spanjees
Los desafíos del Factor Investing: preparando su implementación

Los desafíos del Factor Investing: preparando su implementación

28-11-2017 | Retos del Factor investing

¿Cómo debería prepararme para adoptar una estrategia basada en factores? El Factor Investing ha ganado mucha popularidad en los últimos años. Pero el modo de llevar a la práctica estas estrategias sigue planteando muchas incógnitas para los recién aterrizados. A menudo, cómo planificar y temporalizar adecuadamente su implementación puede llegar a considerarse todo un reto.

Lectura rápida

  • Muy pocos estudios académicos ofrecen orientaciones prácticas concretas para invertir a través de factores
  • Los inversores deben primero evaluar, y después escoger, estructurar y realizar un seguimiento de los factores
  • Los distintos vehículos que pueden escogerse para aplicar una estrategia pueden dar lugar a resultados muy diversos

Aunque los fundamentos empíricos de la existencia de las primas de factor se remontan a hace más de 40 años y se encuentran ya profundamente arraigados en la literatura académica financiera, hasta ahora son pocos los estudios que se centran en los aspectos prácticos relacionados con la ejecución de las estrategias basadas en factores. Concretamente, en los estudios realizados rara vez se analizan cuestiones fundamentales, tales como las preguntas más básicas que los inversores deben plantearse a la hora de estudiar distintos tipos de estrategias, o los pasos que deben seguir para integrar el Factor Investing.

No obstante, recientemente se han publicado varios trabajos que comienzan a llenar este vacío. Por ejemplo, en un artículo1 publicado en 2016 en el Journal of Portfolio Management, Kees Koedijk, Alfred Slager y Philip Stork ofrecen a los fondos de pensiones interesados en las estrategias basadas en factores una serie de directrices concretas, así como una secuencia de pasos a seguir. Los autores analizan además varios casos prácticos con la idea de ilustrar las diversas situaciones en las que puede merecer la pena adoptar un enfoque de inversión de este tipo. Pero este trabajo es más bien una excepción a la regla, ya que la mayoría de los estudios sobre Factor Investing no entran a analizar cuestiones prácticas de ejecución.

Resulta interesante el hecho de que, mientras los estudios académicos soslayan en cierto modo estas cuestiones, los propietarios de activos las perciben claramente como un reto muy importante. Según un estudio realizado por FTSE Russell en 2016, la planificación y temporalización de la aplicación de la estrategia es una de las diez preocupaciones principales de los inversores que se plantean la adopción del Factor Investing.

Manténgase al día de las últimas perspectivas sobre inversión cuantitativa
Manténgase al día de las últimas perspectivas sobre inversión cuantitativa
Suscríbase

Evaluar, elegir, estructurar, seguir

El punto de partida evidente consiste en asegurarse de comprender la teoría que subyace al Factor Investing. Es importante entender adecuadamente los principales hallazgos empíricos en los que se basa, antes de establecer las ideas y objetivos de inversión. En este proceso, los clientes deben plantearse explícitamente qué tipos de riesgos están dispuestos a asumir y qué papel debe representar el Factor Investing en la consecución de sus objetivos, de acuerdo con su propia política de inversión.

"Las necesidades de los clientes en términos de exposición a los distintos factores y de flexibilidad en cuanto a los índices de referencia pueden diferir enormemente"

Este es un aspecto importante, ya que las necesidades y prioridades de cada inversor en términos de exposición a los distintos factores y de flexibilidad en cuanto a los índices de referencia, por ejemplo, pueden diferir enormemente de un gestor a otro. Por ejemplo, algunos inversores pueden querer sumergirse de lleno en el Factor Investing, mientras que otros quizás sólo quieran reducir el riesgo de caída para el conjunto de su cartera. Y, mientras que algunos pueden estar planteándose el riesgo desde una perspectiva absoluta, otros se mostrarán reacios a abandonar su enfoque de inversión conforme a índices de referencia.

Después, los inversores deben evaluar la exposición a factores que ya presente su cartera y, a partir de ahí, determinar la combinación que deseen lograr. Al hacerlo, podrán eliminar cualquier exposición no deseada, por ejemplo, u orientar su cartera hacia un factor concreto que les resulte interesante desde el punto de vista estratégico. Al mismo tiempo, pueden plantearse reemplazar a los gestores activos discrecionales, cuyos resultados dependen en gran medida de las primas de factor, por otras soluciones basadas en factores que resulten más asequibles.

El siguiente paso sería determinar la mejor forma de aplicar el Factor Investing en el proceso de gestión de la cartera. En el citado estudio, Kees Koedijk, Alfred Slager y Philip Stork identifican tres modos principales de hacerlo, en función de la rigurosidad con que el propietario de activos desee adoptar el Factor Investing.

Primero, citan un enfoque de "due diligence de riesgo", que "únicamente" consiste en comprobar y realizar un seguimiento de la exposición a los distintos factores, e incluir estas consideraciones en el proceso de inversión. Segundo, describen el enfoque que llaman de "orientación a factores", que se refiere a retocar activamente la exposición de la cartera a un determinado factor o conjunto de factores, dentro de su marco de asignación de activos ya existente. Por último, hablan del enfoque de "optimización por factores", según el cual la cartera se construye directamente con vistas al aprovechamiento de los factores.

Por otra parte, dado que la exposición de la cartera a los factores inevitablemente va variando a lo largo del tiempo, periódicamente resulta inevitable realizar evaluaciones y, posiblemente, introducir correcciones, para restablecer el nivel deseado de exposición a factores. La frecuencia de estas evaluaciones se determinará antes de comenzar la ejecución práctica.

Distintas necesidades, distintas soluciones

Para los dos últimos enfoques, los inversores disponen de una amplia variedad de productos en el mercado, desde fondos cotizados (ETF) básicos que reproducen índices de dominio público, hasta sofisticados fondos gestionados activamente.

En términos generales, los inversores pueden escoger entre la replicar índices Smart Beta públicos, la creación de un índice personalizado basado en reglas por parte de un gestor interno, o un enfoque de gestión de activos puro. En cuanto al diseño, la primera opción sería similar a las estrategias pasivas clásicas, mientras que la última puede considerarse una variación de las estrategias activas tradicionales.

Como ya hemos explicado en artículos anteriores de esta serie, dedicados a los principales desafíos asociados al Factor Investing, los clientes deben no obstante saber que los diferentes tipos de productos pueden dar lugar a resultados muy diversos. Los ETF basados en índices genéricos Smart Beta pueden parecer, a primera vista, una opción más sencilla y asequible, pero presentan también importantes escollos y pueden no resultar muy óptimos desde el punto de vista de la rentabilidad. Por su parte, el proceso de inversión propio de las estrategias activas excesivamente sofisticadas puede resultar demasiado opaco y, en consecuencia, las carteras resultantes y las operaciones realizadas con ellas pueden ser difíciles de explicar.

1A Trustee Guide to Factor Investing(Guía de Factor Investing para depositarios de fondos), Kees Koedijk, Alfred Slager and Philip Stork, The Journal of Portfolio Management, Special QES Issue 2016, Vol. 42, nº 5: pp. 28-38.

Retos del Factor investing
Retos del Factor investing

Esta serie de artículos se propone aclarar algunas de las cuestiones clave a que se enfrentan los inversores cuando adoptan estrategias de factor investing.

Artículos relacionados
Los temas relacionados con este artículo son: