latames
Terminó el primer tiempo para los ODS y hay que aumentar el marcador (con más objetivos)

Terminó el primer tiempo para los ODS y hay que aumentar el marcador (con más objetivos)

23-08-2022 | Visión
Han pasado siete años y medio desde que, con gran boato, se pusieron en marcha los Objetivos de Desarrollo Sostenible de Naciones Unidas, en 2015. Se fijó como plazo alcanzar los 17 objetivos a finales de 2030. Ahora que termina el primer tiempo del partido para los ODS, Jan Anton van Zanten, Estratega de ODS de Robeco, hace balance de lo lejos que hemos llegado y de lo que todavía queda por hacer.
  • Jan Anton van Zanten
    Jan Anton
    van Zanten
    SDG Strategist

Lectura rápida

  • Los ODS apuntan a problemas que van desde la pobreza y la desigualdad hasta el cambio climático
  • Son blanco de críticas, y los avances hacia su consecución se han mostrado lentos
  • El mundo tiene que intensificar la inversión en ellos y empezar a tomárselos en serio

Los ODS son blanco de críticas

Los ODS han sido criticados desde el principio, por muy diversos motivos. Cuando se encontraban en proceso de creación, algunos pensaban que había demasiados ODS, y otros que había muy pocos. Algunos criticaban el espíritu aspiracional de estos objetivos, por carecer de mecanismos reales de aplicación. Un estudio recientemente elaborado por Nature, por ejemplo, sostiene que los gobiernos “hablan demasiado” sobre los ODS pero no “pasan a la acción”, ya que no hay muestras de que tengan intención de cambiar sus marcos jurídicos o la asignación de recursos para propiciar su consecución.1

Y luego están quienes critican los ODS calificándolos de incoherentes, o afirmando que se solapan e, incluso, se contradicen entre sí. Algunos ODS sí que ejercen un impacto negativo sobre otros, lo que dificulta poder alcanzar todos ellos sin coste. Por ejemplo, el ODS 8 (trabajo decente y crecimiento económico) no se puede lograr de manera realista sin entrar en conflicto con el ODS 13 (acción por el clima), el ODS 14 (vida submarina) y el ODS 15 (vida de ecosistemas terrestres).

Conozca las perspectivas más recientes
Conozca las perspectivas más recientes
Suscríbase

El avance es demasiado lento

Otra cuestión importante es que, hasta ahora, los progresos en la consecución de los ODS han sido demasiado lentos. Ningún país se encuentra en la trayectoria adecuada para alcanzarlos en 2030, en parte debido al Covid-19, que provocó un estancamiento de estos progresos, o incluso un retroceso en algunos de los objetivos. El ODS 3 (salud y bienestar) es uno de los objetivos que perdieron terreno cuando el mundo se enfrentó a una pandemia mundial, con sus evidentes efectos perjudiciales.

Más allá de la pandemia, lo que hoy en día resulta particularmente preocupante son las tendencias negativas que presentan los ODS centrados en el medio ambiente. Si no abordamos el cambio climático y detenemos la pérdida de biodiversidad que se consagran en tres de los objetivos, es poco probable que alcancemos ningún otro ODS, dado que todos los sistemas sociales dependen del medio natural.

Entonces, si no vamos a alcanzar los ODS, sencillamente ¿no habría que desecharlos? De hecho, hay algunos referentes del ámbito de la sostenibilidad que así lo creen. Hans Stegeman, Director de estrategia de inversión de Triodos Bank, entidad especializada en sostenibilidad, afirmó en un artículo publicado en el periódico neerlandés FD que deberíamos dejar de perseguir estos objetivos.2 Y, en una carta a la ONU, un grupo de 100 científicos apuntó que: “La gente sufrirá más si los profesionales se engañan a sí mismos sobre el desarrollo sostenible.3

Los ODS siguen teniendo gran relevancia

Estas críticas ponen de relieve problemas reales con los ODS, pero no invalidan su premisa subyacente. El establecimiento de objetivos a escala mundial sigue siendo una forma profunda de dar forma a la sostenibilidad.4 El mundo tiene, por primera vez en la historia, un plan común para hacer del mundo un lugar mejor, basado en objetivos tangibles.

Entonces, ¿qué sucede con estas críticas? El hecho de que los avances hacia la consecución de los ODS sea demasiado lento no es motivo suficiente para abandonar estos objetivos y, como los científicos han argumentado ya en Nature: “Las grandes hazañas rara vez son producto del recorte de ambiciones.”5 

En un mundo en el que miles de millones de personas no pueden satisfacer sus necesidades básicas y cuyo medio natural se degrada rápidamente a causa del cambio climático, la pérdida de biodiversidad y la contaminación, lograr un mundo mejor no es ninguna quimera.

Sin embargo, necesariamente implica atender a numerosos problemas al mismo tiempo, encontrar un equilibrio óptimo entre ellos y apostar decididamente por su resolución. Gobiernos, empresas e inversores deben adoptar el compromiso serio de trabajar realmente en pos de su consecución, en lugar de limitarse a hablar de ellos. En mi investigación, he identificado tres prioridades para avanzar: mejorar la gobernanza para los ODS a nivel macro; solventar las interacciones entre los distintos objetivos; e involucrar más al sector privado.6

Invertir en los ODS e interactuar en torno a ellos

En último término, los ODS también precisan del apoyo de los inversores. En general, los inversores cuentan con dos palancas que pueden utilizar: la asignación de capital y la titularidad activa.

En primer lugar, los inversores pueden apoyar los ODS asignando financiación a las empresas que contribuyen positivamente a los mismos, y alejándose de aquellas que perjudican a su progreso. Para ello, es preciso saber cuál es el impacto de cada una de las empresas de nuestro universo de inversión sobre estos objetivos y, por este motivo, Robeco creó su propio Marco ODS en 2017. Con este Marco ODS, podemos puntuar las contribuciones positivas y negativas de las empresas a los objetivos globales, y así valorar su idoneidad de cara a la inversión.

En segundo lugar, como propietarios activos, los inversores pueden interactuar con las empresas en las que invierten y utilizar su poder de voto para apoyar (o rechazar) las conductas de las empresas con respecto a los ODS. Este enfoque combina la gestión activa y la titularidad activa, que puede ser una fuerza poderosa, sobre todo en el caso de las empresas cuyas actividades están obstaculizando la consecución de algunos de los objetivos.

Sigamos adelante

En general, creo que si bien muchas de estas críticas sobre los ODS y la inversión en ellos tienen fundamento, la conclusión no puede ser abandonar los objetivos. En lugar de ello, deberíamos replantearnos si las medidas que adoptamos están teniendo una repercusión positiva y cómo podemos mejorarla.

El cambio climático, la pérdida de biodiversidad, la pobreza, la desigualdad y la necesidad de atención sanitaria son problemas reales. Los ODS son una iniciativa global destinada a recabar el apoyo de todos los sectores de la sociedad –gobiernos, empresas y ciudadanía– para afrontar estos retos. La eliminación de los ODS no va a resolver estos problemas reales; mantenerlos puede servir de impulso para atajar estos desafíos.

Empecemos a ver los ODS como algo más que una lista de deseos. Apreciemos su complejidad, construyamos mejores políticas para llevarlos a la práctica… ¡y sigamos adelante!

1https://www.nature.com/articles/s41893-022-00909-5
2https://fd.nl/opinie/1441657/weg-met-die-duurzame-doelen-swf2cayrBrE0
3http://iflas.blogspot.com/2022/05/people-will-suffer-more-if.html
4https://www.sciencedirect.com/science/article/pii/S1877343517300209
5https://www.nature.com/articles/d41586-020-02375
6https://link.springer.com/article/10.1057/s42214-020-00076-4

Los temas relacionados con este artículo son:
Logo

Información importante

Los Fondos Robeco Capital Growth no han sido inscritos conforme a la Ley de sociedades de inversión de Estados Unidos (United States Investment Company Act) de 1940, en su versión en vigor, ni conforme a la Ley de valores de Estados Unidos (United States Securities Act) de 1933, en su versión en vigor. Ninguna de las acciones puede ser ofrecida o vendida, directa o indirectamente, en los Estados Unidos ni a ninguna Persona estadounidense en el sentido de la Regulation S promulgada en virtud de la Ley de Valores de 1933, en su versión en vigor (en lo sucesivo, la “Ley de Valores”)). Asimismo, Robeco Institutional Asset Management B.V. (Robeco) no presta servicios de asesoramiento de inversión, ni da a entender que puede ofrecer este tipo de servicios, en los Estados Unidos ni a ninguna Persona estadounidense (en el sentido de la Regulation S promulgada en virtud de la Ley de Valores).

Este sitio Web está únicamente destinado a su uso por Personas no estadounidenses fuera de Estados Unidos (en el sentido de la Regulation S promulgada en virtud de la Ley de Valores) que sean inversores profesionales o fiduciarios profesionales que representen a dichos inversores que no sean Personas estadounidenses. Al hacer clic en el botón “Acepto” que se encuentra en el aviso sobre descargo de responsabilidad de nuestro sitio Web y acceder a la información que se encuentra en dicho sitio, incluidos sus subdominios, usted confirma y acepta lo siguiente: (i) que ha leído, comprendido y aceptado el presente aviso legal, (ii) que se ha informado de las restricciones legales aplicables y que, al acceder a la información contenida en este sitio Web, manifiesta que no infringe, ni provocará que Robeco o alguna de sus entidades o emisores vinculados infrinjan, ninguna ley aplicable, por lo que usted está legalmente autorizado a acceder a dicha información, en su propio nombre y en representación de sus clientes de asesoramiento de inversión, en su caso, (iii) que usted comprende y acepta que determinada información contenida en el presente documento se refiere a valores que no han sido inscritos en virtud de la Ley de Valores, y que solo pueden venderse u ofrecerse fuera de Estados Unidos y únicamente por cuenta o en beneficio de Personas no estadounidenses (en el sentido de la Regulation S promulgada en virtud de la Ley de Valores), (iv) que usted es, o actúa como asesor de inversión discrecional en representación de, una Persona no estadounidense (en el sentido de la Regulation S promulgada en virtud de la Ley de Valores) situada fuera de los Estados Unidos y (v) que usted es, o actúa como asesor de inversión discrecional en representación de, un inversión profesional no minorista. El acceso a este sitio Web ha sido limitado, de manera que no constituya intento de venta dirigida (según se define este concepto en la Regulation S promulgada en virtud de la Ley de Valores) en Estados Unidos, y que no pueda entenderse que a través del mismo Robeco dé a entender al público estadounidense en general que ofrece servicios de asesoramiento de inversión. Nada de lo aquí señalado constituye una oferta de venta de valores o la promoción de una oferta de compra de valores en ninguna jurisdicción. Nos reservamos el derecho a denegar acceso a cualquier visitante, incluidos, a título únicamente ilustrativo, aquellos visitantes con direcciones IP ubicadas en Estados Unidos.

Este sitio Web ha sido cuidadosamente elaborado por Robeco. La información de esta publicación proviene de fuentes que son consideradas fiables. Robeco no es responsable de la exactitud o de la exhaustividad de los hechos, opiniones, expectativas y resultados referidos en la misma. Aunque en la elaboración de este sitio Web se ha extremado la precaución, no aceptamos responsabilidad alguna por los daños de ningún tipo que se deriven de una información incorrecta o incompleta. El presente sitio Web podrá sufrir cambios sin previo aviso. El valor de las inversiones puede fluctuar. Rendimientos anteriores no son garantía de resultados futuros. Si la divisa en que se expresa el rendimiento pasado difiere de la divisa del país en que usted reside, tenga en cuenta que el rendimiento mostrado podría aumentar o disminuir al convertirlo a su divisa local debido a las fluctuaciones de los tipos de cambio. Para inversores profesionales únicamente. Prohibida su comunicación al público en general.

No estoy de acuerdo