latames

Inversión sobre el clima - Responsabilidad

Nadie puede ignorar el cambio climático, y menos los inversores, que tienen los medios para emplear su dinero donde pueda marcar la diferencia. La titularidad activa también ayuda a transformar las empresas. Un gran poder, entraña una gran responsabilidad.

  • 83%

    de los inversores internacionales señalan a gobiernos y reguladores como principales responsables de la reducción de emisiones de carbono para cumplir con los objetivos del Acuerdo de París.
  • 64%

    de las empresas cotizadas y no cotizadas aparecen a continuación en la lista, seguidas de los inversores institucionales (59%). Para los inversores, la responsabilidad de las ONG (54%) es superior a la de la mayoría de los inversores, mientras que consideran que los inversores minoristas son los que tienen menor responsabilidad.


Fuente: 2021 Robeco Global Climate Survey

‘El dinero habla por sí mismo, y los gestores de activos tienen que poner su dinero a trabajar’

Innovación para la sostenibilidad

Una llamada urgente a la acción para los inversores, por Gilbert Van Hassel, CEO de Robeco

Nuestro planeta lo está pasando muy mal. Ya no podemos mirar hacia otro lado: la realidad es que nuestro clima está cambiando y la biodiversidad se está desplomando. Además de eso, todavía tenemos que gestionar adecuadamente la pandemia que nos aflige desde principios de 2020. Es vital actuar ya: cuanto más esperemos, más crecerá el problema.

  • Pienso que los inversores deben asumir un papel de liderazgo ante esta crisis. De hecho, uno de los mayores riesgos para los propietarios y gestores de activos es no saber ver la oportunidad de transformación hacia un planeta más sostenible. La sostenibilidad es ahora un motor clave de la innovación: la búsqueda de soluciones frente al cambio climático, en especial, está impulsando la innovación tecnológica a un ritmo sin precedentes. Si los inversores no aprovechan esas oportunidades para invertir en innovaciones sostenibles, no solo será perjudicial para sus propios beneficios. También estarán dejando de apoyar las soluciones que pueden revertir la marea y sacar a nuestro planeta del atolladero.

Una hoja de ruta climática

  • La cuestión más decisiva para los inversores debería ser cómo ejercer un impacto sostenible en el mundo real. Considero que existen tres prioridades en este sentido.

    En primer lugar, es fundamental que elevemos la inversión sostenible a una escala mayor. La inversión sostenible debe convertirse en una corriente generalizada, ser una fuerza que ayude a impulsar la transformación hacia sociedades más sostenibles y resistentes. 

    A pesar del aumento del número de fondos ASG y de impacto en el mercado, nuestra labor aún no ha concluido. Por cada fondo que integra criterios de sostenibilidad, hay muchos más que no lo hacen. Esto plantea un gran reto: aunque los inversores están dirigiendo cada vez más capital hacia empresas sostenibles, existe una gran cantidad de recursos financieros que siguen yendo a parar a empresas cuyo impacto ambiental y social es adverso. Esto significa que, en lugar de considerar la inversión sostenible como un nicho, debemos poner toda la carne en el asador y hacer que se convierta en la manera convencional de hacer negocios.

    Nuestra segunda prioridad es innovar. Si queremos lograr el objetivo de hacer que la inversión sostenible se convierta en una corriente generalizada, debemos encontrar formas innovadoras de integrar la sostenibilidad en las diferentes clases de activos. Hoy en día, el enfoque principal sigue centrándose en renta variable cotizada. La renta fija, y sobre todo el crédito, están en segundo puesto pero los sondeos muestran que la integración de la sostenibilidad en esta clase de activos se encuentra aún en una fase temprana.

  • Esto significa que hay todo un mundo por conquistar para la inversión sostenible. Si logramos crear formas innovadoras de integrar la sostenibilidad en las diversas clases de activos –en especial, en deuda soberana–, surgirán muchas más oportunidades para ejercer impacto positivo.

    La tercera prioridad es el impacto. En este aspecto, todavía existen muchas incógnitas: ¿cómo podemos medir el impacto de las empresas en las sociedades y el medio ambiente? ¿Los criterios ASG son un buen indicador de impacto o necesitamos mejores parámetros, más orientados a los bienes y servicios que ofrecen las empresas, en lugar de limitarse a su actividad? ¿Y qué parámetros pueden reflejar si las empresas van a lograr aumentar su impacto en el futuro?

    Estamos afrontando estos retos a través del análisis y la creación de nuevos productos. Hemos creado, por ejemplo, un Marco ODS propio que nos permite evaluar el impacto que ejercen las empresas sobre cada uno de los ODS, a partir del cual creamos estrategias de inversión que apuestan por las empresas con impacto positivo. También hemos puesto en marcha dos innovadoras estrategias de renta fija centradas en el clima, que se ajustan plenamente a la normativa de referencia de la UE para las inversiones alineadas con los Acuerdos de París. Puesto que estos patrones de referencia todavía no se encuentran fácilmente disponibles para el mercado, innovamos y desarrollamos estos índices trabajando con un especialista en la materia.

    En última instancia, la inversión sostenible debe centrarse en el impacto... y en este sentido queda mucho trabajo por hacer.

Superar los obstáculos para asegurarnos de ejercer impacto

  • Estos retos son muy complejos, y la complejidad hay que acogerla, no eludirla. Para ello, necesitamos comprender mucho mejor con qué estamos tratando y cuáles son las consecuencias. Queda mucho camino por recorrer hasta que podamos determinar cómo las inversiones influyen sobre el cambio climático y, especialmente, sobre la pérdida de biodiversidad, y viceversa.

    Eso nos obliga a aunar esfuerzos con el conjunto del sector. Ningún desafío relacionado con la sostenibilidad puede resolverse si no actuamos colectivamente. Un planeta seguro y saludable solo puede existir si la inversión sostenible deja de ser la excepción y se convierte en la regla.

  • Tenemos que hacerlo, y punto. Sí, es complejo y llevará tiempo. Pero no podemos permitirnos el lujo de esperar hasta que se despejen todas las incógnitas y dominemos todas estas complejidades. Hoy en día sabemos más que suficiente para poder remangarnos y ponernos manos a la obra. Ahora.

La inversión climática no es solo la próxima gran oportunidad

Lucian Peppelenbos (Estratega climático) y Carola van Lamoen (Responsable de Inversión Sostenible) analizan el cambio climático y la inversión climática desde todos los ángulos. Escuche el trailer o el podcast completo de 25 minutos.

Canalizar el dinero hacia empresas sostenibles

Los inversores pueden desempeñar un importante papel para determinar cómo se encauza su dinero hacia aquellas empresas que marcan la diferencia en el cambio climático. Para las empresas cotizadas es particularmente efectivo combinar la amenaza de desinversión con la interactuación. Además, la prevista Taxonomía de la UE dará a los inversores claridad sobre qué constituye una actividad medioambientalmente saludable y en qué circunstancias.
  • Los gestores de activos deciden qué bonos y acciones compran para sus carteras, lo que significa que pueden escoger empresas que hagan algo por la decarbonización. Fundamentalmente, ello se consigue mediante un cribado negativo (normalmente exclusiones) y otro positivo, que emplea modelos para identificar empresas con perfiles ASG más elevados.

    También se interactúa con las empresas para persuadirlas de que mejoren. En 2021, Robeco tiene dos temas de interactuación, dirigidos a entidades financieras que financian empresas más altas en carbono y a empresas que han sido lentas o reticentes a adoptar modelos de negocio bajos en carbono. 

  • Por otra parte, son numerosas las estrategias nuevas que se lanzan para invertir en empresas que efectúan una contribución directa en la lucha contra el cambio climático. En diciembre de 2020, Robeco lanzó dos estrategias climáticas de renta fija cuyos índices de referencia están armonizados con el Acuerdo de París, la primera vez que se hace en dicho ámbito.

    Entre los productos de inversión relacionados con el clima se incluyen aquellos que inciden en la tecnología de captura de carbono, la economía Ucircular y la reforestación. Otras formas de inversión de impacto se centran en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU (ODS) – sobre todo el ODS 13: acción por el clima – o en los bonos verdes. ¿Se trata solo de canalizar todo el dinero hacia este tipo de estrategias?

Ser imaginativos

  • No, los inversores también tienen que ser imaginativos: no basta con evitar los malos y comprar valores más verdes, explica Lucian Peppelenbos. especialista en cambio climático. “La ironía es que tengamos que utilizar combustibles fósiles precisamente para abolirlos”, en palabras suyas. “Consideremos el sector del petróleo y el gas, una necesidad diaria que es tanto núcleo del problema como parte de la solución. El petróleo y el gas serán necesarios para el transporte y la calefacción hasta 2050, aunque cada año en menor medida. Y todavía necesitamos productos químicos y combustibles fósiles para construir parques eólicos.”

  • “Las grandes petroleras tienen que transformarse en empresas de energías renovables y tenemos que ayudarles. No lo conseguiremos si solo nos limitamos a desinvertir de ellas e invertir en renovables. Por ejemplo, conocemos una empresa que tiene una gran huella de carbonopor sus minas, pero que también tiene la mayor capacidad de generación de energía renovable de Europa. Uno quiere invertir en esa empresa para ayudarla a culminar la transición y adquirir exposición a las renovables. Ese es el término medio que hay que lograr.”

  • Palos y zanahorias

    Las empresas de petróleo y gas invertibles siguen necesitando de los fondos de los accionistas para sobrevivir, y ahí es donde los inversores pueden utilizar su fuerza. “Combinar la amenaza de la desinversión con la interactuación es especialmente efectivo”, comenta Peppelenbos. 

    “Me he relacionado con petroleras durante muchos años y, para ellos, la amenaza de que sus principales inversores desinviertan es algo a tener muy cuenta; realmente lo temen. Por eso, para que eso no pase, están muy dispuestos a escuchar lo que queremos de ellos, porque saben que nosotros también sufrimos presiones. Ya lo vimos con Shell. Así que, creo que funciona.”

  • No todo es invertible

    Desgraciadamente, no todo está al alcance de los inversores. Como dice Peppelenbos: “Solo podemos invertir en valores cotizados; la mayoría de las reservas de carbón del mundo son propiedad de los gobiernos, así que no podemos amenazar con excluirlos.” “Además, en Robeco tampoco compramos activos reales, como parques eólicos, que son parte esencial de la ecuación. En cambio, lo que sí podemos hacer es invertir en la empresas que desarrollan la tecnologías que está detrás de los parques eólicos y otras renovables.”

    “Tenemos una clara responsabilidad de ofrecer oportunidades de inversión en estos ámbitos, teniendo a la vez presente que de la noche a la mañana no podemos descartar todos los productores y usuarios de combustibles fósiles.” 

La Taxonomía de la UE puede ayudar

  • Algo que va a ser útil para encauzar inversiones hacia empresas más sostenibles es la nueva Taxonomía de la UE. Esta establecerá por primera vez un sistema de clasificación unificado de las actividades económicas ‘verdes’ y ‘sostenibles’ incluidas en la normativa sobre finanzas sostenibles de la UE. 

    Según la Taxonomía, las actividades medioambientalmente sostenibles deben realizar una contribución significativa a uno o más de seis objetivos medioambientales. Estos son los siguientes: mitigación del cambio climático, adaptación al cambio climático, protección y utilización sostenible y de los recursos hídricos y marinos, transición a una economía circular, prevención y control de la contaminación, y protección y restauración de la biodiversidad y los ecosistemas. 

  • Hasta el momento solo se han definido las actividades que promueven los dos primeros objetivos medioambientales: mitigación y adaptación al cambio climático. En enero de 2022 deberá divulgarse por primera vez la información sobre el cumplimiento de estos objetivos. Los criterios técnicos de selección de las actividades que realizan una contribución significativa a los otros cuatro criterios se darán a conocer a finales de 2021, y la divulgación de información deberá realizarse durante 2023.

Serie de vídeos: conozca nuestros expertos en inversión sobre el clima

Nuestros seis temas de interacción sobre el cambio climático

Robeco siempre ha sido partidario de utilizar la interacción con las empresa para instar cambios positivos. Ello tiene su reflejo en los seis programas de interacción directamente relacionados con el cambio climático, con una creciente incidencia en la descarbonización. Todos los años, el equipo de Titularidad Activa selecciona cuatro o cinco temas en los que centrará su interacción. Como cada tema suele durar tres años, todavía están activos los que se han escogido desde 2018. A continuación los resumimos:

1. Financiar la transición

Los organismos reguladores están prestando cada vez más atención a la financiación del cambio climático y al modo en que el sector financiero puede apoyar la transición a una economía baja en carbono, en lugar de entorpecerla. Un ejemplo de ello consiste en asegurarse de que los bancos ajustan sus políticas de financiación a los objetivos de reducción del carbono que los gobiernos fijan para cumplir con el Acuerdo de París. 

“Sabemos que muchos bancos todavía financian a grandes emisores de carbono sin recabar de ellos el compromiso de apostar por modelos de negocio de menos carbono”, explica Peter van der Werf, especialista senior de interactuación del equipo de Titularidad Activa.

“Por consiguiente, no están alineando sus actividades de concesión de crédito con los compromisos del Acuerdo de París. Prevemos que el sector financiero va a adquirir un conocimiento mucho más profundo sobre los riesgos y oportunidades climáticos, que cada vez son más de su incumbencia.” 

La titularidad activa es un principio básico de la inversión sostenible que desde hace décadas forma parte del DNA de Robeco.
Titularidad activa

2. Atención a los grandes emisores

La otra cara de la moneda es la que se refiere a los grandes emisores de carbono. El programa de interacción se dirige a empresas que se han quedado atrás en la transición. “En el pasado, hemos interactuado con un gran número de empresas en torno a la necesidad de realizar la transición hacia modelos de negocio con menos emisiones de carbono, pero algunas todavía no avanzan lo suficiente”, afirma van der Werf.

“En consecuencia, a través de este programa queríamos ir un paso más allá y centrarnos en 'lo peor de lo peor'. Se trata de empresas a las que no basta un simple empujón: son las que verdaderamente necesitan un cambio fundamental para avanzar en la transición hacia modelos de negocio con menos emisiones de carbono.”

3. Combatir la pérdida de biodiversidad

El tema de luchar contra la pérdida de biodiversidad se inició en 2020, y en septiembre de ese año recibió un espaldarazo cuando Robeco fue una de las 26 entidades financieras que suscribió el Compromiso Financiero por la Biodiversidad. Van Der Werf afirma que “la exposición de los inversores a la pérdida de biodiversidad proviene principalmente de los cambios en la utilización de la tierra en consecuencia de la deforestación producida por la limpieza de terrenos para aumentar la producción agrícola”.

“Queremos que las empresas que producen soja, cacao o aceite de palma, o aquellas que fabriquen alimentos, lleven a cabo una evaluación del impacto que su actividad y sus cadenas de suministro tienen sobre la biodiversidad. También promovemos que elaboren planes destinados a lograr una deforestación neta nula en 2023.”

4. Carbono neto cero

Un segundo tema de 2020 giró en torno a la creciente urgencia de lograr cero emisiones netas de carbono para 2050. Ese mismo año, Robeco se comprometió después a lograr para 2050 cero emisiones netas de gases efecto invernadero en todos los activos que gestiona. 

“El cambio climático supone una amenaza significativa para la inversión, por lo que los inversores deben alinear sus carteras con los objetivos del Acuerdo de París”, según Van der Werf. “Hay que descarbonizar los sectores clave. El sector energético supone más de la mitad de las emisiones mundiales. Los sectores del cemento y el acero también son importantes emisores.”

Podcast
Podcast
Por qué nos tomamos en serio el buen gobierno (y qué nos depara)
Escúchelo

5. La deforestación en las plantaciones de aceite de palma

En 2019 se lanzó un programa de interacción para abordar los retos que plantea el sector del aceite de palma, como el de la desforestación, que agrava el cambio climático al eliminar importantes sumideros de carbono y destruir la biodiversidad. “En el pasado hemos interactuado decididamente con empresas de aceite de palma, pero queríamos ir más lejos y centrar nuestros esfuerzos en asegurarnos que las productoras se comprometen a adoptar prácticas de producción de aceite de palma sostenibles”, afirma Van der Werf. 

“Nos vamos a centrar en productores y comerciantes de Malasia e Indonesia, para adaptarlos a las pautas marcadas por la Roundtable for Sustainable Palm Oil.”

6. Colaboración sobre el cambio climático

Volviendo al inicio, el interés global por la interacción colaborativa sobre el cambio climático dio comienzo en 2018, cuando nos unimos a otros miembros de la iniciativa Acción por el Clima 100+, que se centra en los mayores emisores corporativos de gases con efecto invernadero del mundo. Como líder en inversión conjunta, Robeco se anotó un un logro importante en diciembre de 2018, cuando Shell acordó fijar objetivos a corto plazo para descarbonizar sus principales negocios de petróleo y gas, y vincular por primera vez la paga de sus directivos a tales objetivos. 

“Eso demuestra que la interacción con las empresas en que invertimos constituye un mecanismo poderoso, y un elemento diferenciador clave para propiciar cambios que permitan afrontar retos tan decisivos como el cambio climático”, añade Van der Werf. “El ejemplo de Shell demuestra los buenos resultados de este enfoque.”

¡Obtenga nuestras últimas publicaciones sobre el clima!

logo-climate-series.png¿Está interesado en conocer el trasfondo de los distintos riesgos y oportunidades climáticos? No se pierda nuestra nueva serie de artículos, documentos de investigación, vídeos y webinars sobre esta cuestión esencial.

Este informe no se encuentra disponible para los usuarios de aquellos países en los que no se permite ofertar servicios financieros extranjeros, como es el caso de las Personas estadounidenses. Sus datos no se comparten con terceros. La presente información está dirigida exclusivamente a inversores profesionales. Se comprueban todas las solicitudes. *Campos obligatorios

Exclusiones: nuestro último recurso

Robeco lleva mucho tiempo utilizando la exclusión para empresas cuyos productos o prácticas no cumplen con unos estándares aceptables. En 2020 adoptamos una nueva política mucho más ambiciosa que, dentro de unos umbrales, prohíbe los combustibles fósiles de todas las carteras.
  • Robeco opera tres tipo de carteras. Las estrategias Sustainability Inside se caracterizan por la integración ASG, y constituyen el grueso de las estrategias OICVM de Robeco. Las estrategias Sustainability Focused dan un paso más y tienen objetivos ASG concretos, como el logro de una huella de carbono mejor que la del índice de referencia. Las estrategias Impact Investing (etiquetadas como RobecoSAM) todavía van más lejos, y normalmente se centran en un tema que puede tener impacto real sobre el terreno, como los ODS.
  • En el pasado, las empresas excluidas de estas carteras, incluidas las que fabrican armamento controvertido, como bombas de concentración, aquellas involucradas en casos de corrupción u otras prácticas poco éticas, o tabaqueras. En general, el cambio climático no se ha considerado como motivo de exclusión; de hecho, los combustibles fósiles se consideraban frecuentemente como necesarios para la economía actual hasta la transición a fuentes de energía más limpias

Alcance más amplio

  • Pero, con la política anunciada en septiembre de 2020 se ha prohibido en las carteras Sustainability Inside aquellas empresas que obtengan el 25% o más de sus ingresos de carbón térmico o arenas bituminosas, o un 10% de perforaciones en el Ártico. De esa forma se amplía la política de exclusión del carbón térmico, que previamente se aplicaba solo a las estrategias más especializadas Sustainability Focused e Impact Investing. 

    Además, por primera vez se ha prohibido la inversión en empresas dedicadas a las arenas bituminosas o la perforación en el Ártico. Eso supuso la incorporación a la lista de exclusión de 242 empresas de combustibles fósiles de los sectores de energía, minería y servicios públicos. 

  • Se ha aplicado unos umbrales más estrictos a las carteras Sustainability Focused y Impact Investing, para excluir empresas en las que el carbón térmico y las arenas bituminosas supongan solo el 10% de su actividad, o un 5% si es la perforación en el Ártico. Tras esta ampliación, la política de exclusiones abarca ahora la totalidad de estrategias de OICVM registrados de Robeco.

    “Aunque el enfoque preferido consiste en interactuar con las empresas, consideramos que es muy difícil impulsar un cambio significativo en empresas cuyas carteras están orientadas al carbón o las arenas bituminosas”, señala Carola van Lamoen, Responsable de Inversión Sostenible de Robeco. “Por tanto, preferimos centrarnos en empresas y sectores con los que estamos más seguros de que nuestra interacción surtirá efecto.”

Visite también las otras páginas de nuestra plataforma de inversión sobre el clima.
  • Emergencia

    Emergencia

    La emergencia real es la de actuar ya. Tenemos que cambiar.
    Siga leyendo
  • Desafío

    Desafío

    Cuando hablamos de descarbonización hablamos de datos.
    Siga leyendo
  • Oportunidad

    Oportunidad

    El cambio climático deparará ganadores y perdedores claros.
    Siga leyendo
  • Soluciones

    Soluciones

    No piense en los problemas, piense en las soluciones.
    Siga leyendo

Predicar con el ejemplo: la ambición de carbono neto cero

En Robeco nos gusta predicar con el ejemplo. En diciembre de 2020 adquirimos el compromiso de lograr para 2050 cero emisiones netas de gases con efecto invernadero en todos los activos que gestionamos. En la presente Q&A explicamos las razones de tal decisión.

¿Qué se ha comprometido Robeco a hacer?
Alcanzar el objetivo del Acuerdo de París de limitar el calentamiento global a menos de 2°C al final del siglo exige que el planeta sea neutral en carbono en 2050. Desde entonces son muchos los países distintos a la UE que se han comprometido a cero emisiones netas de carbono para esa fecha. Como líderes en inversión sostenible entendimos que nuestra obligación era hacer lo mismo.

Glosario
Glosario
Explicación de los principales términos empleados en IS
Siga leyendo

¿Qué significa eso en la práctica?
Todos los activos gestionados por Robeco deben ser neutrales en carbono, lo que entraña que todas las empresas cuyas acciones o bonos poseamos en nuestras carteras deben cumplir con este objetivo para 2050. Para ello, deberán reducir sus emisiones de gases con efecto invernadero y realizar compensación de carbono. A dicho efecto tendrán que introducir cambios importantes en sus modelos económicos, especialmente la transición a largo plazo desde los combustibles fósiles a las renovables.

¿No significa eso en realidad desinvertir las empresas problemáticas?
En modo alguno se trata de descarbonizar carteras eliminando las empresas elevadas en carbono, este tipo de desinversión no soluciona el problema de fondo. Tenemos que colaborar con las empresas con mayor dependencia del carbono, como mediante la interacción, para ayudarles a acercar sus modelos de negocio a soluciones bajas en carbono.

¿Cómo va a lograr esto Robeco?
Todos nuestros equipos de inversión utilizarán una hoja de ruta para diseñar cómo podemos descarbonizar gradualmente los miles de millones de euros que invertimos. Los objetivos marcados en la hoja de ruta incluyen la reducción de las emisiones de las carteras mediante modelos informáticos que pueden calcular el volumen de emisiones de gases de efecto invernadero que las empresas producen.

¡Obtenga nuestras últimas publicaciones sobre el clima!
No se pierda nada

¿Actuamos unilateralmente o junto con otros?
Fue una decisión que tomamos porque considerar que debíamos hacerlo, pero siempre hemos creído en la fuerza de la colaboración, para trabajar juntos en pos de un objetivo mayor. Por tanto, hicimos esto dentro de la iniciativa internacional del Compromiso de los Gestores de Activos con el Cero Neto, lanzada por el Grupo de Inversores Institucionales sobre Cambio Climático (IIGCC), del que Robeco forma parte.

¿Se han sacado productos nuevos?
En diciembre de 2020 nos convertimos en la primera gestora de activos del mundo en lanzar estrategias climáticas de renta fija centradas en empresas que efectúan una contribución directa a la lucha contra el calentamiento global. También tenemos productos enfocados a los Objetivos de Desarrollo Sostenible, como el ODS 13: acción por el clima. Además, ofrecemos soluciones de inversión en bonos verdes, energía inteligente y economía circular.

¿Qué medidas se han adoptado hasta ahora?
Creemos que los combustibles fósiles son las oportunidades más fáciles, en el sentido de que son una cuestión obvia sobre la que posicionarse. En septiembre de 2020 ampliamos nuestra política de exclusión de combustibles fósiles para incluir todos los fondos registrados como OICVM (no solo los especializados), con sujeción a determinados umbrales. Al mismo tiempo realizamos una amplia interacción dirigida no solo a las empresas elevada en carbono, sino también a las entidades financieras que las financian.

¿Ha aumentado Robeco los recursos dedicados a dicho fin?
Sí. Queríamos contar con más expertos en la materia. Por eso, en 2020 contratamos a un estratega climático y a un experto en datos sobre el clima para trabajar exclusivamente en este proyecto. Trabajan en nuestro nuevo SI Center of Expertise, igualmente creado en 2020, en parte para intensificar nuestras iniciativas sobre temas de inversión relacionados con el clima. Asesoran a equipo de inversión de toda la empresa.

¿Publica Robeco todos sus hallazgos?
Sí. Estamos firmemente convencidos de que la transparencia plena es una parte importante de la sostenibilidad. Por tanto, en nuestro sitio web publicamos todas nuestras políticas de sostenibilidad, incluida la política sobre el cambio climático, que fue actualizada en septiembre de 2020. También elaboramos actualizaciones periódicas sobre cómo la sostenibilidad aumenta el rendimiento de las estrategias, y exponemos nuestra interacción en informes trimestrales.

‘Los países tienen que actuar, las empresas tienen que actuar, los inversores tienen que actuar’

Carola van Lamoen - Responsable de Inversión Sostenible

Barómetro 2021 Edelman Trust: ganadores y perdedores

La pandemia del Covid-19 ha sacado a relucir la importancia de un buen liderazgo; o, para decirlo de otra manera, cómo la falta del mismo puede revelarse onerosa en caso de crisis.

Las empresas son ahora la única institución considerada como competente y ética a la vez
(puntuación de competencia, puntuación ética neta)

edelman-trust-barometer.jpg

Fuente: Barómetro Edelman Trust 2021. La puntuación de ética es un promedio de puntuaciones netas basadas en INS_PER_DIM/1-4. Pregunta formulada a la mitad de la muestra. La puntuación de competencia es una puntuación neta basada en TRU_3D_INS/1. En función de la pregunta, se formuló a la totalidad o a la mitad de la muestra. Población general, media 24 mercados. No se recopilaron datos en China, Rusia y Tailandia.

  • De hecho, lo distintos niveles de éxito, o más bien fracaso, en la lucha contra el virus en todo el mundo se han traducido en una menor confianza de los ciudadanos en los gobiernos, según muestra el Barómetro Edelman Trust de 2021. Como también se aprecia en el mismo, los encuestados siguen considerando al gobierno como la institución menos competente y ética. De hecho, las empresas son la única institución que se juzga competente y ética.

    Dicho esto, los encuestados en nuestra encuesta global de clientes dijeron que el gobierno debe desempeñar el papel más importante para reducir las emisiones de carbono, seguido de las empresas.

  • Aunque parece que no hay consenso sobre qué instituciones deben asumir el liderazgo, sí está clara la creciente urgencia de abordar la realidad de fondo del cambio climático. 

    A este respecto, todos los pilares de la sociedad tienen un papel que desempeñar para avanzar hacia un mundo más sostenible. El cambio no solo es función de la normativa pública, sino también de la actuación decidida de otras instituciones. Por lo que a nosotros respecta, el sector de gestión de activos también tiene su responsabilidad, así como las empresas en que invertimos y con las que colaboramos. 

¿Cómo deben actuar los inversores? Éste es el camino hacia la alineación de las inversiones con los Acuerdos de París.

Ha comenzado la “carrera hacia el cero”. Explicamos cuáles son los principales componentes de la alineación de las inversiones con los Acuerdos de París y lo que hemos aprendido en el proceso de desarrollo de nuestra propia hoja de ruta hacia el cero neto.

  • En distintos ámbitos del mundo empresarial y de la sociedad en general se están realizando compromisos para contribuir a alcanzar los objetivos de los Acuerdos de París. Los expertos estiman que los países con objetivos de cero emisiones netas representan hasta el 61% de las emisiones globales y el 68% del PIB mundial.1 Sin embargo, a corto plazo existe una decisiva brecha de ambiciones. La ciencia nos dice que tenemos que reducir a la mitad las emisiones globales para 2030, pero las políticas que plantean los gobiernos nacionales solo darán lugar a una reducción del 0,5%, según Naciones Unidas.2 Esto supone que la brecha entre ambición y realidad es de un múltiplo de cien.

  • Es inevitable que se produzca una respuesta política enérgica, tarde o temprano. Los principales inversores están posicionándose de cara a un futuro con bajas emisiones de carbono alineando sus carteras con los objetivos de los Acuerdos de París. Según la edición de 2021 de la Encuesta Global sobre el Clima de Robeco,3 el cambio climático va a constituir una pieza fundamental en la estrategia de inversión de casi el 90% de los inversores globales de cara a los próximos dos años, y más del 50% de ellos se comprometerán a alinear sus inversiones con la ambición de lograr una economía con cero emisiones netas para 2050.

    1Fuente: https://ca1-eci.edcdn.com/reports/ECIU-Oxford_Taking_Stock.pdf?mtime=20210323005817&focal=none
    2Fuente: https://unfccc.int/sites/default/files/resource/cma2021_02E.pdf
    3Para descargar: https://www.robeco.com/en/sustainability/climate-investing/

  • Desde 2015, las empresas tienen acceso a una serie de estándares de mercado con base científica con los que pueden alinear sus estrategias de negocio con los objetivos de los Acuerdos de París. Hasta hace poco, no existían este tipo de estándares de mercado para los inversores. Pero la ausencia de una metodología unificada para el conjunto del sector industria no ha disuadido a la comunidad inversora de adoptar medidas, y los inversores se van centrando cada vez más en mitigar el cambio climático a través de distintos enfoques.

  • Entre ellos se encuentran promover la reducción de las huellas de carbono, excluyendo de sus inversiones los combustibles fósiles, interactuar con las empresas de sectores con elevadas emisiones, implantar modelos y parámetros de medición del riesgo climático e invertir en bonos verdes y otras soluciones climáticas. Ahora, gracias a la reciente introducción de cuatro marcos para la alineación de las inversiones con los Acuerdos de París, publicados por varias iniciativas, estas herramientas y parámetros pueden integrarse de manera homogénea y desplegarse para generar una correspondencia plena con dichos Acuerdos.

Las nuevas iniciativas de los inversores muestran cómo integrar consideraciones climáticas en las carteras

  • Aunque el futuro está en la reducción de las emisiones de carbono, los costes y riesgos de la transición hacia ese objetivo aún no se comprenden en su totalidad ni se ven reflejados en los precios de mercado. Por ello, creemos que estar a la vanguardia de la transición hacia las bajas emisiones de carbono tiene mucho sentido desde el punto de vista de la gestión de riesgos y de carteras. Presentamos una serie de casos prácticos sobre soluciones concretas para alinear las inversiones con los Acuerdos de París. Entre estas soluciones se encuentran las estrategias climáticas que hemos desarrollado de acuerdo con el Reglamento de Referencia de la UE.

  • Asimismo, comentamos uno de nuestros estudios, en el que ponemos de manifiesto las ventajas de incorporar la información sobre betas de carbono como parámetro de valoración de las inversiones a futuro, ya que permite corregir los sesgos inherentes a los datos tradicionales sobre carbono. Nuestra interacción climática con empresas que generan grandes volúmenes de emisiones de carbono en los sectores de servicios públicos de suministro, automoción y petróleo y gas también se presenta como solución práctica.

    Descargue el informe
Visite también las otras páginas de nuestra plataforma de inversión sobre el clima.
  • Emergencia

    Emergencia

    La emergencia real es la de actuar ya. Tenemos que cambiar.
    Siga leyendo
  • Desafío

    Desafío

    Cuando hablamos de descarbonización hablamos de datos.
    Siga leyendo
  • Oportunidad

    Oportunidad

    El cambio climático deparará ganadores y perdedores claros.
    Siga leyendo
  • Soluciones

    Soluciones

    No piense en los problemas, piense en las soluciones.
    Siga leyendo
Compartir esta página