spaines
La carga de los vehículos eléctricos

La carga de los vehículos eléctricos

26-10-2018 | Visión

Una normativa anticontaminación más estricta y los descubrimientos en gestión de energía y tecnología de materiales impulsan la adopción de vehículos con emisiones bajas o nulas. A medio plazo, los vehículos eléctricos y autónomos y la movilidad compartida revolucionará nuestra idea del transporte.

  • Thiemo  Lang
    Thiemo
    Lang
    Senior Portfolio Manager, RobecoSAM Smart Mobility Strategy & Smart Energy Strategy
  • Pieter Busscher
    Pieter
    Busscher
    Senior Portfolio Manager, RobecoSAM Smart Materials Strategy

Lectura rápida

  • Los altísimos costes de la contaminación atmosférica impulsan la demanda de un transporte más limpio
  • La caída de los costes de producción hace competitivos a los vehículos eléctricos
  • Los vehículos autónomos 'conectados’ propician un modelo de ‘servicio compartido’

La creciente sensibilización ante los efectos perjudiciales de la contaminación atmosférica ha espoleado a gobiernos y empresas a actuar. El transporte supone alrededor del 25% de las emisiones mundiales de gases con efecto invernadero, y solo los vehículos ligeros son responsables del 17%1. Al margen del creciente número de muertes prematuras por respirar aire contaminado, los costes económicos y de bienestar de la contaminación atmosférica aumentan rápidamente, agravados por el crecimiento de la población y la densidad urbana.

Como la tecnología de las emisiones del motor de combustión interna (ICE) apenas mejora, los vehículos eléctricos (VE) suponen una alternativa cada vez más interesante.

En términos puramente económicos, los precios de los VE tienen que reducirse para que los volúmenes de ventas superen al de los vehículos tradicionales. Thiemo Lang, gestor de carteras sénior del fondo RobecoSAM Smart Mobility, señala “Los VE utilizan la electricidad de sus baterías. Por tanto, para que los VE se impongan, hace falta fabricar baterías de litio más ligeras y baratas y con mayor densidad energética.”

La industria del automóvil consumió alrededor del 18% de la producción mundial de litio en 2016 y RobecoSAM calcula que el porcentaje aumentará al 50% para 2020. Como el gráfico siguiente muestra, el coste de las baterías, que supone alrededor de la tercera parte del precio de un VE, ya se ha desplomado en torno al 20% desde su nivel de 2010.

Inversión en tendencias
Inversión en tendencias
Lea más

Los costes de producción de baterías seguirán cayendo

Source : Samsung SDI, BPN Paribas, 2016

Como la tendencia bajista continúa, cada vez está más cerca el punto de inflexión de la paridad de costes con los coches tradicionales. Además, la utilización por los VE de materiales ligeros como el aluminio y los compuestos de polímeros mejora su eficiencia energética, permitiendo también llevar baterías mayores – con un aumento crucial de su autonomía – así como dispositivos de seguridad y sistemas de control abordo conectados con redes externas.

Renovando el tren de transmisión

Los beneficios de los VE van más allá de los menores costes de combustible y emisiones; el tren de transmisión, el mecanismo que transforma la electricidad de la batería en movimiento, es mucho más simple y ligero que el de ICE tradicionales, lo que rebaja los costes tanto de montaje como de mantenimiento. Pieter Busscher, gestor adjunto del fondo RobecoSAM Smart Mobility, explica: “Estas ventajas hacen más competitivo el precio de los VE, y aumentan su atractivo para el público.” Dado el entorno favorable, no es de extrañar que los fabricantes de automóviles hayan fijado unos ambiciosos objetivos de rendimiento y producción para los VE.

La tecnología de los VE va a revolucionar completamente la movilidad. Aparte del diseño interno del coche, las tecnologías que permiten la interacción dentro de un sistema de transporte más amplio facilitarán la comunicación con centros de datos centralizados, ayudando a optimizar el rendimiento, mejorar la seguridad y reducir la congestión en las carreteras. Además, las aplicaciones vehículo a red permitirán a los conductores optimizar el precio de la carga, estabilizando la red de suministro energético.

El software, los sensores y los semiconductores constituyen el núcleo de esta transición, y los VE actuales tienen alrededor de 10 veces más semiconductores que los vehículos ICE tradicionales.

Conozca las perspectivas más recientes
Conozca las perspectivas más recientes
Suscríbase

Más seguros y verdes

De cara al futuro, consideramos que la sofisticación y demanda de los VE se intensificará, al aceptar poco a poco los consumidores las tecnologías de conducción autónoma. La arquitectura, fabricación e ingeniería de los vehículos experimentará una completa transformación. Las capacidades de los coches actuales se definen únicamente por la mecánica, la hidráulica y los hidrocarburos, mientras que los coches del futuro serán ‘ordenadores con ruedas’, dirigidos por circuitos, silicio y software. Estos vehículos de nueva generación serán más seguros, verdes y, gracias a su conectividad, capaces de mejorar la vida urbana y las infraestructuras en general. Thiemo Lang opina que la transformación del sector brinda oportunidades de inversión interesantes, y añade: “Creemos que la revolución de los VE no ha hecho más que empezar. Pronto impulsará modelos de negocio totalmente nuevos, cuando los consumidores pasen de la propiedad directa al uso compartido, cambiando a mejor la forma de vida de las personas”.

1Credit Suisse Connection Series, “Drive Train to Supply Chain,” April 14, 2016, p. 40

Los temas relacionados con este artículo son: