spaines
Alcance sus objetivos de inversión empleando factores: reducir costes

Alcance sus objetivos de inversión empleando factores: reducir costes

03-09-2018 | Visión

Las estrategias que utilizan factores ayudan a los inversores a reducir los costes de gestión. Cuarto artículo de una serie sobre cómo los factores sirven para que los inversores alcancen objetivos concretos.

Lectura rápida

  • Los factores explican buena parte del alfa de los gestores activos
  • Utilizar factores reduce sistemáticamente los costes
  • Las soluciones factoriales genéricas baratas plantean serias dudas

Contexto

En las dos últimas décadas se ha dado la espalda a las estrategias de inversión activa habituales y ha aumentado la inversión pasiva, en lo que ha constituido una de las principales tendencias registradas en el sector financiero. La mayor atención prestada a los costes por los clientes y continua innovación de producto, con una rápida expansión de fondos cotizados (ETF) pasivos que replican índices, han desempeñado un papel fundamental, al haber facilitado que los inversores adquieran exposición de mercado a un coste muy reducido.

No obstante, las estrategias pasivas distan mucho de ser ideales, aunque ofrezcan ventajas incontestables. El seguimiento pasivo de un índice de mercado ponderado puede ser una forma sencilla, clara y económica de diversificar la cartera, pero también conlleva adquirir valores sin importar qué se compra. Además, las estrategias pasivas son siempre superadas por el índice de mercado después de deducir las comisiones y costes de transacción.

Por ese motivo, son muchos los inversores que han optado por enfoques de inversión activa sistemáticos, como la inversión factorial, para lograr resultados de inversión mejores que los de estrategias pasivas puras, con costes inferiores a los de la gestión activa tradicional. De hecho, en una encuesta realizada en 2017 por FTSE Russell entre propietarios de activos, la reducción de los costes ocupaba el cuarto puesto en la lista de principales objetivos de inversión que les hacían plantearse la adopción de estrategias basadas en factores.

Conozca las perspectivas más recientes
Conozca las perspectivas más recientes
Suscríbase

Scientific grounding

Base científica Como mostró el influyente informe de 20091 sobre el fondo soberano noruego y la inversión factorial, el grueso del valor añadido derivado de la gestión activa del fondo no era achacable a unas habilidades especiales. Bien al contrario, podía ser explicado por la exposición tácita a diversos factores sistemáticos que podían replicarse a un coste inferior al de la gestión activa tradicional.

Al mismo tiempo, el análisis de Robeco2, así como nuestra experiencia práctica de gestión de estrategias factoriales activas, revela que, en comparación con las estrategias pasivas, merece la pena centrarse en los factores contrastados. Orientarse con eficacia hacia estos factores puede aportar valor, incluso después de descontar comisiones de gestión, impuestos, costes transaccionales y restricciones de inversión.

La inversión factorial consiste en aprovechar primas de los factores contrastadas ateniéndose a unas normas, al objeto de generar rendimientos ajustados al riesgo superiores a los del conjunto del mercado. En general, este enfoque sistemático de rentabilidad superior se consigue a un coste inferior al de la gestión activa tradicional. Ese es el motivo por el que, como muestra la Figura 1, muchos inversores consideran que la inversión factorial supone un tercer tipo de estrategia de inversión, a medio camino entre la gestión activa y la pasiva.

Figura 1: Inversión factorial: un tercer tipo de inversión

Fuente: “Foundations of Factor investing”, MSCI Research Insight, diciembre de 2013.

Al igual que la inversión pasiva, la inversión factorial es clara, se atiene a unas normas y tiene un coste relativamente reducido. Pero, al igual que la inversión pasiva, ofrece rentabilidades atractivas, como se muestra en el gráfico anterior. En ese sentido, numerosos inversores, tanto institucionales como particulares, la han adoptado como otra herramienta de cartera para lograr un alfa sistemático a largo plazo a unos costes inferiores a los de estrategias activas tradicionales.

Otras consideraciones

Aunque mantener los costes reducidos debe seguir siendo una prioridad, optar por productos genéricos baratos que utilizan factores podría no ser la mejor opción. Estos productos se suelen basar en los índices de beta inteligente más conocidos, que no aprovechan todo el potencial de las primas factoriales y que, comparados con las estrategias factoriales activas más sofisticadas, y también más caras, exponen a los inversores a diversos inconvenientes.

Por ejemplo, David Blitz, Jefe de Análisis Cuantitativo de Robeco, demostró en un documento de análisis de 20163 que la exposición factorial proporcionada por una conocida estrategia de beta inteligente es muy variable, como la atención prestada a cada factor objetivo concreto. Los índices de beta inteligente ofrecen una rentabilidad en línea con la exposición factorial que proporcionan, pero no parecen aprovechar todo el potencial que brindan las primas factoriales.

Así mismo, estos productos genéricos normalmente reproducen índices de dominio público, cuya metodología y próximas "operaciones" conoce todo el mundo, lo que los hace vulnerables al arbitraje. La simplicidad y transparencia de estos índices hacen que ciertos inversores, como los hedge funds, puedan identificar de antemano las operaciones que van a llevarse a cabo, y sacar partido de ello de forma oportunista, lo cual a su vez se traduce en un aumento de los costes ocultos para quienes invierten en productos que siguen dichos índices.

Según recientes estudios llevados a cabo por Robeco4 existen sólidas pruebas empíricas de que este arbitraje se está realmente produciendo. Su conclusión es que muchos agentes del mercado se anticipan a las operaciones que van a realizarse conforme a estos índices públicos basados en factores, a costa de quienes invierten en ellos, ya sea a través de ETF o fondos indizados.

1A. Ang, W. Goetzmann y S. Schaefer, "Evaluation of Active Management of the Norwegian Government Pension Fund – Global" (Evaluación de la gestión activa del Fondo de Pensiones del Gobierno Noruego – Global), elaborado a petición del Ministerio de Finanzas de Noruega, 2009.
2E. Van Gelderen y J. Huij, ‘Academic Knowledge Dissemination in the Mutual Fund Industry: Can Mutual Funds Successfully Adopt Factor Investing Strategies?’, The Journal of Portfolio Management, 2014.
3D.Blitz, ‘Factor Investing with Smart Beta Indices’, documento de análisis de Robeco, 2016.
4J. Huij y G. Kyosev, ‘Price Response to Factor Index Additions and Deletions’, documento de análisis de Robeco, 2016.

Los temas relacionados con este artículo son: