomaron el concepto del "carry", que hasta entonces se había aplicado casi exclusivamente a las divisas, y documentaron la existencia de una prima de carry en una amplia variedad de categorías de activos, incluyendo renta variable global, renta fija global, materias primas, deuda pública estadounidense, crédito y opciones.

Más recientemente, Guido Baltussen, Laurens Swinkels y Pim van Vliet, todos de Robeco, buscaron tendencias a más largo plazo analizando las pruebas que evidenciaban la existencia de diversos factores, incluido el carry, en diversas clases de activos durante más de dos siglos.4 Su conclusión fue que el carry había sido uno de los factores más rentables a lo largo de todo el periodo de la muestra, ofreciendo ratios de Sharpe sólidas y relativamente constantes en las principales categorías de activos.

Otras consideraciones

Aunque las estrategias de carry parecen la manera obvia de aprovechar las ventajas de la inversión de elevados ingresos, no son ni mucho menos la única opción que existe. Como ya se ha mencionado, las variables relacionadas con los ingresos también desempeñan un papel fundamental en la definición de otros valores bien contrastados, tales como value, calidad o bajo riesgo. Por este motivo, en los mercados de renta variable, la inversión value y de bajo riesgo suele implicar la selección de acciones de empresas con dividendos elevados y estables, y la inversión de calidad supone apostar por valores más conservadores.

Por ejemplo, los índices genéricos de inversión value o de baja volatilidad, como las series de índices MSCI Value y Minimum Volatility, generalmente presentan rentabilidades por dividendos superiores a las de sus índices matrices. Lo mismo sucede con la estrategia Value Equities de Robeco y sus estrategias Conservative Equities, nuestro enfoque para la inversión de baja volatilidad. Por otra parte, la estrategia Quality Equities de Robeco está orientada, por su diseño, a empresas con emisiones netas de valores más reducidas que la media del índice del mercado.

Una última consideración para aquellos que deseen centrarse sobre todo en los ingresos es que los dividendos elevados, por ejemplo, pueden ser algo transitorio. Por tanto, con el fin de asegurarse unos ingresos elevados a largo plazo, los inversores no deben olvidar las demás variables. Aquí es donde pueden encajar las estrategias basadas en factores que se centran en los ingresos elevados pero tienen en cuenta además otros parámetros, como el momentum de precio por ejemplo. .

1Véase, por ejemplo: Dimson, E., Marsh, P. and Staunton, M., 2017, ‘Factor based investing: The long term Evidence’, Journal of Portfolio Management, número especial de 2017, vol. 43, nº 5, páginas 15–37.
2Fama, E. and French, K., 1988, ‘Dividend yields and expected stock returns’" (Rentabilidad por dividendos y previsiones de rentabilidad en el mercado de valores), Journal of Financial Economics, Volume 22, Issue 1, October 1988, Pages 3-25.
3Véase nuestro artículo publicado recientemente sobre este tema: Van Vliet, P., Polfliet M., Mosselaar J.S., 2018, ‘High dividend investing: buy them stable & strong’(Inversión de dividendo elevado: apostando por empresas estables y fuertes)..
4Véase el compendio de artículos de investigación que hemos publicado recientemente: Baltussen, G., Martens, M. and Van Vliet, P., 2018 ‘Quant Allocation − Collected Robeco Articles’(Asignación cuantitativa: compendio de artículos de Robeco).

Alcance sus objetivos de inversión empleando factores

Esta serie de artículos pretende ilustrar la gran variedad de objetivos de inversión que es posible alcanzar a través de estrategias basadas en factores.

Leer todos los artículos:

Alcance sus objetivos de inversión empleando factores: Reducir el riesgo Alcance sus objetivos de inversión empleando factores: Mejorar la rentabilidad Alcance sus objetivos de inversión empleando factores: Mejorar la diversificación
Los temas relacionados con este artículo son: