spanjees
Las acciones cíclicas y

Las acciones cíclicas y "value" podrían beneficiarse de las políticas de Trump

27-01-2017 | Visión

Las acciones cíclicas podrían ser las más beneficiadas durante la presidencia de Trump, si sus promesas electorales sobre infraestructuras y regulación se llevan a la práctica, según los especialistas en renta variable "value" de Boston Partners.

  • Brad Brezinski
    Brad
    Brezinski
    Product Specialist/Client Portfolio Manager at Boston Partners

Lectura rápida

  • Las empresas de infraestructuras, beneficiadas por los planes de Trump
  • Buena acogida de la flexibilización reguladora en los sectores financiero y de energía
  • Entre los posibles riesgos están la revalorización del dólar y las actuaciones de la Fed

La renta variable estadounidense repuntó durante el cuarto trimestre, tras la victoria electoral de Trump el pasado 8 de noviembre. Entre los valores que más subieron se encuentran los de las empresas potencialmente más beneficiadas por el incremento del gasto en infraestructuras o la eliminación de regulaciones en los sectores financiero y de la energía.

Entre las promesas electorales de Trump están la derogación de la Ley Dodd-Frank de protección del consumidor y de reforma de Wall Street y la Ley Glass-Steagall reguladora del sector bancario, ambas promulgadas tras la crisis financiera de 2008. También quiere eliminar las restricciones relacionadas con el cambio climático que afectan al sector de la energía, lo que beneficia sobre todo al sector estadounidense del gas y el petróleo de esquisto.

Conozca las perspectivas más recientes
Conozca las perspectivas más recientes
Suscríbase

Nuevo auge de las acciones "value"

"En EE.UU., lo más relevante del cuarto trimestre fue el resurgimiento de las acciones 'value' en relación con las de crecimiento, ya que las primeras superaron a las segundas en más de 700 puntos básicos, en promedio de todo el rango de capitalizaciones", indica la entidad a sus clientes en su informe de resultados del cuarto trimestre y perspectivas futuras.

"Los valores cíclicos han tenido una buena evolución, en especial en los sectores de Energía, Industria y Materiales, en respuesta a las promesas electorales de incremento del gasto en infraestructuras. La subida de tipos nuevamente ejerció un efecto negativo sobre los segmentos más similares a la renta fija, pero sirvió sin embargo para impulsar al sector Financiero del S&P, que registró una rentabilidad del 21,1% en el cuarto trimestre, encabezado por el subsector de banca, que subió un 31,7%, debido indudablemente a la perspectiva de posible desmantelamiento/derogación de la Ley Dodd-Frank."

Boston Partners invierte en títulos cuyas valoraciones resultan favorables: acciones cuya cotización, en opinión de los gestores, no refleja los fundamentales subyacentes de la empresa, lo que genera un potencial de subida de precio. Las épocas de expansión económica -y subida de los tipos de interés- suelen resultar favorables para las acciones "value". Por contra, los periodos de debilitamiento económico suelen dar lugar a una transición hacia valores más defensivos y menos cíclicos, como los del sector de Servicios públicos de suministro. Igualmente, en estos periodos de debilitamiento -y bajada de los tipos de interés- la renta fija resulta más atractiva que la renta variable.

Los beneficios empresariales y los tipos condicionan el mercado

"Los beneficios empresariales y los tipos de interés son los principales catalizadores que impulsan las cotizaciones de la renta variable a lo largo del tiempo, y el mercado de valores lleva más de un año apoyandose en los tipos para seguir subiendo", afirma Boston Partners en su informe de previsiones. "Puesto que el mercado alcista cíclico, y no el secular, de los bonos/tipos parece haber llegado a su fin, parece que ha llegado el momento de que los beneficios 'tomen el relevo'."

"Teniendo en cuenta que las previsiones mayoritarias sobre crecimiento del beneficio por acción se sitúan actualmente en un 12,4% para 2017 y un 11,8% para 2018, sobre el papel puede parecer (en ausencia de 'retroceso' de los tipos de interés y/o la inflación) que las cotizaciones pueden continuar su trayectoria al alza."

"Pero, como sucede siempre, existen factores de riesgo que tener en consideración. De cara a 2017, consideramos que hay cinco cuestiones que merecen atención, comenzando por Trump. La cuestión es cómo será finalmente la presidencia de Trump: una avalancha presupuestaria sobredimensionada como se anunció en la campaña, o una versión dulcificada por la intervención del Congreso. ¿El mercado va a 'comprar el voto y vender la política'? El tiempo lo dirá."

"Luego está el problema del fortalecimiento del dólar. Aunque se prevé una cierta revalorización del mismo para este año, si el dólar se dispara ejercerá efectos negativos sobre los precios de las materias primas, los beneficios de las multinacionales y los mercados emergentes."

¿Qué hará la Fed?

"El tercer factor de riesgo potencial es la actuación de la Reserva Federal a lo largo de este año. Los mercados siguen previendo que la Fed realice tres subidas de tipos en 2017, de modo que si el banco central adopta una actitud demasiado agresiva (quizás con cuatro subidas) podría desbaratar el impulso alcista del mercado."

En lo que respecta al sector del petróleo, del que también habló mucho Trump en su campaña, Boston Partners considera que el precio teóricamente ideal del crudo sería de entre 48 y 58 USD por barril, una banda que ayudaría a mantener el equilibrio en dicho sector. "Por debajo de 48 USD, se resentirían los beneficios, los balances y las ratios de cobertura de la deuda de las empresas (así como los balances presupuestarios de los principales países productores de crudo) y, por encima de 58 USD, podríamos estar ante una nueva saturación de la oferta", en opinión de la entidad.

No nos olvidemos de China

"Por último, China sigue teniendo la capacidad de incidir negativamente sobre los mercados. Aunque el éxodo de capitales parece haber concluido y el PIB se ha estabilizado, el mundo (y, sobre todo, los mercados emergentes) necesita que China adopte un camino de transición paulatino para reinventarse."

Para Boston Partners, una cosa está clara sobre la presidencia de Trump: va a ser muy diferente de todo lo que hayamos visto antes, por lo que resulta todavía más importante ejercer la gestión activa y adoptar un estricto enfoque bottom-up basado en el valor.

"En general, nos resulta alentador que las correlaciones entre mercados, sectores y acciones individuales han empezado a deshacerse", manifiesta la entidad en sus previsiones. "Esto favorece especialmente a la gestión activa, y en especial a Boston Partners, ya que históricamente nuestro característico 'enfoque de los tres círculos' ha funcionado bien en entornos idiosincrásicos."

Los temas relacionados con este artículo son: