spaines
El greenwashing protagoniza el debate sobre gobernanza corporativa del foro ICGN

El greenwashing protagoniza el debate sobre gobernanza corporativa del foro ICGN

09-10-2019 | Visión
Los expertos en gobernanza corporativa consideran que los riesgos del greenwashing cobran una importancia creciente en la agenda de la inversión sostenible.
  • Carola van Lamoen
    Carola
    van Lamoen
    Head of Active Ownership

Lectura rápida

  • El greenwashing protagoniza los debates del foro ICGN sobre ‘El futuro después del 2020’
  • Llamamientos a favor de un marco común que simplifique la presentación de información ASG
  • Los Objetivos de Desarrollo Sostenible y las actividades de interacción también fueron objeto de debate

Esta cuestión fue lo más destacado del debate titulado ‘El futuro después del 2020’ de la conferencia anual de la International Corporate Governance Network (ICGN), celebrada en Tokio. La sesión plenaria estuvo presidida por Carola van Lamoen, Directora de Titularidad Activa de Robeco.

Los intervinientes en el debate expusieron que la necesidad de evitar el greenwashing – la práctica de proclamar la adhesión a factores ambientales, sociales y de gobernanza (ASG) con gestos meramente simbólicos – ha adquirido mayor importancia, tras aumentar los inversores que se decantan por la inversión sostenible.

“No podemos evitar el greenwashing, pero sí tratar de averiguar qué está pasando y formular las preguntas adecuadas”, señaló Sacha Sadan, Director de Gobernanza Corporativa de Legal & General Investment Management en el Reino Unido. “Hay que analizar la titularidad de algunos propietarios de activos para saber qué están haciendo.”

“Lo hemos visto en Japón, donde hay empresas que han dicho que van a cancelar algunos mandatos por consideraciones ASG. Eso es auténtico liderazgo: no quedarse solo en las palabras, sino mover realmente nuestro dinero. Como gestor de activos, puedo asegurar que uno actúa cuando se ve en peligro, en otro caso sigues haciendo lo de siempre.”

Conozca las perspectivas más recientes
Conozca las perspectivas más recientes
Suscríbase

Hechos, no palabras

Los clientes van a ser cada vez más reacios a aceptar el greenwashing: lo que desean es que el resultado de los factores ASG se integre realmente en el proceso de inversión, advirtió Emily Woodland, Codirectora de Inversión Sostenible de AMP Capital en Hong Kong.

“Los clientes exigen más pruebas de los resultados no financieros de las inversiones de sus carteras. No se trata solo de medir la huella de carbono, algo relativamente sencillo de hacer, y que cada vez es más habitual. También existe una gama de otros indicadores clave de rendimiento que pueden utilizarse para demostrar y diferenciar la rentabilidad ASG de nuestra cartera frente a homólogos o índices de referencia.”

Llamamiento a favor de un marco común

No obstante, según Charles T. Canfield, Director Principal de Gobernanza Corporativa de IFC Corporate Governance Group en EE.UU., existe la necesidad de contar con un marco común. “Hay que homogeneizar los criterios de sostenibilidad”, manifestó. “Me da la impresión de estar en los años 90, cuando las Normas Internacionales de Contabilidad se estaban impulsando como la norma mundial, y cuya adopción generalizada fue muy laboriosa. Sufrieron una transformación y ahora tenemos las NIIF, cuya aceptación mundial es mayor.”

“Lo mismo va a pasar con la información sobre sostenibilidad. Todos los marcos existentes tendrán que ser consolidados, o quizá otro actor tenga que tomar la iniciativa. El propio Consejo de Normas Internacionales de Contabilidad ha hecho de la información ASG una cuestión a tener en cuenta. Los inversores que analicen la información financiera tienen que enfrentarse a la misma información, ya se encuentren en Japón, Brasil o el Reino Unido.”

Cuidado con el ‘impact washing’

Según Woodland, el greenwashing también afecta a otro tema candente, el de la inversión en los Objetivos de Desarrollo Sostenible de la ONU (ODS), cuando la incorrecta utilización de los objetivos se transforma en “impact washing”. “Es muy corriente que se utilicen los ODS como parámetros para medir e informar de los impactos no financieros. El problema con los ODS es que no fueron realmente diseñados teniendo en mente a la comunidad de inversores, por lo que no encajan demasiado bien con la presentación de información.”

“En consecuencia, han sido objeto de algo de un uso incorrecto. Es incuestionable que también se han usado honestamente, pero hay quienes los usan como herramienta de marketing para redenominar fondos tradicionales que nunca se construyeron como fondos ASG, de sostenibilidad o de impacto.”

Denuncias públicas

Otro de los temas favoritos de los propietarios activos planteado en el plenario consiste en dar un paso más con la implicación y denunciar públicamente a las empresas energéticas que o bien niegan el cambio climático o bien hacen presión contra el mismo. “Clasificamos a las mayores empresas del mundo por su información sobre el clima, políticas, declaraciones, objetivos y reputación”, manifestó Sadan a los delegados.

“¿Están pagando a grupos de presión política? ¿Han pagado 14 millones de USD para que se diga que no existe, que no es causado por el hombre? Algunas empresas lo están haciendo, y nosotros las denunciamos.”

“Hemos denunciado a 11 de las mayores empresas, incluidas algunas petroleras y gasistas, así como dos compañías japonesas. Todas ellas nos han preguntado cómo pueden regresar a nuestra lista de mejores empresas. Nosotros queremos que esas empresas mejoren. No se trata de desinvertir o de simplemente ignorarlas. Si queremos abordar el cambio climático, tenemos que conseguir que las mayores compañías del mundo hagan algo.”

Los temas relacionados con este artículo son: