spaines
Alcance sus objetivos de inversión empleando factores: mejorar la diversificación

Alcance sus objetivos de inversión empleando factores: mejorar la diversificación

28-06-2018 | Visión

Las estrategias que utilizan factores ayudan a los inversores a construir carteras mejor diversificadas. Tercer artículo de una serie sobre cómo los factores sirven para que los inversores alcancen objetivos concretos.

Lectura rápida

  • Interrogantes sobre la diversificación entre clases de activos 
  • El prisma factorial aporta una nueva perspectiva 
  • Evitar el riesgo de concentración es fundamental, incluso con el enfoque factorial

Contexto

Se suele decir que la diversificación es la única estrategia realmente sin costes para los inversores. Durante siglos, los propietarios de activos han aplicado este principio repartiendo sus inversiones entre distintas clases de activos. Pero el espectacular aumento de la correlación entre clases de activos durante los vaivenes del mercado de la década de 2000, sobre todo durante la crisis financiera mundial, ha empezado a sembrar dudas sobre los beneficios de la diversificación tradicional.

Uno de los principales debates del sector financiero actual es si los enfoques cuantitativos para la selección y construcción de carteras son más eficaces que los tradicionales, en especial en lo referido a la diversificación. Por ejemplo, el influyente estudio de 20091 sobre el Fondo del Petróleo noruego y la inversión factorial mostró que, pese a un perfil aparentemente diversificado, los rendimientos activos del fondo tenían una elevada exposición a riesgos sistémicos, fundamentalmente achacables a decisiones ascendentes.

La búsqueda de técnicas de diversificación más fiables ha hecho que muchos inversores se fijen en la inversión factorial. De hecho, en una reciente encuesta realizada por FTSE Russell entre propietarios de activos, la mejora de la diversificación ocupaba el tercer puesto en la lista de principales objetivos de inversión que les hacían plantearse la adopción de estrategias basadas en factores.

Manténgase al día de las últimas perspectivas sobre inversión cuantitativa
Manténgase al día de las últimas perspectivas sobre inversión cuantitativa
Suscríbase

Base científica

Al contrario que la distribución de activos tradicional, que en general carece de base científica, la asignación factorial se basa en décadas de sólido análisis empírico. Dicho análisis documenta varias pautas de riesgo-rentabilidad significativas, persistentes y relativamente poco correlacionadas en los mercados financieros. Para lograr una mejor diversificación, los inversores pueden aprovecharse de estas pautas y seleccionar valores con distintas características de riesgo-rendimiento.

Un trabajo de 20122 de Antti Ilmanen y Jared Kizer que analizaba los datos de mercado de varias clases de activos desde 1927 concluía que la diversificación entre factores ha sido mucho más eficaz para la reducción de la volatilidad de las carteras y la discrecionalidad del mercado que los enfoques de clases de activos tradicionales. Y aunque los autores reconocían que la inversión en largo-corto, con las consiguientes ventas en corto y apalancamiento, es la que genera los mayores beneficios de diversificación, también hallaron importantes ventajas en una perspectiva a largo plazo.

Recientemente, en un informe de análisis3 inicialmente elaborado para Robeco, Kees Koedijk y Alfred Slager, de la Universidad de Tilburg, y Philip Stork, de la VU University Ámsterdam, también analizaron el grado en que puede lograrse diversificación con un enfoque factorial en lugar de con un enfoque por activos. Los autores sostienen que la diversificación entre factores ofrece importantes ventajas, ya que la correlación entre factores como el valor o el momentum es muy inferior a la existente entre categorías de inversión.

Las ventajas de la diversificación en la inversión factorial también se ponen de manifiesto en la rentabilidad a lo largo del tiempo de la estrategia Multi-Factor Equities de Robeco. La Figura 1 muestra la rentabilidad simulada de una cartera multifactorial en el período 1988-2015. También muestra cuál de los cuatro factores (value, momentum, baja volatilidad y calidad) objeto de nuestra estrategia cuantitativa destacó cada año.

Figura 1: rentabilidad superior equilibrada y estable

Fuente: Robeco, MSCI. El exceso de retorno se mide en relación al índice MSCI World, para el periodo comprendido entre junio de 1988 y diciembre de 2015. El rendimiento se mide en USD. Las estrategias de factores de Robeco se basan en la simulación de carteras, en la que se aplican unos costes de transacción estimados de 75 pb. La distribución entre factores en la proposición multifactor es: 25% value, 25% momentum, 25% baja volatilidad y 25% calidad. Las barras muestran si una estrategia de factor concreta generó un rendimiento añadido positivo cada año. El valor de las inversiones puede fluctuar. Rendimientos anteriores no son garantía de resultados futuros.

En última instancia, el resultado es una rentabilidad relativa superior estable y equilibrada, en comparación con el conjunto del mercado (zona gris), con aportaciones positivas de como mínimo tres factores en tres de los cuatro años naturales completos.

Otras consideraciones

Aunque la prioridad debe continuar siendo la optimización de la exposición a los factores para garantizar diversificación, no hay que olvidar la importancia de invertir en una amplia y variada selección de valores. Los estudios realizados internamente por Robeco revelan que, en una cartera sin restricciones, llevar a cabo limitaciones para las ponderaciones en cada sector reduce su riesgo de concentración sin alterar significativamente su rentabilidad, al menos hasta cierto punto. Sin embargo, a partir de un determinado nivel, las limitaciones a la concentración comienzan a ejercer un efecto negativo sobre la rentabilidad.

Esto sugiere la existencia de un nivel óptimo de concentración, que los inversores deben tener en cuenta. Por tanto, las estrategias eficientes basadas en factores no deben concentrarse exclusivamente en determinar la mejor exposición factorial, sino que también deben prevenir las concentraciones geográficas o sectoriales no deseadas, o la excesiva dependencia de ciertos valores concretos o subsegmentos del mercado financiero. Una forma de conseguirlo es adoptar unas normas de concentración estrictas pero asumibles, pues ello se traducirá en una selección de acciones o bonos diversa, evitando al mismo tiempo sesgos sectoriales o nacionales excesivos.

1 A. Ang, W. Goetzmann y S. Schaefer, "Evaluation of Active Management of the Norwegian Government Pension Fund – Global" (Evaluación de la gestión activa del Fondo de Pensiones del Gobierno Noruego – Global), elaborado a petición del Ministerio de Finanzas de Noruega, 2009.
2 A. Ilmanen y J. Kizer, ‘The Death of Diversification Has Been Greatly Exaggerated’ (Se ha exagerado mucho la muerte de la diversificación), El Journal of Portfolio Management, primavera 2012.
3 K. Koedijk, A. Slager y P. Stork, ‘Investing in Systematic Factor Premiums’ (Invertir en primas factoriales sistémicas), European Financial Management, 2016.

Alcance sus objetivos de inversión empleando factores

Esta serie de artículos pretende ilustrar la gran variedad de objetivos de inversión que es posible alcanzar a través de estrategias basadas en factores.

Leer todos los artículos:

Alcance sus objetivos de inversión empleando factores: Reducir el riesgo Alcance sus objetivos de inversión empleando factores: Mejorar la rentabilidad Alcance sus objetivos de inversión empleando factores: Mejorar la diversificación
Los temas relacionados con este artículo son: