spanjees
El Reino Unido activa el Brexit e inicia las negociaciones de salida de la UE

El Reino Unido activa el Brexit e inicia las negociaciones de salida de la UE

29-03-2017 | Visión
El gobierno británico finalmente puso en marcha el proceso del Brexit para abandonar la Unión Europea, y encara ahora dos años de difíciles negociaciones con Bruselas.
  • Léon  Cornelissen
    Léon
    Cornelissen
    Chief Economist
  • Lukas Daalder
    Lukas
    Daalder
    Former CIO Robeco Investment Solutions. Daalder left Robeco in July 2018.

Lectura rápida

  • La primera ministra británica envía finalmente a la UE la carta que informa de su voluntad de salir de la UE
  • Tres son las cuestiones que seguramente dominarán dos años de negociaciones difíciles
  • La libra seguirá depreciándose, aunque sin grandes repercusiones en el mercado

Mediante una carta remitida a Donald Tusk, presidente del Consejo de la UE, la primera ministra Theresa May activó el 29 de marzo el artículo 50 del Tratado de Lisboa, dando comienzo a un procedimiento de divorcio de dos años. Acogerse a esta ya mítica cláusula legal, que paradójicamente fue redactada por un diplomático británico, ha sido objeto de intensos debates desde que los británicos sorprendieron al mundo al votar a favor de la salida de la UE en el referéndum celebrado el pasado junio.

Según Léon Cornelissen, Economista Jefe de Robeco, "su activación no constituyó en modo alguno una sorpresa, pues fue aprobada por el parlamento sin ninguna condición, y se ha tenido la precaución de esperar hasta después de las elecciones holandesas y el aniversario del Tratado de Roma”.

“No obstante, el plazo de dos años perjudicará al Reino Unido. Tusk ha declarado que en 48 horas presentará unas directrices de negociación, y la UE tendrá que adoptar una postura de negociación definida en su reunión del Consejo del 29 de abril, entre las dos vueltas de las elecciones presidenciales francesas, lo que nos dará indicaciones sobre la firmeza de su planteamiento”.

“También hay que señalar que el Reino Unido está obsesionado con el Brexit, pero que para Alemania es solo algo secundario, pues está mucho más interesada en mantener unida al resto de la UE, o en cuestiones como Rusia, China o EE.UU. Por tanto, preveo que la UE adoptará una postura negociadora firme en aras de mantener la unidad de la UE”.

Cornelissen anticipa que serán tres los asuntos que dominarán las negociaciones:

  • El coste del divorcio, derivado de la liquidación por el Reino Unido de sus obligaciones legales
  • Un acuerdo comercial que conlleve que el Reino Unido quede fuera del mercado único
  • Determinar el régimen jurídico de los expatriados británicos que viven en la UE y viceversa

En palabras de Cornelissen, “se calcula que las obligaciones netas del Reino Unido derivadas de su salida de la UE ascienden a 60.000 millones de euros, incluidos los compromisos por fondos estructurales para Europa Oriental y las pensiones a pagar a funcionarios de la UE de las que el Reino Unido sea parcialmente responsable”.

“La UE quiere primero liquidar los costes del divorcio, y negociar después un acuerdo comercial, mientras que el Reino Unido quiere celebrar negociaciones paralelas, a lo que probablemente no se accederá. Las negociaciones para cualquier acuerdo comercial serán muy arduas: salir del mercado único y volver al régimen de la OMC sería muy desfavorable para el Reino Unido”.

“Pero dada la prioridad que el gobierno británico otorga al control de la inmigración, es difícil que no acabe perdiendo el acceso al mercado único. La UE establecerá líneas rojas sobre temas innegociables, como la libre circulación de personas, por lo que cualquier acuerdo conllevará aranceles sobre los productos británicos exportados a la UE”.

Conozca las perspectivas más recientes
Conozca las perspectivas más recientes
Suscríbase
Nos esperan dos años convulsos. Fuente: Vocal Europe.

Los expatriados están en el alero

Por otra parte, hay 1,2 millones de ciudadanos británicos que viven en la UE (incluidos más de 300.000 en España), y 3,3 millones de ciudadanos de la UE que residen en el Reino Unido. Alrededor de una tercera parte de los expatriados británicos en la UE reciben pensiones públicas del Reino Unido. Para Cornelissen, hay que aclarar la situación de todas las personas que viven o trabajan en el extranjero, como los ‘pensionistas' que viven en España. “La incertidumbre continuada ya ha provocado falta de mano de obra en algunos sectores del Reino Unido, como el hotelero, al regresar los ciudadanos de la UE a sus países de origen ante el fortalecimiento de sus economías”.

Cornelissen también señala que, al mismo tiempo que la economía de la UE acelera tras años de estancamiento, la del Reino Unido se ve perjudicada por la debilidad de la libra, que desde el referéndum del Brexit ha perdido un 15% frente al euro y el dólar estadounidense.

En su opinión, el último dato de inflación general correspondiente a marzo es del 2,3%, superior al objetivo del 2,0% del Banco de Inglaterra, pues la depreciación de la libra entraña precios de importación más altos que ya se están dejando notar. “El Banco de Inglaterra no tiene prisa por subir los tipos ya que activar el artículo 50 ha tenido un efecto adverso sobre el crecimiento. El aumento de la inflación mermará la renta familiar en el Reino Unido, donde ya se ha producido un empeoramiento del mercado inmobiliario”.

Cornelissen precisa que sería difícil ampliar el período de negociación después de abril de 2019, pues entraría en conflicto con las elecciones parlamentarias europeas a celebra el mes siguiente. “Eso complicaría mucho las cosas, pues se plantearía la duda de si el Reino Unido puede presentar candidatos. Además, tal prórroga de plazo precisaría del acuerdo de los otros 27 estados, y se antoja difícil que accedieran a ello”.

Previsible depreciación de la libra

Para Lukas Daalder, Director de Inversiones de Robeco Investment Solutions, los mercados financieros ya descuentan que se invoque el artículo 50, por lo que a largo plazo la atención se centrará en el desarrollo de las negociaciones, lo que pasará factura a la libra.

“Dicho proceso ya está plenamente anticipado y en circunstancias normales no debería tener ningún efecto de mercado a corto plazo, aunque hay un riesgo limitado de que se ‘compre con el rumor y se venda con la noticia’, al liquidarse posiciones especulativas conforme el proceso avance”.

“El resultado final será un menor peso a escala mundial tanto del Reino Unido como de la UE, por lo que, para inversores con elevada exposición a la demanda interna del Reino Unido o a exportadores de la UE, los riesgos futuros son innegables. La mayoría de mercados bursátiles ya reflejan esa situación, e incorporan un descuento general vinculado al Brexit, así como a las elecciones francesa u otros acontecimientos potencialmente desestabilizadores. No obstante, creemos que la libra se seguirá debilitando a más largo plazo”.

Los temas relacionados con este artículo son: